LOS ASPIRANTES

1Sí, nosotros también creemos que esta será una liga de tres. ¿Decepcionados? ¿Os da envidia la Premier? Una buena terapia para combatir el aburrimiento que pueda llegar a producir ver siempre a los mismos arriba a los aficionados del resto de equipos es recordar cuando la liga era solo cosa de dos. Con Barça y Madrid permanentemente enganchados a todos los títulos posibles, el Atlético no solo promete aguantar el ritmo del grupo de cabeza. Eso ocurría hace un par de años. Ahora debe aspirar a tirar de él, a ser el que marca el tempo. Los de Simeone no han sufrido bajas sensibles y se han reforzado bien, con nombres como Gameiro o Gaitán. Y vienen con ansias de revancha tras volver a perder una final de Champions de manera cruel.  La pelea a tres está servida, y promete ser otra vez apasionante. Pero si aparece algún invitado inesperado, se agradecerá. ¿Quién quiere ser nuestro Leicester?

FICHAJES ‘FREAKS’

Cómo nos gusta que los fichajes freaks hayan vuelto a la Liga. Pese a que todavía queden días para el cierre del mercado, hasta el momento no nos podemos quejar. Uno de los más sorprendentes ha sido la llegada de Pato al Villarreal. Llegó comenzada la Premier al Chelsea y su paso por Londres fue efímero. Aún tiene 27 años, y ya sabe lo que es hacer gol en Champions esta temporada. Los más parabólicos hace años que venían hablando de Zozulya. Junto a Konoplyanka y Yarmolenko, era el tercer jugador por el que suspiraban los grandes equipos europeos. Ahora aterriza en Sevilla con la intención de hacerlo bien y no ser un van de Vaart. Si el ucraniano era puro fetichismo, lo de Ganso es lo mismo, elevado al cubo. Sampaoli pretende exprimir un talento innato, pero con las dudas que ofrece su adaptación.

Tras el “Erasmus” por Inglaterra vuelve Amorebieta a la Liga. Además, no muy lejos de Bilbao (Gijón) y con una indumentaria parecida. Volverán a sufrir los tobillos de los delanteros. Otro que vuelve a Primera División después de unos cuantos años es Fran Mérida. Ha dado más vueltas que Anelka pero por fin se ha asentado. Su año en el Huesca fue muy bueno y ahora quiere demostrar su calidad en Osasuna. Un veterano curtido en mil batallas para el Espanyol, Demichelis, está ya de vuelta, pero algo habrá visto el club catalán para ser uno de sus refuerzos. Uno que llega a Málaga, donde ya estuvo Demichelis, es Kuzmanovic. Ha pasado por equipos de gran nivel, no sabemos muy bien por qué, y tras el Basilea llega a la Liga. Sí, tranquilos, ahora hablaremos de Las Palmas. Kevin-Prince Boateng es el fichaje freak del verano, sin duda. Entre tantas incógnitas que deja su llegada, lo cierto es que a poco que luzca puede decantar bastantes partidos.

DUDAS EN SEVILLA

3La era Emery se ha terminado. Ahora depende del nuevo cuerpo técnico que en el Pizjuán solo cambie el paisaje del banquillo y la propuesta futbolística, pero no el estado de ánimo de unos graderíos que se han acostumbrado a ir a borrachera europea por año. ¿Seguirán los éxitos? De momento, Jorge Sampaoli no ha despejado la incógnita. Pero ¿quién podría hacerlo? Lo que sí que ha dejado claro con hechos y con palabras es que su idea, su planteamiento y su discurso se diferencian notablemente de los de Unai Emery. Control del balón, salida desde los pies del guardameta, supremacía del toque y asumir ciertos riesgos en favor de una filosofía que el mismo técnico, con sus retórica ‘bielsanesca’, se encarga de exponer ante los medios. Las derrotas en las Supercopas de Europa y España no han ayudado a que la “palabra” se difunda entre el sevillismo como al nuevo entrenador le hubiera gustado, por lo que la liga empieza con dudas –eso sí, todavía con grandes expectativas–. También generan incertidumbre las bajas y los cambios de cromos, aunque este es un aspecto al que en Nervión están mucho más acostumbrados. ¿Hará olvidar Vietto a Gameiro? ¿Y Kranevitter a Krychowiak? ¿Encajará Ganso? ¿Mantendrá el ‘Mudo’ Vázquez el buen nivel exhibido este verano? ¿Y el japonés Kiyotake? Ya falta menos para empezar a comprobar si Monchi, una vez más, lo habrá vuelto a hacer.

CAOS A LA VALENCIANA

4Menudo verano llevan los aficionados de Valencia y Villarreal. Los primeros están acostumbrados a vivir en el caos, es como si la estabilidad fuera una quimera en Valencia. El culebrón del verano empezó con Parejo y su relación con el Sevilla, todo ha terminado con el futbolista una temporada más en Mestalla. Poco después surge la salida de André Gomes rumbo a Barcelona, habiendo rechazado la propuesta del Real Madrid. El club necesita sanear sus cuentas con la venta de alguno de sus mejores jugadores. En esa lista parte con ventaja el alemán Mustafi, todo un baluarte defensivo. Y ahora por último llega el caso Alcácer. Ya ni el capitán che está a salvo de los numerosos rumores que acompañan a la entidad. Todo esto sin haber comenzado la Liga.

