PUBLICIDAD

Al compás de Vitinha

El interior portugués se ha consagrado en la medular del Paris Saint-Germain esta temporada. En la Eurocopa de Alemania, quiere coger la batuta del combinado luso para guiarlo a la final

Vitinha de Portugal durante el partido de la Eurocopa 2024 ante Turquía

En las orquestas, el director es el encargado de unificar todos los movimientos del grupo de músicos para la interpretación de la partitura de una obra. Con una batuta como herramienta de trabajo o, en algunos casos, las manos, el conductor ordena qué instrumentos deben entrar en cada momento, lleva el tempo y da las instrucciones necesarias a los intérpretes. En el fútbol, el encargado de orquestar el juego no se encuentra en el banquillo, frente a los jugadores, sino que se sitúa entre ellos, como uno más, en la medular del campo. Los futbolistas que ocupan esa demarcación deben marcar el ritmo que va a llevar el partido, señalar quién tiene que tener el balón y decidir en qué momentos deben hacerlo. Para asumir esa tarea, en la selección de Portugal cuentan con Vítor Machado Ferreira, más conocido como ‘Vitinha’.

Nacido en el municipio de Vila das Aves, en el norte de Portugal, cerca de Oporto, dio sus primeros pasos como futbolista en el club que lleva el nombre de la ciudad. En las categorías inferiores de los ‘Dragones’ comenzó  jugando en posiciones más retrasadas, puesto que no se caracterizaba por tener una gran llegada a la portería rival. “Cuando vino al juvenil, yo hacía apuestas con él sobre cuántas veces iba a chutar, cuantas veces iba a meter… Sólo perdí una vez, en la que marcó gol”, comentó João Brandão, entrenador de Vitinha en las categorías inferiores del Oporto, en declaraciones a Play Fútbol de la Cadena SER. Brandão destaca el carácter de superación y el espíritu trabajador del centrocampista, valores que le han permitido mejorar en aspectos defensivos y también en el golpeo del balón. Sobresalen sus cualidades innatas para romper líneas, conducir la pelota hacia la portería rival y dar grandes pases desde diferentes distancias. En su paso por los juveniles del Oporto, ganó la UEFA Youth League 2018-19, un éxito previo al ascenso de Vitinha al primer equipo, que sería meteórico: en agosto de 2019 debutó con el Oporto B, y tan sólo seis meses después, en enero de 2020, lo hizo ya con el equipo de Sérgio Conceição.  

Ese mismo año, cambió las tierras portuguesas por Inglaterra, al marcharse cedido al Wolverhampton Wanderers con una opción de compra de 20 millones de euros. En los ‘Wolves’ disputó 22 partidos con el primer equipo; 519 minutos en los que logró una asistencia y un gol. Aunque la experiencia en la Premier League le curtió como centrocampista: “La competencia con Rúben Neves, João Moutinho y Dendoncker le hizo darse cuenta de que tenía que ser más rápido en la toma de decisiones”, afirmó en declaraciones a O Jogo Rui Pedro Silva, quien fue segundo entrenador de Nuno Espírito Santo en aquel equipo. Al acabar la temporada, el conjunto inglés no ejerció su derecho a ficharlo, lo que lo llevó de vuelta al Oporto. Al regreso de su ‘Erasmus’ en Inglaterra, en la temporada 21-22, se esperaba que ejerciera un rol secundario en el conjunto portugués, pero a base de trabajo logró convencer a Conceição, y asentarse así como director de orquesta, un puesto que le arrebataba a Sérgio Oliveira. Tanto destacó en el centro del campo de los ‘Dragones’, que el Paris Saint-Germain puso sus ojos en él. 

