La primera Premier del Liverpool, el estreno del VAR, el sorprendente Sheffield United… Después de todo, la temporada en el fútbol inglés toca a su fin, la primera que hemos vivido de la mano de DAZN. La plataforma en streaming llegó a España hace algo más de un año tras triunfar en países como Alemania, Austria o Japón. Motociclismo, baloncesto o tenis son algunos de los deportes que acompañan al fútbol en la carta de contenidos de la compañía. La Premier League ha sido una de sus mayores bazas durante un excepcional curso en el que ha tenido que adaptarse, con reportajes, documentales o entrevistas, a la terrible situación provocada por la COVID-19.

Hace un mes el balón volvió a rodar sobre los verdes campos de Inglaterra. Tras un periodo de incertidumbre, la Premier por fin conocería su desenlace. Y lo haría sobre los terrenos de juego, jugando todas y cada una de las jornadas restantes. Aunque sin público en las gradas, perdiendo así gran parte de la esencia del fútbol. Algunos equipos han tenido dificultades en su regreso, así como Marcos Gumiel confiesa haberlas tenido con la pronunciación de Jahanbakhsh, jugador del Brighton. El  periodista y narrador de DAZN explica cómo ha sido la primera temporada de la Premier en la plataforma. Donde lo importante es “hablar de fútbol”.

Hace un mes que se reanudó la Premier. La pausa por la pandemia de COVID-19 ha provocado que cambiaran las dinámicas de algunos equipos.

Cierto, aunque también hay que tener en cuenta la profundidad de banquillo. El Manchester United, por ejemplo, estaba en un gran estado de forma antes de la reanudación y ha vuelto igual o mejor. Realmente le ha venido bien el parón porque ha recuperado a Pogba, que no sabemos si seguirá o no, pero es un activo muy importante del equipo. También creo que esto le ha dado más tiempo a Bruno para adaptarse dentro y fuera del campo. Greenwood ha madurado… Después hay otros equipos que se han ido descosiendo. El Sheffield es uno de ellos. Durante toda la temporada nos ha demostrado que tiene mucha intensidad e inteligencia a balón parado y que necesita tener a Oliver Norwood y a John Fleck a un buen nivel. Claro, en el momento que detienes la competición para retomarla tres meses después, no puedes retomar esa intensidad. Interrumpir la temporada a la mitad afecta a todo el mundo. Hay a algunos que les afecta para bien y a otros para mal. La COVID nos ha enfrentado a una situación que nunca habríamos imaginado. 

¿Y cómo ha afectado a tu trabajo?

Antes, para proteger la asistencia a los campos, la Premier solo dejaba ofrecer un número limitado de partidos cada jornada. Ahora por primera vez en la historia se pueden dar todos los partidos de la competición sin restricciones y en directo. Esto nos permite tener una mayor oferta en un momento decisivo de la temporada en el que, si normalmente hubiéramos dado prioridad al Liverpool o al Manchester City, podemos retransmitir cualquier partido. Dentro de lo malo, este momento se ha de aprovechar porque no se va a volver a producir. La Premier protege la presencia de aficionados en los estadios porque entiende que es una tradición. Es algo que forma parte de su cultura.

DAZN ya tenia presencia en otros países, pero esta ha sido la primera temporada completa en España. ¿La respuesta de la gente ha sido positiva? ¿Habéis superado las expectativas?

Las expectativas las deciden los jefes y no sabría decirte. Yo he notado muy buena recepción por parte de los usuarios. Hemos cumplido un año hace poco. Esta ha sido nuestra primera temporada, que la acabaremos pronto y entonces echaremos cuentas. Yo creo que el trabajo es para estar orgullosos. DAZN es líder en países como Alemania, Italia, Canadá, Brasil o Japón. Hay toda una estructura detrás y una metodología muy buena. Aquí en España todo eso se tenía que implantar y apostar por personas que no se conocían antes. Cuando yo llego a DAZN no conozco absolutamente a nadie, pero era un proyecto que me ilusionaba y decidí venir.