El Villarreal es un club donde sí impera el orden. Desde que volvieran a Primera División, han hecho las cosas con criterio. Pero este verano todo ha cambiado. Han sufrido una plagada de lesiones en ataque: Dos Santos, Cheryshev, Bakambu y Soldado. Jugadores que aportan mucho gol y experiencia. Entre tanta lesión y con la previa de Champions ante el Mónaco, todo saltó por los aires. Marcelino, que parecía no tener ninguna mala relación con el club, dejó de ser el entrenador días antes del encuentro de Champions. El plan de emergencia ha sido Fran Escribá, su debut no ha sido precisamente positivo. Tras caer 1-2 en El Madrigal tendrán que remontar en Francia si quieren estar en la fase de grupos de la máxima competición europea.

LA MALDICIÓN EUROPEA

5Hubo un tiempo en el que el Celta se acostumbró a mirar a los ojos a los grandes de Europa. Aquellas tres temporadas consecutivas acariciando las semifinales de la Copa de la UEFA, los baños al Liverpool (3-1), a la Juventus (4-0) y al Benfica (7-0), esa victoria en San Siro (2003/2004) ante el Milan que los puso en octavos de la Liga de Campeones en la primera participación de su historia… Recuerdos imborrables que nutren el imaginario celtista de finales de siglo XX y principios del XXI. Pero tras las epopeyas europeas, a las que tienen la oportunidad de abonarse esta temporada con su regreso al fútbol continental, tienen una cara menos agradable: en las dos últimas ocasiones en las que han competido en Europa, el conjunto gallego ha acabado bajando a Segunda. El primer caso de este drama poco habitual que los celtistas han tenido que experimentar dos veces, fue precisamente en el debut del equipo en la Champions: lo que debía ser una temporada histórica acabó en pesadilla. El Celta se rehizo, regresó a Primera y volvió a Europa, esta vez a la Copa de la UEFA. Sucedió en la temporada 2006/07 y su verdugo continental fue el Werder, futura víctima de aquel Espanyol a la postre finalista. En Liga, factores como la marcha de jugadores clave y la poca fortuna en momentos determinantes, así como la arriesgada elección de Hristo Stoichkov como salvavidas de emergencia, los condenaron al descenso, en un curso extraño en el que otro histórico, la Real Sociedad, acabó también en la hoguera.

Visto el panorama, ¿deberían estar inquietos los celtistas? Proablemente, no. Decir que jugar en Europa pasa tanta factura que envía a los equipos a Segunda sería mentir. Afirmar que el Celta es distinto a los demás en ese sentido porque las circunstancias lo han llevado a vivir esa situación en dos ocasiones sería reduccionista. El proyecto exitoso de Berizzo, aunque sin Nolito, tiene continuidad. Con calma, y confianza, A Rianxeira no dejara de sonar.

LOS DOS MÁS AMBICIOSOS

6Qué buena pinta tienen Málaga y Espanyol esta temporada. En la Costa del Sol tan solo ha salido Javi Gracia. El entrenador navarro había logrado hacer milagros con una plantilla que no daba para mucho más. Ahora ha vuelto un viejo conocido de la Liga: Juande Ramos. No es una gran baza, pero al menos han reforzado muy bien la plantilla. Con tal solo 10 millones gastados, les ha dado para fichar a Keko, Bakary Koné, Jony, Sandro Ramírez o Diego Llorente, entre otros. Suenan genial, estos jugadores: son jóvenes y pueden darle ese salto de calidad al Málaga para volver a Europa.

Por su parte, el Espanyol ha fichado jugadores veteranos que ya conocen la competición. Roberto, Jurado y Demichelis vuelven a España, mientras que Reyes, Piatti, Baptistao o Javi Fuego continuarán en la Liga pero bajo un nuevo escudo. Son jugadores ya contrastados, no tienen que demostrar nada a nadie. El Espanyol mira a Europa, quizá esta temporada aún sea pronto, y esto se debe a su técnico: Quique Sánchez Flores. Pocas veces sucede que el entrenador ilusione más que los jugadores, pero esto es lo que ha sucedido en el Espanyol. Sánchez Flores lo ha hecho muy bien en su aventura en el Watford, y varios eran los clubes que lo querían de vuelta en España. Ahora veremos qué tal les va al club y entrenador.

