“Deseo a los jugadores mucho éxito en el futuro. Sabéis lo buenos que sois, sabéis la camiseta que lleváis y sabéis lo que significa para esta gente. No bajéis la cabeza”. Después de más de 25 años dirigiendo al Manchester United, Alex Ferguson se despedía así en 2013 de Old Trafford. El escocés abandonaba el Teatro de los Sueños, donde su equipo había deleitado a miles de aficionados durante mucho tiempo, a la vez que dejaba sin espacio la vitrina de trofeos del club. Ya han pasado siete años. Siete años en los que los ‘Red Devils’ han sido presos de un legado inalcanzable. El periodo de transición ha sido amargo, pero, al fin, se vislumbra cierta esperanza.

Moyes, Van Gaal y Mourinho no consiguieron ampliar el dominio del United en Inglaterra. Los propietarios de la entidad, la familia Glazer, han sido objeto de críticas en Mánchester, pues desde la marcha de Sir Alex Ferguson no han sabido dar con la tecla del éxito. Muchos fichajes han fracasado en un proyecto inestable, lo cual ha condenado al equipo a estar lejos de la lucha por el campeonato durante las últimas temporadas. Sin embargo, el fichaje de Bruno Fernandes el pasado invierno pudo haber significado el inicio de una nueva prometedora época en Old Trafford.

Seguramente sea injusto otorgarle todo el mérito del cambio a Bruno Fernandes, puesto que el United posee una considerable variedad de argumentos. Sin embargo, su llegada ha acabado de convertir a los ‘Red Devils’ en un conjunto notable, o incluso excelente, en ataque. El trabajo de Ole Gunnar Solskjaer, quien sustituyó a Mourinho en diciembre del 2018, ha estado cuestionado en diversas ocasiones, pero parece que poco a poco está confeccionando un grupo compacto y competitivo. Esto se debe, en cierto modo, a la llegada de Bruno Fernandes el pasado enero. El portugués se ha convertido en una pieza indispensable del engranaje de un equipo que ha mejorado sus registros goleadores en ataque y en defensa.

La solidez defensiva que ha demostrado el conjunto de Solskjaer en las últimas jornadas es una consecuencia directa del acierto en el mercado de verano del 2019. El elevado coste de Harry Maguire (87 millones de euros), quien se convirtió en el defensa más caro de la historia, parece que está empezando a quedar justificado. No solo por su rendimiento, buena salida del balón o juego aéreo, sino también por otros aspectos que le han permitido hacerse con la capitanía. “Tiene la personalidad para ser capitán de un club grande y es un líder en el vestuario. Por sus actuaciones, su presencia, su nivel y su comportamiento”, definía el entrenador noruego a Maguire, capitán desde enero tras la marcha de Ashley Young.

Además, la presencia de Maguire está relacionada con la mejora de Victor Lindelöf. El inglés y el sueco han congeniado y así ha quedado demostrado sobre el verde, donde se coordinan de maravilla. Aun así, hay dudas sobre si Lindelöf debe ser titular en el futuro United junto a Maguire. Por otro lado, el pasado verano también aterrizó en Mánchester, procedente del Crystal Palace, Aaron Wan-Bissaka. El lateral derecho de 22 años es el tercer futbolista con más tackles por partido en toda la Premier League (3,8). Pese a ello, su gran solidez defensiva contrasta con sus carencias en ataque.

La línea defensiva de los ‘Red Devils’ ha hecho un salto de calidad. Parece que se ha solucionado la fragilidad de la pareja titular de centrales de años atrás. Phil Jones, Chris Smalling o Eric Bailly no acabaron de dar la talla. Otro de los aspectos a mejorar que reclama gran parte de los seguidores es el lateral izquierdo. Luke Shaw no convence y el United podría buscar un sustituto titular que no corte la progresión del canterano Brandon Williams. Este último, con 19 años, ha mostrado un nivel digno en los minutos disputados con el primer equipo.

Williams es una de las pruebas del gran trabajo del United en las categorías inferiores. Greenwood, Garner, Pogba, McTominay, Chong, Tuanzebe, Lingard, Andreas Pereira, Rashford o Angel Gomes (quien quedó libre el pasado 1 de julio) también son futbolistas de la casa que han formado parte de la plantilla en el presente curso. El Manchester United es, actualmente, el club con mayor porcentaje de canteranos en el primer equipo de las cinco grandes ligas -al menos antes de la salida de Gomes-. Constituyen un 40,7% del equipo, según el estudio realizado por la compañía de inversiones deportivas Tifosy: Capital & Advisory.

