En un fútbol cada vez más especializado, más poblado de expertos, desarrollado en entornos plenamente multidisciplinares, Soccer System Pro ha llegado para quedarse. Este software desarrollado por la compañía barcelonesa MDM Systems ofrece a cada vez más equipos la capacidad de recoger, clasificar, analizar y presentar todos los datos que generan los distintos profesionales que trabajan en un club, para que la información fluya con rapidez y eficacia. Hoy, un simple clic evita una reunión de más, llamadas constantes o, lo que es peor, la pérdida de elementos relevantes en medio del ruido de la sobreinformación. El resultado, una mayor eficacia, productividad y fiabilidad para alcanzar el objetivo principal: optimizar el estado físico y técnico del futbolista.

Todo empezó cuando el CEO de MDM Systems, Gregori Ortanobas, se dio cuenta de que no existían softwares de gestión en el ámbito médico deportivo. Era 2012 y se lanzó a ello, escuchando a tantos profesionales del deporte como fuera necesario para entender sus necesidades. Aunque arrancó desde la consulta médica, el programa se fue extendiendo hasta ser útil en todos los despachos de un club, incluido el más visible: el césped. La aplicación, además, es totalmente personalizable por el equipo de ingenieros que viste la camiseta de Soccer System Pro. Se adapta a las necesidades de cada club, que tiene un único Soccer System Pro solo para él.

Es una plataforma, en definitiva, para una nueva revolución futbolística: la digital. “Somos más que un software. Acompañamos al club en su proceso de digitalización. Una lesión, por ejemplo, impacta a mucha gente y a cada una de ellas de una forma diferente: al médico, al fisio, al readaptador, al entrenador, al director deportivo, al presidente, al responsable de comunicación… ¿Cómo se gestiona toda esa información?”. Es la pregunta retórica que nos lanza Gregori Ortanobas y que se responde con un hecho: la mayor productividad que están registrando los clubes que ya cuentan con este software, entre los que ya se encuentran más de 30 entidades en más de 14 países diferentes. Desde el Atlético de Madrid, el Valencia, el Betis, la Real Sociedad, el Espanyol y el Levante, pasando por el Watford y el Newcastle, de la Premier League, y por equipos de culturas tan distintas como el Guangzhou Evergrande o Dalian Yifang chinos o el Spartak de Moscú.

Otro de esos equipos que han adoptado esta tecnología es el Villarreal. José Romero, el preparador físico del equipo ‘groguet’, destaca las mejoras que ha traído: “Antes, cada uno trabajaba en su área y a la hora de compartir la información nos teníamos que llamar unos a otros. Con la plataforma común, nos ahorramos un montón de pasos. Trabajas mejor, pero la gran diferencia es el tiempo que te ahorras”. Y no solo son los fisios, los médicos y los preparadores los que nutren la aplicación con sus datos para beneficio del conjunto. También los futbolistas y el técnico participan activamente en este enriquecimiento mutuo. “Se cifran las horas de sueño de los jugadores, el estado en el que se han levantado, su percepción del esfuerzo… Tienen una tablet en la puerta del vestuario y ellos mismos rellenan su ficha en 15 segundos. Enseguida se adaptaron a ello”, explica Romero. Del mismo modo, los entrenadores están viendo ya los beneficios de esta nueva manera de trabajar. “Hemos encontrado un modelo que encaja muy bien con la figura del técnico. Él no volcará ahí su ‘magia’ para el siguiente que venga, pero poder entrar al software cada día, ver qué jugadores tiene disponibles, cómo van las lesiones… Eso es poder. La información es poder”, explica Gregori Ortanobas sobre la relación, a priori complicada, que puede tener un avance tecnológico con la tarea muchas veces artesanal, íntima, casi artística, del míster.

Mientras Soccer System Pro no deja de crecer y expandirse, abandera una nueva oleada tecnológica en la que lo importante ya no es acumular información, sino saber seleccionarla e interpretarla. El talento abunda, pero la capacidad de sacarle el máximo partido solo está al alcance de los que se arman tecnológicamente. El futuro será suyo.