Por tratarse del deporte con más aficionados y mayor convocatoria del mundo, no es de extrañar que el fútbol influyera en los juegos de apuestas y en la industria del azar en general. Esta relación en muchos casos no está ligada a las reglas o la práctica del deporte que nos apasiona, sino a su mera estética. Existen ejemplos numerosos y diversos sobre este punto de contacto: desde juegos legendarios de épocas que ahora parecen arcaicas, hasta novedosos casinos online que se especializan en deportes. En este artículo analizaremos también algunos de los puntos conflictivos de este vínculo entre fútbol y entretenimientos.

Una ventana a la virtualidad

Con el advenimiento de la edad digital, los juegos de apuestas y los entretenimientos en general migraron a la internet. Así pues, los casinos tradicionales han sido paulatinamente reemplazados por casinos online, muchos de los cuales hacen uso del mundo del fútbol para desarrollar sus juegos; se puede encontrar más información en casinos-online.es. Uno de los juegos más populares de este tipo es el desarrollado por Netent, sobre el cual se han inspirado otros casinos online. Se trata de un juego llamado Football Champions Cup que emula el Mundial de Fútbol para aportar dinamismo e intensidad. Esta temática es una de las preferidas en el rubro, pues la Copa del Mundo siempre atrae a un público amplio y remite a la identidad nacional de los participantes. Los Mundiales tienen ese componente de excitación que no pueden imitar otras competiciones; en nuestra web también puedes participar en un juego relacionado con esta temática, aunque no involucra apuestas.

Reliquias futboleras

La relación entre fútbol y juegos de apuestas no es exclusiva de la edad virtual, sino que se retrotrae a los primeras máquinas que se comercializaban en el siglo XX. Kicker and Catcher tal vez sea uno de los más conocidos de este tipo. Fue desarrollado por Baker Novelty Co. Inc. en 1935, como parte de una serie de 24 juegos similares; era la época en la que el fútbol dejaba de ser un mero deporte para convertirse en una mercancía y en un valor social. Como su nombre lo indica, consistía de dos personajes dentro de una máquina rectangular, uno de los cuales lanzaba la bola y otro la atrapaba. Sendas perillas habilitaban el control de las figuras; el objetivo era atrapar la bola que caía entre una serie de obstáculos. Si el participante lograba hacerse de la bolilla, podía reutilizarla para alcanzar un puntaje más alto. Máquinas como éstas fueron el divertimento de incontables personas, por el mero hecho de usar la temática del fútbol.

La contrapartida de un vínculo exitoso

A pesar del inmenso atractivo del fútbol como estética o temática, muchas entidades han cuestionado el proceder de los casinos online, así como también de las casas de apuestas, por hallar que se hace una relación capciosa entre los deportes y los juegos de azar. Se ha señalado que la publicidad de esta industria actualmente es nociva, por su agresividad y su carácter invasivo. También se cuestiona la participación de deportistas en publicidades de esa índole, pues se produce una falsa relación entre ser aficionado de un club y participar de juegos de apuestas. España, antes de que la crisis del Covid-19 cambiara el panorama social y económico, estaba en pleno desarrollo de un programa para regular la actividad de los casinos online, que comprendía la utilización del fútbol en las publicidades y en los juegos mismos.

El fútbol en todos lados

Es cierto, empero, que hacer uso del fútbol no es una estrategia exclusiva de los casinos online, sino que es un lugar común de incontables industrias. Durante el transcurso del siglo XX, el fútbol dejó de ser un deporte como cualquier otro para convertirse en una práctica estructurante de las relaciones sociales y en una institución con notable peso político. Así pues, podría hablarse de una ‘fetichización’ del deporte, en la cual el fútbol dejó de ser lo que era para convertirse en un valor agregado a una mercancía, en una excusa para marcar las directrices del consumo.

Y a pesar de todo, el fútbol

Aun así, cuando es visible para todos que el fútbol se ha convertido en una pauta publicitaria o en una excusa para que las empresas generen ganancias, los aficionados siguen siendo incondicionales, y las temáticas relativas a este deporte siguen siendo atrayentes. ¿A qué se debe esta contradicción? Principalmente, a que la esencia del fútbol, la de la pasión y el valor estético del deporte, sigue estando presente a pesar de su mercantilización, y ese poder sigue siendo capaz de conmover a las audiencias susceptibles a la belleza.