Desde que llegó el empresario chino Chen Yansheng y se convirtió en el accionista mayoritario del Espanyol, el equipo catalán ha ido haciendo las cosas con cautela. En primer lugar, lo más importante era solucionar los problemas financieros de la entidad. A partir de aquí, con el club estabilizado, el planteamiento es ir subiendo escalones. Puesta ya la primera piedra, han ido a por la segunda: Quique Sánchez Flores. El técnico madrileño vuelve a España -después de su efímero paso por Getafe-, tras una notable temporada en el Watford. El siguiente paso para el Espanyol, conforme vayan pasando las temporadas, será ir invirtiendo cada vez más dinero en fichajes. En el horizonte, Europa.

Hasta la fecha, el club barcelonés ha realizado tres incorporaciones: Roberto Jiménez, José Manuel Jurado y José Antonio Reyes. Los tres tienen cosas en común: todos ellos están reconocidos a nivel nacional, probaron suerte en otras ligas y han estado bajo las órdenes de Quique. Los cuatro, técnico incluido, solamente han coincidido juntos en el mismo sitio una vez. Fue en la temporada 2009-2010. Tras la salida de Abel Resino, al inicio de la campaña, llegó Quique para cambiar la dinámica de un equipo con mucha calidad pero apático. La evolución fue tal que terminarían ganando la Europa League y cayendo en la final de Copa ante el Sevilla. Estos tres futbolistas son a Sánchez Flores lo que es Niko Kranjcar para Harry Redknapp.

Roberto Jiménez

Con Quique. Ambos coincidieron muy poco tiempo en el Atlético, tan solo dos meses. Ante la dura competencia que tenía el portero, con de Gea y Asenjo, el club colchonero lo cedió al Benfica. Es casualidad que Sánchez Flores ya hubiera entrenado al conjunto portugués años atrás. El propio Roberto explicó en su presentación con el Espanyol que llamó al técnico madrileño para mostrar su interés en volver a España. Esta vez no ha habido ninguna duda, los dos querían volver a trabajar juntos. Tras varias temporadas en Portugal y Grecia, el guardameta regresa en su mejor momento de forma.

Sin Quique. Cuánto trabajo le ha costado al portero hacerse un nombre. El Atlético de Madrid, durante años, lo fue cediendo a diferentes equipos, hasta que, por fin, en el Benfica y Zaragoza, fue encontrando su lugar. En el club portugués no coincidió con Sánchez Flores, pero ahí es donde empezó a sentirse importante. Tras un gran año, el Zaragoza fue su nuevo destino. Regresó a la Liga y esta vez sí fue para ser titular. Sus dos temporadas en el club maño fueron de gran nivel, ya era toda una realidad. Cuando parecía que por fin jugaría en el Atlético, fue el Olympiacos quien apostó por él. En las tres temporadas que ha jugado allí ha conquistado dos ligas y una copa, además de cuajar grandes partidos en la Champions League. Podemos decir que a Roberto le ha ido mejor sin Quique que con él, aunque también es cierto que aquel joven jugador no es el de hoy.

 

Tras varias temporadas en Portugal y Grecia, el guardameta regresa en su mejor momento de forma

José Antonio Reyes

Con Quique. Qué bien se han entendido siempre Reyes y Quique, y eso que el futbolista andaluz no es nada fácil de dirigir. Cuando el técnico estaba entrenando al Benfica, llegó Reyes cedido por el Atlético. En el club madrileño no le estaban saliendo las cosas, costó unos 12 millones y el jugador no ofrecía lo esperado. Además, recién había hecho al Real Madrid campeón de Liga y eso la afición no lo había olvidado. Nada más llegar a Portugal, el entrenador madrileño empezó a confiar en él. Le dio todos esos minutos y liderazgo que otros entrenadores no le garantizaban. El propio Sánchez Flores ha declarado su fascinación por el jugador de Utrera, destacando de él ser un futbolista diferente del resto. En tierras lusas es donde ganaron su primer título juntos, la copa portuguesa. Años más tarde, volvieron a coincidir en el Atlético y esta vez sí, Reyes tuvo todo el protagonismo que no había tenido años atrás. En las dos temporadas que estuvo Quique, tras la salida de Abel Resino, levantaron juntos la Europa League y la Supercopa de Europa. En este último duelo, Reyes anotó y fue el mejor jugador del encuentro ante el Inter de Benítez.

Sin Quique. Sin las directrices del entrenador madrileño no le han ido mal las cosas. La carrera de Reyes es realmente buena. Ha conquistado títulos en el Arsenal, el Real Madrid y el Sevilla. Ha sido pieza importante del mejor Arsenal de la historia, goleador decisivo en el título liguero del Real Madrid y fundamental en todos los éxitos del Sevilla, sobre todo conquistando tres Europa League. Pese a todos estos logros, podríamos decir que la mejor versión de Reyes ha sido junto a Quique. Además, poco después de que el madrileño dejara el Atlético rumbo a Al-Ahli, Reyes abandonaría la entidad colchonera para volver a Sevilla. Ahora se juntan por tercera vez: ha llegado al Espanyol por el proyecto y por quién será su jefe.

 

El propio Sánchez Flores ha declarado su fascinación por el jugador de Utrera, destacando de él ser un futbolista diferente del resto

 

José Manuel Jurado

Con Quique. Tras una gran temporada en el Mallorca regresó al Atlético, donde le esperaba Sánchez Flores. Durante esa campaña 2009-2010, se convirtió en un jugador fundamental. Posiblemente, junto a Reyes, sea la mayor debilidad del técnico madrileño. Fue suplente en las finales de Europa League y Supercopa de Europa, pero siempre mantuvo ese rol importante. Hasta la pasada temporada no volvieron a verse las caras. Por el camino, Jurado fue probando suerte en el Schalke y el Spartak de Moscú, pero una llamada de Quique lo cambió todo. Esa llamada era de la Premier, del recién ascendido Watford. Jurado no pudo rechazar aquella oferta, volvía a estar bajo su dirección en una gran liga. Su temporada no ha sido muy positiva, ha dejado detalles pero también ha sufrido alguna lesión. De todas formas, el nivel general del Watford ha sido muy bueno.

Sin Quique. Sin la supervisión de Quique, no le han ido mal las cosas. Cuando salió del Atlético rumbo al Schalke, lo hizo posiblemente en el mejor momento de su carrera. Llega al equipo alemán junto a Raúl y Escudero. Durante ese periodo le da tiempo a meterse en una semis de Champions y además ganar un título de copa. Tras dos temporadas en la Bundesliga, llegó la llamada de la Premier rusa. Unai Emery es quien se lo llevó. Mantuvó sus buenos números en el Spartak aunque con el paso del tiempo estos fueron descendiendo. Jurado ha reconocido que Sánchez Flores le ha marcado mucho, y tras seis años jugando fuera vuelve a la Liga.

 

Jurado fue probando suerte en el Schalke y el Spartak de Moscú, pero una llamada de Quique lo cambió todo