El próximo lunes 8 de abril, a las 19:30h, en el césped del Camp Municipal Júpiter, un estadio ubicado en el corazón del distrito barcelonés de Sant Martí, tendrá lugar un encuentro de los que dan sentido a ese fútbol con vocación social y reivindicativa en el que muchos todavía creemos. Clapton Community Football Club y Club Esportiu Júpiter se medirán en un partido inédito en el marco de una nueva edición de la Primavera Republicana, amplio programa de actos festivos y acontecimientos culturales que impulsa el Ajuntament de Barcelona a propósito del 14 de abril para celebrar la República.

Aunque más que medirse entre ellos, Clapton y Júpiter se juntaran en un terreno de juego para batirse contra aquellos que insisten en desposeer al balompié de su enraizada tradición popular y progresista. ‘Futbol amb memòria!’, este es el título bajo el que se jugará este choque de carácter festivo que atraerá tanto a curiosos como a nostálgicos. Y es que justo en un momento en el que el negocio y la globalización amenazan con obstruir definitivamente la capacidad transformadora del balompié, convirtiéndolo en un mero espectáculo lustroso y vacío gestionado por unos pocos poderosos, dos equipos modestos que durante el curso compiten lejos de los focos alzarán la voz conjuntamente para denunciar esta deriva y festejar su excepcionalidad. Dos conjuntos cuya razón de ser viene a refrescarnos, precisamente, qué otros senderos ha tomado históricamente la pelota además del que la lleva al fondo de las redes de una portería. 

ACTIVISMO EN EL INFRAFÚTBOL INGLÉS

Fundado hace 142 años, el Clapton es actualmente uno de los principales rostros del fútbol popular en Inglaterra. Disputaba sus partidos como local en The Old Spotted Dog, un campo situado al este de Londres que ostenta el mérito de ser el más antiguo de la ciudad, y aunque la entidad nunca dio el salto al profesionalismo, como contaba en un artículo publicado en Panenka el periodista David Mosquera, “ganó varios títulos amateurs a finales del siglo XIX y principios del XX”.  

 

Clapton y Júpiter se juntarán en un terreno de juego para batirse contra aquellos que insisten en desposeer al balompié de su enraizada tradición popular

 

Aunque si hay algo que hacía realmente particular a este longevo equipo londinense eran sus aficionados, que se declaran abiertamente contrarios al sexismo, a la homofobia, a la xenofobia y al fascismo, y que, aparte de llevar a cabo diversas iniciativas para abordar estas luchas, también se han movilizado siempre con tal de proteger el legado del club de los intereses económicos de sus propietarios u otros inversores. 

De hecho, en febrero de 2018, y después de haberse sentido ninguneados por unos dirigentes que sin consultarles, entre otras cosas, habían decidido subir los precios de las entradas, los hinchas del Clapton dieron un paso al frente y fundaron el actual Clapton Community Football Club. Desde entonces, los dueños de esta humilde institución no son otros que sus seguidores.

Un Clapton CFC, por cierto, que el pasado agosto fue noticia en nuestro país con motivo de su nueva equipación: una camiseta votada por sus socios que representaba un claro homenaje a la República Española. La zamarra, adornada con los colores republicanos y la frase ‘No pasarán’, despertó el interés de tantos compradores que se acabó colapsando la web del equipo.

Jugadores del Clapton CFC posando con su camiseta ‘republicana’. Fotografía facilitada por Max Reeves

EL CLUB DE LA CLASE OBRERA 

El Club Esportiu Júpiter, por su parte, nació en 1909 en el interior de una cervecería situada en el Poblenou. Como anticipa el historiador Ramon Usall en el libro ‘Futbolítica’, sus impulsores, por aquel entonces, poco podían imaginar que ese nuevo equipo acabaría convirtiéndose en “un fiel reflejo” de la historia política de la Catalunya de la primera mitad del siglo XX. 

Levantado en uno de los barrios obreros más importantes de Barcelona, el Júpiter abrazó desde sus inicios el ideario obrero y catalanista. “Prácticamente de forma contemporánea a su constitución”, escribe Usall, “se convirtió en un club plenamente identificado con el barrio del Poblenou y sus vecinos de clase trabajadora en un contexto caracterizado por la conflictividad social existente en las fábricas de la zona”. De hecho, al poco tiempo de haberse fundado, ya defendían sus colores muchos trabajadores vinculados al sindicalismo anarquista de la ciudad. 

A lo largo de su historia, y a la par que logró alcanzar algunos hitos deportivos destacados como el título de liga de la segunda máxima categoría del fútbol estatal en 1925, el Júpiter pagó muy caro su compromiso político. En 1936, a raíz del levantamiento franquista, el recinto del conjunto se transformó en un punto de encuentro para los obreros militantes que orquestaban la insurrección popular, acogiendo entre sus gradas un pequeño arsenal que debía servir para frenar el intento golpista de controlar la ciudad, algo que acabaría provocando que, ya con Franco en el poder, el régimen reprimiera a la entidad, que durante unas décadas perdería su nombre y su escudo originales. 

Unas cicatrices del pasado que, con el tiempo, no han hecho más que reafirmar la singular identidad del Júpiter, que a día de hoy sigue manteniéndose fiel al relato de sus orígenes a partir de la pasión y los valores de sus aficionados. 

La plantilla del Júpiter en el año 1913. Fotografía del Arxiu Històric del Poblenou.

Clapton CFC y CE Júpiter. CE Júpiter y Clapton CFC. Dos equipos que como hemos visto han ido edificando paralelamente con el paso de las décadas su propia historia, pero a los que, pese a los muchísimos kilómetros que les separan en el mapa, les une el vínculo de sus ideales.

Porque mezclar fútbol y política, si es para enfatizar valores positivos, es una buena idea. De ahí a que sea tan emocionante que ahora puedan encontrarse estos dos conjuntos sobre un terreno de juego en la cuarta edición de la Primavera Republicana, un ciclo que también incluye conciertos, obras de teatro, sesiones de cine y debates para celebrar, durante las primeras semanas de abril, los valores del republicanismo.