El legado de Diego Armando Maradona es inacabable. Su figura es una fuente inagotable de historias, ideas, productos y demás. El ‘Diez’ ha provocado que centenares de gremios se fijen en lo que dejó sobre el césped, y fuera de él, para llevar su relato a diferentes e incomparables terrenos. Cine, literatura, arte, diseño, música, lo que sea. Ningún sector escapa de aquello que hizo, hace y hará todo lo relacionado con aquel genio del fútbol mundial, un tipo del que se cuestiona su planeta de procedencia, que cambió el devenir de un deporte, y a ratos también el de una nación, con algo tan simple, y a la vez tan complicado, como darle patadas a un balón.

Y entre los tantísimos homenajes a su figura, hay uno que nos devuelve por momentos a la infancia. A esos tiempos libres que llenábamos pintado viejas maquetas, muñecos, trozos de plástico de un valor incalculable. Figuras no animadas que cobraban vida cuando se cruzaban con el imaginario de los pequeños, en un mundo de fantasía donde esos objetos parecían tener un alma. De todo esto trata el sencillo tributo que la empresa española AK Interactive, fundada por modelistas para modelistas que ha logrado posicionarse como una de las marcas de referencia dentro del sector, le ha hecho a Diego Armando Maradona un año después de su muerte: la pequeña figura del Diego, de 90 milímetros de escala, con la camiseta de la selección argentina, con la que tocó el cielo en el verano de 1986, en México, conquistando la Copa del Mundo.

Este pequeño Maradona consta de cuatro piezas -cuerpo, pierna derecha, prodigiosa pierna izquierda y su amiga, la pelota-. A partir de ahí, entra el empeño, la maña, la paciencia y las habilidades de cada uno. Ese es el objetivo de AK Interactive: ofrecer herramientas al modelista para que pueda dejar a un lado las tareas más tediosas de su hobby y pueda concentrarse en lograr mejores resultados en sus modelos a escala día tras día. Paso por paso, con precisión, tocará darle color y vida a este retrato del ‘Diez’; unir sus cuatro partes, darle tono a su piel, pintar los colores del uniforme de la ‘Albiceleste’ y pegar sobre su equipación el icónico logo de Le Coq Sportif, la marca que vestía a los argentinos por aquel entonces, y el característico ’10’ que lució el Diego durante toda su carrera.

Esta simplificación de tareas, apenas unos pocos pasos par contar con una figura de Diego Armando Maradona en tu colección, combinada con realismo y precisión histórica, es la clave del éxito de sus pinturas acrílicas, óleos, efectos de base esmalte, Real Colors, Weathering Pencils, productos para dioramas y vegetación, etc. Una buena manera de recordar aquellos días en los que el Diego nos emocionó con su fútbol.


Consíguela aquí.