En la era post-Ferguson, el salvador del equipo cientos de veces ha sido David de Gea. El portero español ha sido galardonado en cuatro ocasiones con el premio a mejor jugador del año del Manchester United. Sin embargo, en las últimas dos temporadas ha estado en el punto de mira alguna que otra vez por el descenso de su nivel. Incluso algunos aficionados consideran oportuno finalizar la cesión del canterano Dean Henderson, quien ha demostrado ser un guardameta con mucho futuro en el Sheffield United. Aun así, De Gea sigue siendo un muy buen portero que continúa haciendo paradas de mérito para los ‘Red Devils’. Solskjaer tendrá un problema para elegir a su cancerbero dentro de no mucho. Y bendito problema, por cierto.

En lo que respecta a la posición de mediocentro defensivo, el técnico noruego ha apostado últimamente por Nemanja Matić. El serbio ha hecho buenos partidos y ha convencido a Solskjaer, en detrimento de Fred o McTominay, quienes, igualmente, han mejorado sus prestaciones respecto a la temporada anterior. Hace tan solo unos días el United anunció la renovación de Matić hasta el 2023, aunque no sería extraño el fichaje de algún otro centrocampista de corte defensivo de cara a la siguiente temporada. Alguna joven apuesta que acompañe a Paul Pogba, si el francés sigue vinculado a la entidad y no acaba saliendo, como se ha especulado en las últimas ventanas de fichajes.

Tras la lesión que le ha tenido apartado durante la mayor parte de la temporada, Pogba ha regresado con ganas de demostrar que sigue siendo un jugador de élite. Desde su vuelta tras el confinamiento, ha formado un medio campo excelente con Bruno Fernandes. El francés construye el juego desde más atrás y el portugués lo dinamita desde más adelante. Existe una “buena sintonía” entre ambos, tal y como señala Adrián Blanco en MarcadorInt, que ha facilitado al United ser un equipo mucho más agresivo y generar muchas más ocasiones de gol. Tras el debut de Bruno Fernandes, procedente del Sporting CP a cambio de 55 millones de euros, los de Mánchester suman nueve jornadas invictos en Premier. Un dato demoledor que les sitúa como el mejor equipo inglés durante este periodo. Teniendo en cuenta todas las competiciones, el United lleva 16 partidos sin conocer la derrota.

Bruno Fernandes ha tenido un efecto inmediato en el United. El mediapunta no solo posee una buena técnica con el cuero, sino que también presume de un fenomenal golpeo. Lo demostró, con un gran gol de falta, en el último partido liguero frente al Bournemouth. Bruno, con seis goles y cinco asistencias en el campeonato doméstico, se ha convertido en un jugador de mucho peso en el equipo. Además, precisamente frente a los ‘Cherries’, alcanzó su décima participación goleadora en Premier en sus primeros nueve encuentros con el United, uniéndose así a un selecto club formado por Van Persie y Cantona.

Con él, los ‘Red Devils’ han progresado en cuanto a fluidez en la circulación del esférico y ahora son mucho más peligrosos en el último tercio del rectángulo de juego. El conjunto de Solskjaer dependía mucho de las bandas antes de su llegada. Ahora tiene más variantes y los ataques son más impredecibles. Otros futbolistas con un papel teóricamente similar sobre el terreno de juego, como Lingard o Andreas Pereira, han quedado en evidencia a causa del rendimiento del portugués. Tal y como exponía La Media Inglesa en un vídeo hace unas semanas, la diferencia en cuanto a números y aportación en el campo es indiscutible.

“Martial, Rashford y Greenwood necesitan un asistente o lanzador. Sin Pogba, debían hacerlo solos o entre ellos. Y ese no es su fuerte. Ahora, con Pogba y Fernandes asistiéndoles, el ataque del United está a la altura de los mejores de la liga”, explicaba el periodista Ilie Oleart en Twitter hace tan solo unos días. La conexión entre Pogba y Bruno ha facilitado la faena de los tres tenores del United, quienes han brillado en las últimas jornadas. 

