En el mundo del fútbol, como en la vida, las cosas no siempre salen como uno quiere. Ya sea por condiciones desfavorables o por poca suerte, hay sueños y objetivos que tienen que prevalecer en el desván a la espera de una oportunidad de escape. Existen miles de casos de jugadores que todavía aún no han podido contar con una ocasión, profesionales con sus ilusiones desgastadas que esperan ansiosos cumplir sus deseos o, por otro lado, futbolistas que han sido privados de su trabajo y esperan impacientes una nueva llamada. Muchos ven que pasa el tiempo y su continuo esfuerzo no acaba llegando a buen puerto, aunque, al fin y al cabo, la esperanza es lo último que se pierde. Por este motivo, tendrá lugar el 6 de julio Training Camp Barcelona, una jornada planificada por JPPRO, con apoyo de la Diputació de Girona, que quiere ofrecer a estas personas la oportunidad de volver a competir y recuperar sus esperanzas trastocadas.

JPPRO Barcelona es una empresa especializada en el mundo del deporte. Está dirigida por Joan Prats, presentador del programa Tribuna MARCA de Radio MARCA Barcelona, y abarca medios de comunicación, organización de eventos o academias de eSports. Una de sus últimas iniciativas ha sido la organización del Training Camp Barcelona – Costa Brava, que servirá para dar a conocer a los clubes el nivel de algunos jugadores que se encuentren sin equipo. El principal objetivo es poder captar la atención de entidades deportivas que estimen contratar a estos futbolistas con ganas de volver a dejarse la piel sobre el césped. El certamen tendrá lugar en el Estadio Municipal de Palamós, en la provincia de Girona. Constará de diferentes entrenamientos durante el día dirigidos por Jonathan Risueño, actual entrenador y director deportivo del CE L’Hospitalet. Además de Risueño y su equipo técnico, la organización contará con la ayuda de la tecnología y un jurado que evaluará a los jugadores y redactará un certificado que haga referencia a sus habilidades, además de asesorar y ofrecer una opción preferencial por los allí presentes. Dicho tribunal contará con la presencia de grandes nombres en el mundo del fútbol como Toni Freixa o Josep Maria Minguella.

 

Daniel Arroyo, al igual que otros muchos jugadores, no desiste y seguirá dando guerra hasta encontrar su sitio y sentir que ha merecido la pena el sacrificio realizado

 

 

Uno de los participantes es Daniel Arroyo, un jugador mexicano de 23 años que ha visto como se le imponían numerosas barreras en su camino hacia la élite. Ejerce de lateral derecho, es potente y tiene buen desborde, pero desde su adolescencia ha tenido que superar diversos obstáculos que le han impedido explotar. Ha estado en las categorías inferiores de clubes como América o Atlas. En este último aprendió mucho y creció como jugador, aunque un entrenador recién llegado no contó con él por su baja estatura. Las dificultades por combinar los estudios con el deporte no le quitaron las esperanzas de triunfar algún día. El año pasado tuvo que dejar de lado la estabilidad que tenía en México, con un trabajo y una carrera universitaria a medias, para seguir luchando por su sueño en España, donde su representante le consiguió una oportunidad. Pero las lesiones y los problemas con el visado al salir de su país, entre otras cosas, le obstruyeron el camino de firmar por un gran club en el que se pudiera asentar. Daniel Arroyo, al igual que otros muchos jugadores, no desiste y seguirá dando guerra hasta encontrar su sitio y sentir que ha merecido la pena el sacrificio realizado.

El acontecimiento, que también podrá ser visualizado en streaming, dará inicio a las diez de la mañana. Se llevarán a cabo diferentes entrenamientos para analizar el grado técnico de los deportistas y, tras dos horas, se realizará un partido de 60 minutos donde los futbolistas podrán acabar de demostrar sus dotes. Acto seguido, se efectuará una comida de gala como clausura de la ceremonia. De esta manera, concluirá la jornada de Palamós, una gran iniciativa que puede ayudar a muchos jugadores a conseguir un trabajo por el que llevan tiempo luchando. Nunca es tarde para obtener una segunda oportunidad.