Su afición a las apuestas le costó una sanción que lo retiró del fútbol. Hoy, Joey Barton, más maduro, rehace su camino desde los banquillos sin olvidar el aprendizaje que le deja su ajetreada juventud y que ha ido resumiendo en sus propias palabras a lo largo de los años.


 

He cometido errores, pero me he enfrentado a ellos. Hay una cosa de la que estoy orgulloso: podré mirar hacia atrás en mi carrera y saber que nunca fui esa clase de macarra prefabricado exagerado por los medios. Lo que se puede decir de mí es que siempre he hecho las cosas a mi manera, incluso cuando me he equivocado… No me arrepiento de nada porque es lo que me ha hecho la persona que soy. (Four Four Two, octubre de 2008)

***

Cuando eres futbolista tienes mucha presión: los aficionados, los medios de comunicación… Es por eso que, después de los partidos, tenía el hábito de beber algunas copas. Porque quería olvidarme de todo eso, quería olvidar que era futbolista. Al principio, después de dos copas de vino, estás relajado. Pero después de dos botellas, te sientes como una mierda. Desde que estuve en la cárcel, dejé la bebida. (So Foot, marzo de 2011)

***

Si he estado en prisión, ha sido por mi culpa. Nunca debí estar en el centro, completamente borracho, a las cinco de la mañana. Fue estúpido. Después de cada incidente, no me lo tomaba en serio, pensaba que todo iba bien. Pero luego, cuando fui encarcelado, me dije: ‘mierda’. (So Foot, marzo de 2011)

***

[Después de ser expulsado en el último partido de la temporada 2011-12, tras agredir a varios rivales] me decepcioné mucho conmigo mismo. Pero aquella no es una situación racional. Podíamos descender, ellos iban a ganar la liga, yo era el capitán, así que el foco mediático estaba puesto sobre mí. Si descendíamos, me iba a llevar gran parte de la mierda. Esa presión empezó a crecer y no la supe manejar. El chimpancé que llevo dentro no soporta bien las injusticias y reacciona demasiado rápido, sin pensar en las consecuencias. Lo miro ahora y es casi como si no fuera yo. ¿En qué mierda estaba pensando? (…) Pero no tiene sentido decir ‘no era yo’. Sí que lo era. Es una parte de mi personalidad que sale a la superficie. Tengo que trabajar en ello. (GQ, septiembre de 2012).

***

Disculparse no siempre significa que estés equivocado y el otro esté en lo cierto. Significa que valoras más la relación que tu propio ego. (Comunicado tras pelearse con compañeros del Rangers, septiembre de 2016)

***

COMPRAR EN NUESTRA TIENDA

Disfrutaba apostando. Era una liberación de la presión. No podía beber, lo probé y no funcionó; no me podía drogar porque sería suspendido por un periodo incluso mayor de tiempo. Y no podía ser mujeriego porque vengo de una familia rota, y no quería hacerlo: vivo en un sólido ambiente familiar, mis hijos son importantes para mí. Así que cuando echaba un vistazo a formas de liberarme, sentado en un hotel un viernes por la noche, con deportes en la tele… ‘déjame hacer una llamada, nadie se va a enterar, no va a haber consecuencias al día siguiente’. Para mí la apuesta no era la cantidad de dinero en juego, sino un ejercicio intelectual. Quería predecir los resultados de muchos deportes, no solo de fútbol. (Itv, febrero de 2018)

 

***

¿La FA se cree que soy el único futbolista de la historia que ha apostado? Todo el mundo hace apuestas sobre fútbol en el mundo del fútbol. Lo he visto con mis propios ojos. Si supieran lo que yo sé… Haciendo una estimación conservadora, la mitad de la liga podría recibir algún tipo de sanción. Creo que el 50% de los jugadores serían apartados. Es algo culturalmente arraigado. (BBC, enero de 2018)

***

He vivido cosas lo suficientemente distintas en mi carrera, así que si un jugador se me acerca con un problema, seguramente yo haya pasado por lo mismo. Me he metido en muchos líos y, más que la de alguien que nunca haya estado en problemas o que tenga que ahondar en por qué suceden ciertas cosas, mi caótica carrera puede ayudarme como entrenador. (The Guardian, agosto de 2018)