La rivalidad entre Liverpool y Manchester United dio sus primeros pasos en un mundo muy alejado del césped. Durante la década de 1870, sumergidas dentro de la Segunda Revolución Industrial, las dos ciudades del noroeste de Inglaterra entraron en una disputa por el control de la importación de algodón que llegaba desde el otro lado del Atlántico. Ante los aranceles impuestos desde la ciudad del río Mersey, que en la época contaba con uno de los principales puertos del mundo, los mancunianos construyeron el Manchester Ship Canal en diciembre de 1893 con el fin de eludir los impuestos de la ciudad vecina, situada a solo 50 kilómetros de distancia. Ahí empezó una guerra que pocos meses después pasó a los terrenos de juego.

La enemistad se traslada al césped

El 28 de abril de 1894, Liverpool y Newport Heath -nombre de origen del United- se enfrentaron en un partido amistoso disputado en Ewood Park, el estadio del Blackburn Rovers, ante tres mil espectadores. Los ‘reds’ se impusieron por 2-0 con goles de Patrick Gordon y Harry Bradshaw, en un encuentro que quedará en el recuerdo por ser la primera vez que los dos equipos más laureados de la historia del país se veían las caras.

Al año siguiente, en el mes de octubre, se daría el primer partido oficial entre ambas entidades en el seno de la League Division Two -la segunda división de la Football Association por aquel entonces-. El Liverpool recibía por primera vez a su gran enemigo en Anfield y los comienzos no pudieron ir mejor para los de Merseyside, dejando en 7-1 el marcador al término del partido, la mayor goleada de la historia en el Derbi del Noroeste de Inglaterra.

Liverpool_1892-1893

El amaño que salvó al United

Pese a la rivalidad existente, existe un capítulo en el que, por una vez, Liverpool y United pasaron de enemigos a aliados. Dentro del contexto de la I Guerra Mundial, con Inglaterra y Alemania enfrentadas en el campo de batalla, los dos grandes del fútbol británico llegaban a las últimas fechas del curso 1914-15 con el descenso en juego. Los ‘red devils’ se jugaban la permanencia en la League Division One ante el Chelsea y El Tottenham y una victoria contra el Liverpool, a falta de cinco partidos para el cierre de la temporada, le daría aire para mantener la categoría.

Días antes de enfrentarse, diversos jugadores de Liverpool y United se reunieron en un pub de Manchester para negociar lo que sucedería sobre el terreno de juego. Acordaron un 2-0 y los dos goles anotados por George Anderson le dieron vida a los mancunianos para seguir una temporada más en la máxima competición inglesa. Pero el conflicto no acabó ahí.

La Football Association estudió el caso e inhabilitó de forma permanente a tres jugadores de Manchester United –Enoch West, Sandy Turnbull y Arthur Whalley– y a cuatro del Liverpool – Tom Fairfoul, Tom Miller, Bob Purcell y Jackie Sheldon-. Al acabar la guerra, y por su compromiso con el país, todos los futbolistas implicados fueron absueltos de su castigo, a excepción de Turnbull, fallecido en Francia durante la Gran Guerra, y de Enoch West, que cumplió su pena durante los siguientes 30 años.

united1915

Las finales de la FA Cup

Dos veces se han enfrentado Manchester United y Liverpool en la final de la FA Cup a lo largo de su historia. La primera fue en 1977, coincidiendo con una de las etapas más gloriosas para el Liverpool de la mano de Bob Paisley y, anteriormente, con Bill Shankly en el banquillo. Por su parte, los ‘red devils’ no pasaban por sus mejores años, con un descenso a la League Division Two en 1974 incluido. En esa ocasión, el buen momento de los de Merseyside no fue suficiente para batir al enemigo en Wembley y el United se alzó con la FA Cup gracias a los goles de Pearson y Greenhoff, en un partido que acabó con 2-1 a favor de los jugadores dirigidos por Tommy Docherty.

La otra final de FA Cup que se disputó entre los dos gigantes del fútbol inglés también cayó del lado del Manchester United, ya con Sir Alex Ferguson como técnico. Los cerca de 79.000 espectadores que se dieron cita ese 11 de mayo de 1996 en el estadio de Wembley recordarán ese encuentro por el solitario gol de Eric Cantona desde la frontal del área que le dio a los ‘red devils’ la novena FA Cup para las vitrinas de Old Trafford.

fa cup

Luis Suárez y Patrice Evra

Los partidos entre United y Liverpool nunca están exentos de pasión y entrega por parte de los jugadores de las dos escuadras. Pero en octubre de 2011 la rivalidad deportiva fue más allá de la disputa por el balón. El partido celebrado en Anfield -correspondiente a la octava jornada de la Premier League- acabó con empate a un gol, pero la polémica se desató al final tras las declaraciones de Patrice Evra al término del choque.

El futbolista del Manchester United acusó a Luis Suárez de proferir insultos racistas contra su persona a lo largo del encuentro. Ese mismo día, la Football Association informó que estudiaría el caso pese a que el delantero uruguayo negara rotundamente la existencia de lo sucedido según Evra. La resolución llegó un mes más tarde, con la suspensión de ocho partidos para el jugador del Liverpool y con otro turbio capítulo para la historia de esta rivalidad.

suarez-evra

Primer derbi en Europa

Desde la creación de los dos clubes a finales del siglo XIX, solo las competiciones inglesas habían sido testigo de la rivalidad entre Liverpool y United. Unos y otros cuentan con una larga trayectoria también en las competiciones continentales, pero nunca se habían cruzado sus caminos en Europa hasta la temporada pasada, cuando la Europa League permitió a todo el Viejo Continente disfrutar de un choque entre ‘reds’ y mancunianos en los octavos de final.

El azar decidió que Anfield acogiera el primer duelo europeo, una ventaja de la que supieron sacar partido los pupilos de Jurgen Klopp al obtener una renta de 2-0 antes de visitar Old Trafford, con goles de Daniel Sturridge y Roberto Firmino. El empate a uno registrado en la vuelta permitió al Liverpool seguir firme en su andadura europea y apeó al equipo de Louis van Gaal, en una temporada complicada para la afición del Manchester United.

europa league

El próximo lunes 17 de octubre los dos clubes más laureados de Inglaterra volverán a verse las caras en la octava jornada del curso en la Premier League. Aunque el interés por este duelo no ha perdido su atractivo, el “Clásico” inglés no pasa por su mejor momento, ya que se han visto superados en los últimos años por clubes como Arsenal, Manchester City o Chelsea.

Los de Merseyside no conocen lo que se siente al levantar una Premier League, su decimoctava y última conquista de la liga inglesa fue cuando aún se disputaba la First Division en la temporada 1989-90. Por su parte, los mancunianos, con 21 títulos de liga en sus vitrinas -13 de ellos desde la creación de la Premier League en 1992-, lleva ya tres temporadas lejos de la lucha por el campeonato.