Nueve minutos en coche o algo más de media hora andando separan el Ciudad de Valencia de Mestalla. En este siglo este recorrido ha sido habitual, pero tardó muchos años en ser una costumbre que Levante y Valencia se midieran en la Liga. En esta ocasión tan solo ha habido una temporada de descanso, debido al descenso del Levante a Segunda División, pero este derbi valenciano, en liga, llegó a estar en espera durante 40 años, entre la década de los 60 y principios de siglo. Los más jóvenes ven como algo habitual un derbi del Turia que no siempre ha sido así. Tradicionalmente, los dos equipos de Valencia rara vez han coincidido en la máxima categoría del fútbol español. Aunque el curso pasado sí hubo un derbi valenciano, se celebró en la Primera División femenina, e incluso Mestalla acogió por primera vez este histórico duelo. El último enfrentamiento se lo llevó el Levante en su feudo, un gol de Giuseppe Rossi a media hora del final decantó el partido.

La diferencia que existe a nivel de masa social, en lo económico y en títulos es enorme. Mientras el Valencia, durante varias campañas, se ha estado codeando con los mejores clubes de Europa, el Levante soñaba con establecerse en Primera División. Cada uno libraba su batalla individual. Este tipo de enfrentamientos nos dejan varios datos curiosos en los 22 partidos en los que se han medido. Las victorias están bastante repartidas, siete han sido para el Levante, diez para el Valencia y cinco han acabado en empate. Pese a la diferencia histórica que existe entre un club y otro, es evidente que el Levante le sabe plantar cara a su rival. Los granotas jamás han logrado vencer en Mestalla, han sacado algún empate, pero no se han podido llevar los tres puntos. Sin embargo, lo llamativo de este derbi es que nunca uno de los dos equipos ha conseguido vencer en los dos duelos ligueros. Esto demuestra la terrible igualdad que se vive. Lo normal es que el Valencia termine la temporada por encima del Levante en la clasificación, pero las irregulares últimas campañas hicieron que el conjunto che tan solo le sacara un punto en la temporada 13-14 a los granotas. Sin duda, la mejor temporada conjunta fue la 11-12 en la que ambos terminaron en Europa. Ese año, el Valencia concluyó tercero y el Levante, en sexta posición -fue la campaña de los quince goles de Koné-.

Del HornoPese a la rivalidad que existe, ambos clubes han intercambiado muchos futbolistas a lo largo de su historia. Como el Inter y el Milan pero a otra escala. Uno de los últimos en cambiar Mestalla por el Ciudad de Valencia fue el argentino Lucas Orbán. El Valencia firmó al defensa desde el Girondins de Burdeos, su inicio fue muy positivo pero poco a poco fue perdiendo protagonismo. Por eso mismo lo cedieron a su vecino, donde apenas jugó tres partidos. Uno de los traslados más mediáticos, en cuanto a calidad del futbolista, fue sin duda el de Asier Del Horno. A principios de siglo, Del Horno fue uno de los laterales más cotizados de Europa. Tras sufrir una dura lesión en el Chelsea, llegó al Valencia. En Mestalla no recuperó el nivel que había mostrado años atrás, por eso mismo primero fue cedido al Athletic y después, al Levante. Fue allí, en el club granota, donde cuajó de nuevo buenas actuaciones, pero sus problemas físicos hicieron que se retirara con tan solo 31 años.

VicentePosiblemente muchos no recuerden que José Enrique jugó con ambas camisetas. El lateral fue canterano del Levante y el Valencia pagó en su día 600.000 euros por él. Pese a lo prometedor que parecía su fichaje por el club che, no llegó a disputar un solo minuto con su camiseta. En primer lugar fue cedido al Celta y después, al Villarreal. En este último destino se quedaría antes de triunfar en el Newcastle y el Liverpool. Posiblemente, el traspaso más famoso entre ambos clubes fue el de Vicente. Casi cinco millones pagó en el año 2000 el Valencia por el zurdo, sin duda uno de sus fichajes más prolíficos. El futbolista se había salido en Segunda División con el club granota y no se lo pensó cuando el Valencia llamó a su puerta -siempre ha declarado ser un hincha valencianista más, e incluso tiene el murciélago del club tatuado en la espalda-. Otros futbolistas conocidos que han pasado por ambos clubes son Mijatovic, Salva o David Navarro. Este último ha sido una de las referencias defensivas del Levante en las últimas temporadas, siendo el capitán general junto a otro mito como Ballesteros.