Hemos tratado de recopilar lo más relevante de una competición poco cuerda, su locura nos divierte como ninguna otra y por eso aquí van varios puntos de lo que llevamos de temporada. ¡Que la igualdad continúe en 2018!

1- Los descendidos no cumplen

Las expectativas que había puestas en Sporting, Osasuna y Granada eran máximas. Los dos primeros han optado por mantener parte del núcleo de la pasada campaña, mientras que el conjunto nazarí lo ha renovado casi al completo. El dinero marca las diferencias en una categoría tan igualada como es la Segunda División, pero pese a ello no es el factor más decisivo. A falta de una jornada para finalizar la primera vuelta tan solo el Granada está en puestos de play-offs, Osasuna está octavo, con un partido menos, y el Sporting se sitúa en décimo lugar. El club navarro durante el verano pagó las cláusulas de rescisión de varios futbolistas de gran nivel de la categoría, el Granada optó por reforzarse con muy buenos jugadores que terminaban contrato y por su parte el Sporting se ha mantenido algo más ajeno a este desembolso. Sus hinchas les exigen una sola opción: el ascenso a Primera División. Los nervios y varios resultados malos pueden hacer saltar el proyecto por los aires, si no que se lo pregunten a Paco Herrera.

2- El Huesca y su dupla letal

Si esto fuera la NBA habría que dar un MVP al término del curso, en esta Segunda División se debería compartir tal galardón y el Huesca tiene la suerte de tener a ambos protagonistas. Gonzalo Melero emergió la pasada temporada en una de las mayores promesas de la división de plata, siete goles sumó y contra todo pronóstico continuó en Huesca. Pero esta temporada todavía está brillando más, al término de 2017 firma 10 goles en 20 encuentros y sin ser un delantero. Se ha convertido en toda una amenaza desde segunda línea y a balón parado. Si la temporada pasada fue Melero la gran aparición del campeonato, en esta ocasión ese papel le corresponde a su compañero el Cucho Hernández. El delantero colombiano, ex América de Cali, está siendo el jugador más diferencial en lo que llevamos de competición. Lleva 10 goles pero lo más asombroso es que tan solo tiene 18 años y es su primera aventura en Europa, pertenece al Watford. Veremos con qué números finaliza esta dupla pero de momento suman 20 tantos en 20 jornadas.

3- Suenan las alarmas en el Barça B

Pese a no ser un aspirante al ascenso, pues estando el Barça en Primera es imposible, en verano el filial blaugrana no pudo sufrir más variaciones en su plantilla. Más de seis millones invirtieron en refuerzos, entre ellos futbolistas como José Arnáiz, Lozano, Ruiz de Galarreta, Cuenca o Vitinho. No empezó mal el Barça B la temporada. Todo eran halagos para Gerard y su joven plantilla, sobre todo para Aleñá y Arnáiz, los cuales suman ya 6 goles cada uno esta temporada. Pero el conjunto culé ha perdido fuerza, tan solo han logrado una victoria ante el Sporting en los últimos 11 partidos de liga y esto ha hecho que cierren 2017 en puestos de descenso a Segunda B. La calidad de su plantilla no se discute, posiblemente en ese aspecto sea la mejor de toda la categoría pero añora jugadores veteranos que saquen adelante los partidos. El Barça B está entre los equipos menos goleadores, esto es sorprendente, y además su defensa no es precisamente de las más sólidas. Gerard tiene mucho trabajo de cara a 2018, cerrarán la primera vuelta en un duelo de O.K. Corral ante el Real Zaragoza.

