Fotos de Lavinia Parlamenti y Manfredi Pantanella


¿Cómo se despide a un mito? Cuando el futbolista se acerca a su retirada, demasiadas veces tiene que soportar a aficionados poco comprensivos con su bajada de rendimiento. No ha sido el caso de Totti, que el 28 de mayo de 2017, ante el Genoa, vivió el adiós soñado. Retratamos la ejemplar despedida de un rey.


Un grupo de aficionados siguiendo el adiós de Totti desde fuera del estadio. Estaba lleno y no podían entrar.

Danilo, camarero de la pizzería Core de Roma, a escasos metros de la casa donde nació Francesco Totti. “Crecí en el área donde también se crió Francesco. Aquí, cada año celebramos su cumpleaños con enormes fuegos artificiales. El día de la despedida se quemó el coche de un cliente. Pero era por Totti, así que se toleró”.

Inmediaciones del estadio.

Una de las tres estatuas erigidas en el Olímpico durante el Roma-Genoa. Una representaba a Totti en el momento de sacarse su mítica selfi; la segunda, con el dedo en la boca cuando ‘er pupone’ (el bebé grande, en dialecto romano) anunció el nacimiento de su primer hijo, Cristian; la tercera estatua cuenta hasta tres con sus dedos, recordando el resultado de un derbi.

Gatto Totti: Leila, su dueña, lo llamó así porque creía que el nombre le daría suerte.

Cristian, aficionado de la Roma.

Francesco y Filippo, padre e hijo.

Un hincha con una máscara de Totti el día de su despedida.

Emanuele (el tipo con el peinado de Totti): “Vine el sábado a la peluquería de Fabrizio y fui al estadio de esta guisa. Quería homenajear a mi capitán de una forma especial. Totti ha sido el mejor jugador de la historia de la Roma. Sin embargo, su poder reside en que representa, no solo a la Roma, sino al conjunto de la ciudad”.

El bar frente al estadio.

Luigi y Maurizio, 18 años. En la pancarta, la frase ‘Oh, capitán, mi capitán’, de El club de los poetas muertos.

Guido (de rodillas): “Cada vez que paso frente a este mural, recuerdo que Totti no solo es un jugador de fútbol, es un héroe eterno”.

Un avión sobrevuela el Estadio Olímpico con la frase “Gracias, capitán”

Fuera del estadio.

Mural de Francesco Totti en la calle Vetulonia, donde nació el 27 de septiembre de 1976.

‘Sin Totti, no hay fiesta’ recordando el famoso anuncio de Martini protagonizado por George Clooney (‘no Martini, no party’).


Este fotorreportaje está extraído del #Panenka64. Puedes conseguirlo aquí.