Marcus Rashford, uno de los futbolistas más queridos por Old Trafford, ha sido la estrella del equipo durante la mayor parte de la temporada. El joven de 22 años ha tirado del carro en varias ocasiones, demostrando una madurez propia de un veterano. Rapidez, técnica, fortaleza física y buen golpeo. Rashford posee todas las cualidades necesarias para convertirse en uno de los mejores atacantes del planeta sobre el césped. Mientras tanto, su carácter ya le permite serlo fuera.

El fútbol estival también ha traído consigo el buen estado de forma de Anthony Martial. En las últimas jornadas el francés ha explotado al máximo sus puntos fuertes, llegando a anotar cuatro tantos en cuatro partidos disputados en Premier. Nunca ha acabado de tener cierta regularidad en el United, pero sus condiciones son inapelables. Martial es un jugador imaginativo y muy peligroso en el uno contra uno gracias a su creatividad y velocidad. Además, es un comodín para Solskjaer, puesto que puede jugar en banda o de nueve. 

El último componente del tridente del United es otra de las piezas que han permitido al equipo dar un salto de calidad. El joven Mason Greenwood, de tan solo 18 años, está creciendo a pasos agigantados en el once de Solskjaer. Ha anotado ocho goles en Premier y podría aumentar su cuenta. Por ahora, esta cifra le sitúa únicamente por detrás de Michael Owen, Robbie Fowler y Wayne Rooney en el ranking de máximos goleadores de su misma edad o inferior en una sola temporada. El legendario Rio Ferdinand le definía en Twitter como “despiadado” por su voracidad de cara a puerta.

“Es genial porque puede manejar ambos pies. Tiene un gran talento y es un chico muy especial, por eso vamos a cuidarlo, para tratar de convertirlo en un futbolista de nivel”, manifestó Ole Gunnar Solskjaer sobre Mason. Partiendo desde la banda, Greenwood ha resquebrajado defensas con habilidad y rapidez. Poderoso encarando defensores y excelente en el disparo, potente y colocado. El canterano es todo un prodigio.

https://twitter.com/DAZN_ES/status/1278256781593120770?s=20

El ataque del United está un poco más cerca de los mejores del campeonato, Liverpool y Manchester City. Y, por si fuera poco, en las últimas semanas han sonado como posibles fichajes nombres de la talla de Jack Grealish y Jadon Sancho. El United podría incrementar el fondo de armario del ataque, que cuenta con los cuestionados Andreas Pereira y Jesse Lingard y la veteranía de Juan Mata. Además del canterano Tahith Chong, el nueve nigeriano Odion Ighalo y el joven y veloz Daniel James. Este último ha demostrado ser un suplente de lujo durante su primera campaña en el United. Y todavía tiene un gran margen de mejora.

La temporada del United llega a su momento cumbre. A falta de cinco jornadas para el final de la Premier, Old Trafford espera adelantar en la clasificación a Chelsea y/o Leicester para garantizar su presencia en Champions la siguiente temporada. Aun así, una quinta posición podría valer si la UEFA rechaza el recurso del City de Guardiola y este queda sancionado sin disputar competición europea. Otra posible entrada a la Liga de Campeones sería un triunfo en Europa League, donde presumen de ser uno de los favoritos, y con más razón viendo su gran estado de forma. También se postulan como candidatos a ganar la FA Cup, el torneo en el que deberán sobrepasar en las semifinales al Chelsea de Frank Lampard.

“Muchos dirán que estamos acabados, pero, históricamente, este club siempre ha logrado superar toda adversidad”, apuntaba Solskjaer en la antesala del duelo frente al Bournemouth. Maguire, Bruno Fernandes, Rashford, Pogba, Greenwood… El United tiene argumentos para volver a creer, para volver a convertirse en aquel temido club de Inglaterra que fue hace años. La ‘Belle Époque’ con Sir Alex Ferguson en el banquillo queda muy atrás, pero un nuevo ciclo puede haber comenzado. Los ‘Red Devils’, tras siete años navegando a la deriva, están cada vez más cerca de superar una amarga y duradera transición. 

 


SUSCRÍBETE A LA REVISTA PANENKA


Fotografía de Getty Images.