Cada temporada y durante todos los veranos se habla día sí y día también de traspasos y fichajes. Plantillas renovadas, equipos más competitivos, fugas de última hora… Pero de lo que poco (o nada) se habla es de aquellos jugadores que se quedan en ‘paro’ después de no conseguir ningún contrato una vez cerrado el mercado de fichajes.

La incapacidad de los clubes para pagar fichas, lesiones que se alargan más de la cuenta y promesas de renovaciones que no llegan suelen enviar cada verano a muchos jugadores a la inactividad. Aunque no son las únicas causas: la crisis financiera ha agravado esta situación en los últimos años y cada vez son más los futbolistas a quienes les cuesta encontrar trabajo. ¿Qué puede hacer un jugador que se queda sin equipo? La respuesta la encontramos en la Asociación de Futbolistas Españoles, más conocida como la AFE.

Desde hace unos años, esta asociación organiza las Sesiones AFE, unas jornadas que pretenden ser un escaparate para futbolistas que anhelan seguir vinculados al oficio balompédico. Durante cada una de ellas, un número determinado de jugadores busca una oportunidad en algún club que les permita seguir vistiendo de corto. Basadas en el torneo FIFPro Tournament que organiza el Sindicato Mundial de Futbolistas, el principal objetivo de estas Sesiones es que los jugadores que forman parte de ellas encuentren equipo. Su efectividad está más que contrastada: 111 de los 155 futbolistas que han participado hasta el momento han acabado firmando un nuevo contrato.

Jugadores durante un entenamiento en el complejo de L'Alfàs del Pí

Jugadores durante un entenamiento en el complejo de L’Alfàs del Pí

La organización semestral de estas estancias –que duran aproximadamente dos semanas- se basa en la disputa de una serie de partidos amistosos que se complementan con entrenamientos diarios, además de un trabajo excepcional del cuerpo técnico que trabaja para garantizar a los jugadores la máxima preparación tanto física como psicológica. Durante los encuentros y entrenamientos, varios ojeadores y representantes de todo el mundo son invitados a observar y tomar nota de los jugadores más interesantes.

Vicente Blanco ‘Tito’, responsable de las Sesiones AFE, responde a la llamada de Panenka para explicar en qué consiste exactamente esta iniciativa y cuáles son los principales hándicaps con los que debe lidiar. Para empezar, existen unas premisas básicas para poder ingresar en estas sesiones: la primera, estar sin equipo; la segunda, estar al corriente de las cuotas anuales como afiliado; y en tercer lugar, haber jugado en el último año en un equipo de 1ª, 2ª o 2B. En las últimas inscripciones se ha superado la cifra de 150 peticiones de participación, así que el comité de selección acaba confeccionando, en base a otros criterios, una plantilla de 24 jugadores.

Pero las Sesiones AFE van mucho más allá de lo meramente deportivo. “Aquí las vivencias son muy intensas, algunos se conocen de haber sido adversarios pero esos 15 días dan para mucho”, afirma ‘Tito’. También recuerda lo difícil que supone para los futbolistas dar el paso de ingresar en estas sesiones, sobre todo cuando “la mayoría de la sociedad española los ve como niños mimados que ganan mucho dinero y apenas tienen formación”. Pero la realidad es que la mayoría de jugadores en España no ganan lo suficiente para permitirse quedarse sin contrato. Al fin y al cabo, todos quieren ejercer su profesión, y muchos de ellos pueden llegar a sentirse angustiados al ver que de un día para otro no pueden vivir del fútbol. Para combatir esta situación está pensado este proyecto, que intenta reintegrar en el mercado el máximo número de futbolistas posible.

El lado humano y la experiencia que muchos de los que la disfrutan catalogan como inolvidable es, en parte, gracias a todo el personal que apoya y trabaja alrededor de estos jugadores. Entrenadores, médicos, nutricionistas, fisioterapeutas y psicólogos cuidan hasta el último detalle. Pero además, hay un factor común en todos los jugadores que componen estas sesiones: todos los integrantes confían en que su relación con el fútbol no ha terminado: “En un equipo de fútbol, todos luchan por ganarse un puesto de titular. En Sesiones AFE, todos van a tener las mismas opciones, todos juegan los mismos minutos en los amistosos y todos se sienten importantes”, precisa ‘Tito’. Y esto no solo resulta vital para el aprendizaje; también fomenta un escenario de solidaridad, donde todos se alegran cuando a un compañero le llega una oferta de un club interesado.

Sergi Barjuan fue el técnico que dirigió la III edición de las Sesiones.

Sergi Barjuan fue el técnico que dirigió la III edición de las Sesiones AFE.

Cabe destacar la figura del entrenador que se encarga de dirigir el equipo durante las dos semanas. Cada año se confía en un técnico diferente que comparte con estos jugadores una bonita experiencia. “Su influencia es máxima, ya que es la figura principal de quien el jugador capta toda su atención. Intentamos que sea un ex jugador, con o sin experiencia pero que tenga ilusión por la iniciativa”, comenta ‘Tito’. El pasado como futbolista le da, en efecto, un valor añadido que dota de credibilidad al proyecto. De ahí que Pep Serer, Iván Helguera o Sergi Barjuan hayan sido entrenadores de alguna de estas sesiones.

Mientras cada año van acumulándose más jugadores en la lista de aquellos que no tienen dónde jugar, iniciativas como la de AFE van tomando forma y están siendo cada vez más efectivas. La próxima cita será en Gijón, a lo largo de este mes de julio. “La última fue un verdadero éxito, ya que tuvimos que suspender el último partido programado porque nos habíamos quedado sin jugadores para confeccionar un once. Quizás sea el mejor síntoma de que estamos en el camino correcto”, sentencia ‘Tito’. Y si no que se lo pregunten a jugadores como Ibán Cuadrado, Jonatan Valle o Luque, cuyo paso por estas sesiones les ha devuelto al mundo profesional. Cuadrado dejó las Sesiones con un contrato con el Shanghai East Asia de la Superliga China, Jonatan Valle convenció al Rubín Kazán y Luque triunfó en Hungria tras pasar por las Sesiones. Y como ellos, otros jugadores encontraron equipo como András Lamas, que fichó por el Alcorcón o Oriol Lozano, que firmó con el FC Zestafoni de la primera división de Georgia.

En enero de 2011 se puso en marcha la primera edición de este proyecto y ya van seis realizadas. En las Sesiones AFE lo futbolístico y lo personal se enredan en un contexto donde todos los futbolistas persiguen el mismo fin: poder ejercer su profesión. Para ello es necesario dejar la frustración en el vestuario y revertir la palabra ‘fracaso’ para convertirla en ‘oportunidad’. Gracias a estas sesiones, la mayoría de futbolistas han logrado su objetivo. Evidentemente hay otros que no, pero pocos son los que olvidan esta experiencia.