4- Un Matador en Valladolid

Esta es la cuarta temporada de Jaime Mata en Segunda División, la de su consagración como delantero goleador. El madrileño ha pasado por Rayo B, Socuéllamos, Móstoles o Lleida hasta convertirse en un jugador importante en la categoría de plata. En 2015 firmó sus mejores registros goleadores, al término de la temporada anotó 12 goles con el Girona. Pero su siguiente curso en Girona bajó el rendimiento, 9 goles, y en su primera temporada como futbolista del Valladolid no terminó de cumplir las expectativas con 5 tantos. El conjunto castellanoleonés es la irregularidad hecha equipo de fútbol, aunque si bien es cierto que terminan el año con dos victorias consecutivas tras haber perdido otros tres seguidos. Mata no es el clásico delantero centro de área, sabe moverse muy bien en los espacios y es capaz de generar por sí mismo ocasiones. En los 16 goles que lleva en 20 jornadas hay que añadir cuatro dobletes a Numancia, Alcorcón, Cultural Leones y Sevilla Atlético. Tan solo 8 equipos han podido dejar a cero al delantero madrileño. 

5- El efecto Martín Monreal

Más o menos por las mismas fechas hace un año Osasuna despedía a Martín Monreal, el hombre que logró ascender al equipo de su alma veía cómo tan solo unos meses después la memoria era frágil con él. Desde entonces no había vuelto a entrenar pero no se lo pensó demasiado en cuanto el Albacete llamó a su puerta. El conjunto manchego el pasado mes de octubre destituyó a José Manuel Aira tras sumar cuatro puntos en siete jornadas y ser penúltimos. No tardó en comenzar el efecto de Martín Monreal, una victoria agónica en su debut ante el Lorca hacía presagiar el cambio de rumbo. Desde que el navarro ha llegado al Albacete tan solo ha perdido dos partidos, y han sido frente a dos de los gallos de la categoría: Osasuna y Cádiz. Desde la penúltima posición y los tristes cuatro puntos, ahora están con 25 puntos y en decimotercer lugar. Martín Monreal cuenta con su experiencia y futbolistas de calidad como Néstor Susaeta, Erice, Bela o Zozulya.

6- Cádiz, Rayo Vallecano y Oviedo cierran 2017 como aviones

Mantener el ritmo del Huesca está siendo una tarea complicada, pero Cádiz, Rayo Vallecano y Oviedo parecen haber encontrado la fórmula para que no se escapen en la clasificación. La fórmula no tiene mucha explicación: ganar, ganar y ganar. Comenzó con dudas el Cádiz, estuvieron durante ocho jornadas seguidas sin lograr los tres puntos e incluso se habló de la posible destitución de Álvaro Cervera. Lo normal, en este fútbol resultadista, hubiera sido el cese del técnico, pero el Cádiz supo tener paciencia y llegaron los resultados. Han encadenado siete victorias consecutivas, tan solo el Tenerife ha sabido frenar su racha. No pierden desde el mes de octubre ante el Huesca, llevan una derrota en los últimos doce partidos. El Oviedo cierra el año en tercer lugar, llevan una racha de cinco victorias seguidas y de los últimos diez partidos han perdido solo dos. 30 años han pasado desde la última racha así del Oviedo. Cómo no optar al ascenso directo con Saúl Berjón, Toché, Forlín o Ramón Folch. Por último, el Rayo Vallecano es sin duda el tapado del que nadie está hablando y va en cuarta posición. Los de Vallecas llevan seis encuentros seguidos sin perder y suman dos derrotas en los últimos 16 partidos, es de locos. Míchel ha hecho del Rayo un conjunto sólido, con una plantilla amplia y de calidad.

