No todos los Campeonatos de Europa de fútbol son en países tan rimbombantes e históricos ni abarcan tanta masa social como los disputados en los últimos años en Francia, en Polonia y Ucrania o en Austria y Suiza. No todos los torneos de selecciones del viejo continente aglutinan a las grandes estrellas del balompié, sino que, a veces también, sirven de escaparate para jóvenes promesas. Son fechas que, a una temprana edad, nadie se quiere perder. Pero la selección española, por tercera vez consecutiva, no estará en el próximo Campeonato de Europa Sub-19.

Llegar a jugar este tipo de competición es una ardua tarea. Solo la disputan ocho selecciones. Ocho selecciones que salen de grupos de cuatro y donde, únicamente, la que queda primera disputa la gran cita, que se celebrará en Finlandia este mes de julio.

Aritz Gabilondo, periodista del diario As, recuerda el camino que han tenido los jóvenes españoles en los últimos años: “Les han tocado combinados como Francia, Inglaterra, hasta en dos ocasiones, y Alemania. Contra rivales así, unas veces pasan unos y otras veces los otros”.

Tras los últimos logros cosechados, la Real Federación Española de Fútbol decidió apostar por un grupo que, a priori, tendrá un largo recorrido. Ferrán Torres y Abel Ruiz, subcampeones en el pasado Mundial Sub-17 celebrado en la India, fueron titulares en el decisivo partido frente a Francia, donde el equipo se jugaba el billete a Finlandia. Un encuentro que, a la postre, se llevaron los galos por un meritorio 2-4.

“Ellos tenían un grupo que estaba muy desarrollado físicamente. Así puede parecer que es más fácil ganar. Pero pensando a largo plazo no tiene sentido para la formación en las categorías formativas”, recuerda Gabilondo.

Junto al torneo que se albergará en Finlandia, los chavales españoles ya se han perdido anteriormente las citas de Georgia y Alemania, en 2017 y 2016, respectivamente. “La edad de los sub-19 es la peor en el fútbol formativo en España, lo dicen los propios seleccionadores. Los jugadores dejan de ser promesas para ser profesionales. Empiezan a aparecer los grandes equipos, cuantiosas cantidades de dinero y los representantes buscan los primeros contratos”, argumenta Gabilondo.

 

“La sub-19 es la edad más complicada con la que se encuentran los técnicos”

 

Uno de los futbolistas que empiezan a aparecer en la escena mediática de La Liga es Ferrán Torres. El Valencia Club de Fútbol ya le incorporó a la plantilla del primer equipo después del Mundial de la India, donde fue plata con los componentes de la sub-17. De aquí en adelante, el de Foyos, quien acaba de renovar con el conjunto che con una cláusula de 100 millones de euros, le tendrá que demostrar a Marcelino García Toral que puede ser un jugador con el que contar más allá de los tramos finales de los partidos. “Por todo ello, la sub-19, en concreto, es la edad más complicada con la que se encuentran los técnicos, reafirma el periodista.

En el año 2015, la selección disputó por última vez un Campeonato Europeo Sub-19. Luis de la Fuente se sentaba en el banquillo nacional. “Era un bloque formado, por aquel entonces, con jugadores que provenían de equipos, digamos, que eran de segunda fila, pero eran muy experimentados y ya estaban hechos”, rememora Aritz Gabilondo. Y aquel equipo, que estaba formado por Marco Asensio, Dani Ceballos, Mikel Merino, Pedraza y Rodrigo, entre otros, fue capaz de alzarse con el título en aquella ocasión ante la Rusia de Aleksandr Golovin, estrella del CSKA de Moscú.

Isco Alarcón, Thiago Alcántara, Rodrigo Moreno o Saúl Ñíguez son algunos de los jugadores que destacaron en las categorías inferiores de España y que ahora van convocados con asiduidad al equipo que dirige Julen Lopetegui. Estos conjuntos han llenado la vitrina de la federación con grandes logros. La sub-21 y la sub-17 suman hasta cuatro y tres Europeos, respectivamente.

A los muchachos del sub-19 aún les faltan algunos escalones que saltar, pero los chicos de la Rojita están al acecho. Carlos Soler, Oyarzabal, Fabián Ruiz, Maffeo y compañía están esperando su momento. Convencido de que el nivel medio de España sigue siendo muy alto, Aritz Gabilondo defiende que “el no ir al Europeo de Finlandia es una pequeña decepción que viene por lo difícil que es clasificarse”.

Todos quieren ganar, aunque luego a la gente le encanta regodearse leyendo o recordando historias de perdedores. Y más, si se quiere obtener la victoria a una edad en pura efervescencia. De hecho, y pese a no estar en las últimas tres ediciones, la selección sub-19 ha alzado hasta en siete ocasiones el título de campeón de Europa de su categoría. “Lo principal no siempre es obtener un buen resultado cuando se habla de selecciones formativas. Vencer está muy bien, pero no es lo prioritario con esos años”, concluye Gabilondo.