José Antonio Ruiz Lebrero, capitán del Sevilla FC, nos sorprendió a todos en el reciente torneo Promises, cita que congrega a los equipos alevines de los 20 clubes de Primera División, con un fútbol inteligente, de toque, con destellos de calidad pero sin yermos alardes que no conducen a nada, además de anotar el mejor gol del campeonato.

https://twitter.com/LaLiga/status/878633855569330176

Paralelamente, saltó a la fama por emplear durante el torneo las clásicas Adidas Copa Mundial, míticas botas con las que soñábamos los que jugábamos en la década de los ’90. Un romántico rara avis dentro de la amalgama de coloridas botas que endosan las generaciones de alevines actuales.

Panenka se puso manos a la obra para encontrar a este ‘interesante’ chico de 12 años, profundizar un poco más en su pensamiento y en las razones por las que no sigue la tendencia actual. Ciertamente, nos llevamos una más que grata sorpresa…

Aunque muchos te siguieron en los torneos Promises y Promises Internacional, sería interesante que explicaras de qué juegas y cuáles son tus referentes futbolísticos.

Mi posición habitual es la de mediocentro, aunque este año también he actuado como central para facilitar el inicio del juego. Mi jugador referente es Xavi Hernández, creo que es increíble como organiza el juego. Del Sevilla me gusta mucho N’Zonzi.

¿Cuáles son tus principales cualidades?

No sé, eso tendrían que comentároslo mis entrenadores, pero me dicen que tengo buena visión de juego y el tiro de media distancia y la precisión en el último pase creo que se me dan bien. 

Sorprendiste a mucha gente al verte jugar con las Adidas Copa Mundial, botas clásicas con más de 40 años de historia. ¿Qué hizo inclinarte a usarlas en lugar de llevar las botas coloridas de última generación como el resto de compañeros y rivales?

Me las recomendó un amigo de confianza que había jugado al fútbol. Al verlas me encantaron y, además, me sentí muy cómodo con ellas cuando las probé, se amoldaron muy bien a mis pies. Luego me dijeron que se identificaban mucho con mi personalidad y mi estilo de juego. Así que como me gustaron, las utilizo.

Sabes que no se suelen ver demasiadas Copa Mundial entre los chicos de hoy en día… ¿Por qué crees que esto sucede?

Porque les gusta llevar la última tendencia. Es lo que se ve en la televisión y en los anuncios. Pero a mí la verdad es que me da igual. Ya me van bien éstas, no pasa nada si no son las botas más recientes o vistosas.

¿Qué significa para ti ser el capitán del equipo?

Para mí significa responsabilidad y compromiso. Además, me enorgullece representar al equipo tanto fuera como dentro del campo. Es algo muy importante.

Desde tu perspectiva de jugador de fútbol base, ¿Cómo ves el fútbol de hoy en día?

En mi opinión, se juega con mucha velocidad por lo que hace falta estar preparado muy bien físicamente, tener buena técnica y, sobre todo, mucha entrega. 

 ¿Cuál es el estilo de fútbol que te gusta practicar más?

El estilo que más me gusta practicar es un juego ofensivo basado en conservar la posesión del balón. Porque si tienes la pelota estás atacando y a todos nos gusta atacar.

En un entorno cada vez más profesionalizado, ¿crees que es muy complicado para un chico de tu edad compaginar fútbol, estudios y disfrutar de la infancia con sus amigos?

Creo que si pones empeño y te organizas bien se puede hacer todo.

Conociendo que llegar a la élite del fútbol es muy complicado, ¿qué otro trabajo te gustaría hacer de mayor si no hay suerte con el fútbol?

Si no hubiera suerte con el fútbol, me gustaría ser profesor de Educación Especial porque tengo amigos discapacitados a los que me gusta ayudar y apoyar, por lo que creo que me inclinaría hacia esa profesión.

¿Cómo te sientes jugando en el Sevilla? ¿Desde cuando estás en el club?

A día de hoy, para mí es una gran satisfacción poder defender los colores de un gran club como el Sevilla. En el Sevilla llevo desde los 7 años, aunque fui a varias competiciones antes, a los 6 años, así que casi toda la vida. 

Aunque queda mucho todavía… ¿Te ves debutando en el Sánchez Pizjuán?

En este momento, me centro en seguir trabajando y avanzando como jugador y disfrutar lo que estoy viviendo como jugador del Sevilla porque sé que es muy complicado. Ojalá pudiera formar parte del primer equipo del Sevilla Fútbol Club. Sería un sueño.