PUBLICIDAD

Ghafouri, el exjugador de la selección de Irán detenido por criticar a su gobierno

Voria Ghafouri ha sido internacional 26 veces y se ha mostrado siempre reivindicativo en la defensa de la comunidad kurda y los derechos de la mujer

Publicidad

Este jueves fue detenido uno de los futbolistas más populares de Irán. Voria Ghafouri, capitán hasta hace algunos meses del Esteghlal Tehran Football Club y 26 veces internacional con la selección de su país (aunque no ha vuelto a ir convocado desde 2019), fue retenido por las fuerzas de seguridad iraníes después de una sesión de entrenamiento con su nuevo club, el Foolad, acusado de difundir propaganda contra la república islámica y de tratar de desestabilizar el combinado nacional que estos días se encuentra compitiendo en Catar por la Copa del Mundo.

Ghafouri no se ha cortado y ha defendido en público a la comunidad kurda iraní, exigiendo, a través de sus redes sociales, que el gobierno deje de matar a personas que forman parte de la misma. “¡Dejad de matar a la gente kurda! Matar kurdos es lo mismo que matar iraníes. Si eres indiferente frente al asesinato de personas, no eres iraní y ni quiera un ser humano… Todas las tribus son de Irán. ¡No matéis a la gente!”, escribió.

El futbolista, de 35 años, formó parte de la selección iraní que disputó el Mundial de 2018, pero, por sorpresa de muchos, finalmente no recibió la llamada para acudir a la siguiente edición del torneo. Hay aficionados que también creen que su marcha abrupta del Esteghlal, uno de los equipos punteros del campeonato, tuvo que ver con las declaraciones críticas con las autoridades que Ghafouri ha hecho en varias ocasiones durante los últimos años.

Nacido en Sanandaj, al oeste, una ciudad con mayoría de población kurda, Ghafouri ha publicado fotos con vestidos tradicionales kurdos, y los ministros ya lo acusaron en el pasado de “separatista”. Tampoco se arrugó cuando se trataba de defender los derechos de las mujeres de su país. En 2019 ayudó a repartir camisetas en honor a Sahar Khodayari, una mujer que se autoinmoló después de que le condenaran a cárcel por intentar ver un encuentro del Esteghlal desde el Estadio Azir. “Como jugador de fútbol, me siento humillado cuando no dejan que nuestras madres y hermanas entren a los campos de fútbol”, dijo entonces.

La situación política de Irán ya estuvo en el centro del debate internacional hace unos días cuando la selección, en su debut en el Mundial de Catar, no quiso cantar el himno antes de su choque contra Inglaterra. Algunos medios independientes indican que la detención de Ghafouri es una advertencia para que los seleccionados no continúen con sus protestas en lo que queda de campeonato. En el segundo partido, frente a Gales, sí que cantaron el himno.

 


SUSCRÍBETE A LA REVISTA PANENKA


Fotografía de Getty Images.