Ámsterdam es ciudad de grandes talentos. Así como Rembrandt y Van Gogh fueron deidades en el mundo de la pintura, Johan Cruyff lo fue en el fútbol. El holandés, inspirado en algunos de los conceptos del que fue su entrenador, Rinus Michels, implantó una filosofía en el Ajax y en el Barcelona que maravilló al mundo y que muchos todavía intentan imitar. Gracias a él, en gran parte, el principal club de Ámsterdam se ha convertido a día de hoy en un icono para el mundo del balompié por su gran trabajo en categorías inferiores, de donde surgen jugadores con fantásticas capacidades e ideas muy definidas. Aunque las ofertas de los clubes más poderosos de Europa hacen que sea imposible retenerlos y construir un proyecto sólido que perdure mucho tiempo, el Ajax es una fuente inagotable de talento que curso tras curso sigue generando grandes futbolistas. De Jong y De Ligt, dos de los últimos exponentes del modelo ‘ajacied’, ya no están, pero sigue habiendo jóvenes dispuestos a defender la idea de Cruyff a capa y espada a través del balón. Sergiño Dest es uno de ellos.

Con 18 años, el joven Dest ha aterrizado en la élite esta temporada. Erik ten Hag le hizo debutar con el primer equipo en partido oficial el pasado mes de julio, durante la Supercopa neerlandesa frente al PSV en la que el Ajax salió victorioso con un resultado de 2-0. Sergiño, que actúa normalmente como lateral derecho, disputó los 90 minutos de aquel encuentro por el costado izquierdo y enseguida demostró tener muy interiorizada la filosofía ‘ajacied’. Ten Hag manifestó que “sabe defender, pero también puede marcar las diferencias en ataque”, ya que es un jugador que no se asusta a la hora de driblar a su marcador o caer por el centro del campo para colaborar en la construcción del juego.

Sergiño, quien entró en la disciplina del club en 2012, ha sido entrenado en categorías inferiores por exjugadores de la entidad como Reiziger o Heitinga. En diciembre de 2018 firmó su primer contrato como profesional, lo que le convertía en jugador a pleno derecho del filial del Ajax, pero sus estupendas cualidades le han llevado, en menos de un año, a convertirse en uno de los favoritos de Erik ten Hag para el primer equipo. La reciente lesión de Mazraoui —titular en el lateral derecho la temporada pasada— y sus grandes actuaciones le han permitido hacerse con un hueco en el once inicial en la mayoría de encuentros del presente curso. Ha tenido un papel importante en las eliminatorias previas de Champions League y en el primer partido de la fase de grupos frente al Lille, en el que vencieron los neerlandeses por 3-0, además de participar en cuatro de las seis jornadas de la Eredivisie 2019-20. 

Dest es otro producto más de la fenomenal fábrica de jugadores del Ajax, un elemento más del modelo que Cruyff le dio al club de sus amores. Su ubicación en el césped no le impide participar de lleno en las acciones de su equipo. Además de la velocidad y el gran desparpajo en los uno contra uno, Dest es un creador de juego con muy buena salida del esférico que no ha tardado en destacar en los Países Bajos. Sus condiciones recuerdan un poco a las de Dani Alves, ya que su misión no se limita solo a abrir las bandas y surtir de asistencias a los delanteros, sino que también tiene una gran capacidad de organización desde el lateral. Su calidad técnica le permite colaborar en la distribución del balón sin ningún tipo de problemas.

Nacido en Almere, en los Países Bajos, Dest cuenta con doble nacionalidad: neerlandesa, por su madre, y estadounidense, por su padre. Ha competido a favor de los norteamericanos en diversas ocasiones con las selecciones sub-17 y sub-20, pero sus recientes y notables intervenciones sobre los terrenos de juego han provocado que ambos países anden detrás de él para formar parte de sus respectivos equipos, invitándole de esta manera a tomar una decisión que todavía no ha resuelto. Pese a ello, este mes de septiembre debutó con la absoluta estadounidense frente a México en un amistoso, aunque, al no tratarse de un encuentro oficial, la posibilidad de acabar eligiendo a la ‘Oranje’ sigue siendo válida. “Estoy feliz por esta oportunidad y estar aquí ahora. Me gusta jugar con Estados Unidos, pero no sé qué pasará en el futuro, aún no puedo tomar esa decisión”, declaró el propio Dest refiriéndose a su convocatoria con el conjunto de ‘las barras y las estrellas’ y abriendo la puerta a un próximo desenlace.

Sea como fuere, Dest ha mostrado una madurez impropia de su edad que le ha permitido asentarse en el equipo de Erik ten Hag, el mismo que hace unos meses se plantó en las semifinales de la Champions. Es complicado vaticinar una campaña tan brillante como la pasada en el Johan Cruyff Arena, pero sabemos que la cantera del Ajax tiene cuerda para rato y nunca se sabe qué éxitos pueden deparar las generaciones futuras. Cruyff estaría contento de la gestión de su Ajax, orgulloso de ver a jugadores como Dest en el césped del estadio que lleva su nombre. Sergiño, aún con 18 años, quiere demostrar que su calidad con la pelota no dista tanto de la que tenían los grandes pintores neerlandeses con el pincel. El virtuosismo sigue estando presente en Ámsterdam.