LO VASCO-NAVARRO, DE MODA

7Esta será la primera temporada en la que estén en Primera División, al mismo tiempo, los principales clubes de Euskadi y Navarra. El Athletic jamás ha bajado del trono, pero los demás han ido apareciendo y desapareciendo. La Real Sociedad lleva ya varias temporadas consolidado en la máxima categoría, el Eibar parece que ha encontrado su lugar, mientras que Alavés y Osasuna vuelven de nuevo a la Liga. Por la cercanía que hay entre unos y otros, esta temporada habrá partidos apasionantes en cualquiera de estos cinco puntos. Además, la relación que mantienen las aficiones entre sí es cordial, haciendo de estos encuentros toda una fiesta. Se volverán a repetir las clásicas escenas de miles de aficionados por las calles en la previa del partido. Siendo tantos equipos, lo normal es que alguno de ellos esté cerca del descenso, pero esto no empañará una temporada histórica.

LA GUERRA DE CADA DOMINGO

sporting betisDeportivo, Granada, Las Palmas, Betis y Sporting lucharán cada jornada como si fuera la última. La pasada temporada varios de ellos ya estuvieron implicados cerca de la zona de descenso, y esta nueva campaña parece que seguirá siendo así. Las Palmas fue quien mejor sabor de boca nos dejó. Su recta final de temporada fue espléndida. Bajo la dirección de Quique Setién, jugaron un fútbol de gran nivel y contrastado con resultados. Paco Jémez llega a Granada. El proyecto nazarí no termina de ser constante, y buscan en Jémez a ese entreandor que dé identidad a un equipo falto de ella. La plantilla, un año más, tiene nivel más que suficiente como para no sufrir. Pero, claro, cada temporada decimos lo mismo y terminan al borde del descenso. Betis y Dépor han cambiado sus banquillos. No se han reforzado mal, pero necesitan lograr cierta estabilidad para no pasar apuros. Ya les pasó a los gallegos la pasada campaña, cuando una mala segunda vuelta casi les mete en un lío. Y por último, el Sporting. Los de Abelardo se salvaron de milagro y el objetivo de este curso debe ser llevar algo más de tranquilidad a sus aficionados.

¿ASCENDIDOS O ASCENSORES?

9Alavés, Leganés y Osasuna serán las tres caras nuevas esta temporada. Cada uno ha afrontado este verano de una manera diferente su llegada a primera. En Vitoria se han vuelto algo locos, empiezan esta temporada con entrenador nuevo y un total de 17 refuerzos. El bloque que la temporada pasada les llevó al ascenso ya no existe, y deberán empezar desde cero. Pero se han movido bien en el mercado. Deyverson, Krsticic, Pantic, Theo Hernández o Rubén Sobrino deberían sumar desde el primer día. Nunca antes había estado en Primera División, y el Leganés no ha perdido la cabeza. Su fichaje principal ha sido Gabriel, que ya estuvo cedido por la Juventus la temporada pasada. El resto han sido jugadores libres y cesiones. Destaca la cesión de Darwin Machís por el Granada, un venezolano que lo ha hecho bien en Segunda. Mantienen tanto entrenador y bloque para una temporada histórica. Por último, encontramos la fórmula intermedia de Osasuna. La plantilla no ha cambiado demasiado, pero sí están acudiendo al mercado de fichajes para no quedarse atrás. De todas formas, no pueden dejarse mucho dinero y casi todas las incorporaciones han sido vía cesión o jugadores libres. Los rojillos han apuntalado las zonas débiles de la pasada temporada, pero manteniendo el núcleo que les llevó al ascenso.

LAS INDIVIDUALIDADES

oblakDesde que en 2009 Diego Forlán le ganara la carrera por el Pichichi a Samuel Eto’o y a Villa, solo futbolistas del Real Madrid o el Barcelona han sido capaces de acabar la liga como máximos goleadores. Y durante seis temporadas (2009-2015), la hegemonía blanca y azulgrana se resumió en dos nombres: Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, con tres títulos cada uno. El argentino y el portugués lo hicieron, además, con una superioridad insultante. Nunca nadie hasta su llegada había sido capaz de marcar más de 38 goles en una sola liga. Ellos lo han hecho dos veces cada uno, llegando a alcanzar Messi los 50 goles en la 2011-12. Y la pasada campaña, de nuevo, se superó el viejo récord de Zarra y Hugo Sánchez: el barcelonista Luis Suárez marcó 40. Así pues, se llame Messi, Cristiano o Suárez (o Neymar, o Bale…) parece complicado que el Pichichi deje de viajar entre el Bernabéu y el Camp Nou. ¿Griezmann? Por qué no.

El Zamora ya es otra historia. En este caso, la candidatura atlética no es una alternativa, es el rival a batir. Desde que finalizara la racha de cuatro trofeos de Víctor Valdés (2008-2012, coincidiendo con la era Guardiola en el Camp Nou), el Atlético del ‘Cholo’ Simeone ha copado tres de los últimos cuatro títulos. Solo con las excepción del barcelonista Claudio Bravo (2014-15), Courtois (2012-2014) y Jan Oblak (2015-16) han sido los muros del campeonato. El eslovaco está en las quinielas para repetir. Junto a él, los metas de los otros dos aspirantes al título: Keylor Navas (Real Madrid) y Marc-André Ter Stegen, quien según se apunta está llamado, este año sí, a ser titular con el Barcelona también en liga. ¿Alternativas? ¿Qué os parece Kameni y su Málaga?