Al regreso de su ‘Erasmus’ en Inglaterra, en la temporada 21-22, se esperaba que ejerciera un rol secundario en el Oporto, pero a base de trabajo logró convencer a Sérgio Conceição

Luis Campos, que acababa de llegar al PSG como nuevo director deportivo, tenía claro que debían hacerse con los servicios de Vitinha para reforzar la medular. El traspaso se realizó a cambio de 41,5 millones de euros. Además, el conjunto francés había incorporado a un nuevo técnico, Christophe Galtier, y a Lionel Messi como gran fichaje del verano. Aunque en el 4-4-2 de Galtier, en el que primaba el orden defensivo, al centrocampista le sería complicado desplegar su fútbol. Esforzándose y mostrando su calidad en cada entrenamiento, el luso consiguió que el preparador francés cambiara su libro de estilo para poderlo asentar en el centro del campo, con un 3-4-3 de mucha ida y vuelta. Vitinha finalizó la temporada 22-23 con 48 partidos jugados, igualando al guardameta Donnarumma como el jugador más utilizado, y completando más encuentros que Messi, Neymar y Mbappé.  

UN NUEVO INICIO

La temporada 23-24 representaría un nuevo inicio para el jugador portugués; llegaba un nuevo técnico al conjunto parisino, Luis Enrique, quien aportaría un estilo de juego diferente al que aplicaba Galtier. Un cambio que favorecería a Vitinha. El sistema preferido del asturiano es el 4-3-3. En este esquema, el medio portugués se afianzó en el interior izquierdo. Aunque, más tarde, ‘Lucho’ cambió su idea y, en muchos partidos, estructuró un 4-2-3-1 en el que adquirían más protagonismo jugadores con más energía, dinámicos e híbridos. Vitinha pasó de ser un acelerador del juego del equipo a convertirse en el director de orquesta, indispensable para el técnico español. “Es un jugador de calidad, perfecto para mi estilo. Se adapta a nuestro estilo de posesión. Tiene todas las cualidades que uno puede desear en un centrocampista”, comentó Luis Enrique. Todas las circulaciones de balón que realiza el conjunto parisino pasan por sus botas. Además, ha ganado mucha capacidad de interpretación del juego. Las grandes actuaciones del luso han hecho olvidar a Marco Verratti, quien fue el metrónomo de la medular del PSG en la última década. En esta temporada, Vitinha ha disputado un total de 3.560 minutos, completando 46 partidos en los que ha anotado nueve tantos y ha repartido cinco asistencias.  

Vitinha pasó de ser un acelerador del juego del equipo a convertirse en el director de orquesta, indispensable para Luis Enrique. “Es un jugador de calidad, perfecto para mi estilo de juego. Se adapta a nuestro estilo de posesión. Tiene todas las cualidades que uno puede desear en un centrocampista”, comentó el técnico

PASO ADELANTE EN LA SELECCIÓN

En marzo de 2022 debutó con la selección absoluta de Portugal, aún bajo las órdenes de Fernando Santos, y supliendo la baja de Rúben Neves. En las categorías inferiores, Vitinha era una de las mayores promesas. En la Eurocopa sub-21 de 2021, se había quedado a tan sólo un paso de levantar el título, ya que no pudieron vencer a Alemania en la final (1-0), pero formó parte del Equipo Ideal del torneo.

En la etapa actual, con Roberto Martínez, ya se había convertido en un fijo en las convocatorias, pero no se había asentado en el once hasta en esta misma Eurocopa, en la que ha llevado la batuta del juego de Portugal en los dos primeros partidos disputados por la ‘Seleção das Quinas‘ (no jugó en el tercero, la única derrota lusa, con el equipo ya clasificado como primero de grupo). De hecho, en el primer encuentro, la victoria por 2-1 ante Chequia, recibió el premio al Mejor Jugador del Partido.

Portugal pasa página de la derrota ante Georgia y ya piensa en los octavos, donde le espera Eslovenia. Vitinha, tras su descanso frente a los georgianos, volverá a ser el encargado de dirigir el juego de su selección.


SUSCRÍBETE A LA REVISTA PANENKA


Fotografía de Getty Images.