7- Veteranos que aún dan mucha guerra

Nos flipa encontrar en Segunda a futbolistas con mucho en fútbol en sus botas, más aún si están a gran nivel. Hablábamos de equipos en racha, en gran medida se debe a gente como David Barral (34 años), Saúl Berjón (31), Toché (34 años), Linares (35 años) o el Chori Domínguez (36). El Numancia es otro de los equipos que está en la zona noble de la tabla, el frío de Soria le sienta genial a un ex internacional como Manu del Moral (33 años). Uno que volvió al fútbol español, y no precisamente de un ambiente gélido, fue Xisco. Suponemos que en Tailandia no se vivía mal, el ex del Newcastle, entre otros, lleva ya seis goles con Osasuna. El Lugo lleva ya suma varios años haciendo bien las cosas y siempre con el gran Fernando Seoane (34 años) al mando. A Martín Monreal le encanta probar con jóvenes futbolistas, pero donde se encuentre un jugador curtido en mil batallas… En Nestor Susaeta (33 años) tiene a uno de los mejores lanzadores de la categoría. Clubes como Real Zaragoza, Nastic y Lorca deberán contar con la veteranía de Zapater (32 años), Uche (33 años) y Abel Gómez (35) para así huir de la zona baja de la tabla.

8- Proyectos que no estaban hechos para sufrir

Los equipos que hace no tanto han estado en Primera División tienen mayor presión para volver a la máxima competición del fútbol español, pero todavía aumenta más si detrás tiene una ciudad importante. Son ya varias las temporadas que lleva el Real Zaragoza sin estar en el lugar que les corresponde, tanto por historia como por afición. Pero lo cierto es que a la Segunda eso le da igual, le da igual lo histórico que seas, tan solo le interesa que los clubes sean regulares. Cinco victorias y un decimoquinto lugar no se corresponden con un club así, con futbolistas diferenciales como Borja Iglesias, Aleix Febas o Alberto Zapater. El Almería lleva varias temporadas haciendo proyectos que están hechos para el ascenso, pero cada año el conjunto andaluz pierde fuerza y ni pelea los puestos de playoffs, de hecho en las últimas dos temporadas han evitado el descenso de milagro. El Córdoba por su parte nada tiene que ver con Zaragoza y Almería, es un club que todavía tiene menos rumbo y eso que hace no mucho jugaba ante Real Madrid y Barcelona en el Arcángel. Cierran 2017 en puestos de descenso pero al menos habiendo goleado en casa al Reus, la mejor noticia está siendo un Sergi Guardiola que lleva ya 11 goles en liga, por sus botas pasa la permanencia del Córdoba.

9- El muro Herrera

Con la salida de Diego Alves la Liga perdía al posiblemente mayor especialista desde los once metros de su historia, coger el relevo del brasileño es una tarea difícil. En Primera parece que Oblak está opositando para ese puesto, mientras que en Segunda es Sergio Herrera el que está haciendo lo propio. Los buenos resultados de Osasuna se entienden gracias a su defensa y por supuesto a su portero. El club navarro pagó este verano al Huesca 300.000 euros a cambio de los servicios del portero, parece que será uno de sus grandes negocios de aquí a unos años. Seis penaltis en contra ha recibido Osasuna en lo que llevamos de temporada, cinco de ellos los ha fallado el rival y tan solo Borja Iglesias ha sido capaz de superar a Herrera. El día grande llegó ante el Cádiz, todavía sueñan con él sus futbolistas y afición. Detuvo un primer penalti a Aitor García y después dos consecutivos a David Barral, el árbitro mandó repetir la pena máxima y ni así anotaron. Tras ese encuentro los rivales le fueron cogiendo miedo, quizá por eso tanto Malbasic (Tenerife) como Rocha (Oviedo) también fallaron sus lanzamientos.

10- Ojalá un 2018 loco en Segunda

Si algo caracteriza a esta liga es que cualquier cosa puede pasar. Un equipo puede llevar una racha de diez partidos consecutivos sin perder, en cuanto se relaja dos encuentros lo mismo está más cerca del descenso que del ascenso. Al 2018, por lo tanto, no le vamos a pedir más emoción, pues nuestros corazones deben continuar funcionando y no es cuestión de ponerlos a prueba todavía más cada jornada. Seguirán brillando futbolistas con nivel más que suficiente como para rendir en Primera, si no que se lo pregunten al Eibar y lo bien que le van las cosas acudiendo cada verano al mercado de la división de plata. Nos vamos a divertir en esta segunda vuelta.