 

“Las retransmisiones tienen que ser con ritmo, divertidas y que en ocasiones podamos escuchar al público”

De alguna manera u otra intentáis que el espectador se sienta parte del partido. Por ejemplo, puede interactuar por Twitter y vosotros leéis en directo algunos de los comentarios.

Era algo que teníamos muy claro desde el principio. Nuestras retransmisiones tienen que ser con ritmo, divertidas y que en ocasiones podamos escuchar al público -esto antes de la pandemia, claro-. Si antes del pitido inicial, el público de Bramall Lane se pone a cantar, nosotros intentamos que se escuche porque al final eso es el fútbol. Ahora no podemos hacerlo, pero tenemos otras cosas: la indicación de Guardiola a Gündogan, el cabreo de Steve Bruce porque Almirón no ha echado una mano en el centro del campo… Eso ahora lo podemos captar, y si lo sumamos a cómo lo vive la gente en su casa, qué lecturas hace del juego o qué preguntas le surgen… Al final el espectador no se limita a ver una pantalla, se siente parte y está más involucrado en el juego. 

¿Qué diferencias aprecias entre los aficionados españoles y los ingleses?

Las diferencias son enormes. Ambos son igual de fieles y están igual de comprometidos con el club, lo que cambia es el trato del club al aficionado. En Inglaterra un aficionado es parte de la entidad y en los equipos que no es así se nota. Por ejemplo, en el Newcastle, con Mike Ashley [dueño del club], no es así y la afición está cabreada, aunque siga yendo al estadio a animar a su equipo. En  muchos otros equipos, como el Everton, el Liverpool o el Crystal Palace, el aficionado tiene una presencia muy importante. Es la esencia del club. El fútbol sigue siendo el mejor deporte del mundo por las emociones y el sentimiento de pertenencia. Esto último lo tienes que fomentar poco a poco.

Es verdad que muchos clubs ingleses, como el Manchester United, tienen una visión global y explotan el mercado, pero igualmente cuidan muchísimo al de casa. Hay pequeños detalles que pueden parecer triviales, pero son la forma en la que un club, aunque sea propiedad de un dueño, hace que el aficionado se sienta importante. Los estadios están pensados para ellos, no para hacer palcos VIP. Además, la competición fija los horarios de los partidos con el objetivo de que puedan asistir con su bufanda a animar a su equipo todos los fines de semana.

Otra de las diferencias de la Premier con la liga española es que la distribución de ingresos televisivos es menos desigual.

Son conscientes de que es la mejor liga del mundo, la de mayor competitividad. Por ejemplo, en Inglaterra un club como el Aston Villa puede mantener a un jugador como Jack Grealish. Eso es gracias al dinero y la Premier lo sabe y no lo quiere perder. Quiere seguir manteniendo esa igualdad. Luego es verdad que eso se rompe un poco por otros factores, como los contratos publicitarios. No cuesta lo mismo un sponsor en la camiseta del Manchester City que en la del Watford. Aun así, en lo que se refiere a la organización de la liga, sí que es verdad que se hace todo lo posible por mantener unos estándares de igualdad. Para que pasen cosas tan divertidas como que el Chelsea le gane al City y en la siguiente jornada pierda contra el West Ham, que está cerca del descenso.

Antes estabas en Mediapro y narrabas competiciones como Champions, Europa League o segunda división española. Ahora con la Premier, aunque en DAZN también tenéis la Copa del Rey, ¿no sientes menos presión porque, al ser una liga extranjera, el espectador tiende a ser más imparcial?

Yo hacía dos partidos de segunda división todos los fines de semana. Es verdad que la gente en España es muy pasional. Si durante la narración decías que tal equipo había hecho un mal partido o había una decisión discutible, a veces te daban por todos los lados. En Premier hay un puntito con el que creo que se fue injusto con nosotros al principio. Cuando cogimos la Premier recogimos una herencia en la que gente como Maldini, Sixto Miguel Serrano o Guille Uzquiano fueron referentes de toda una generación. Al principio se consideró que, por el simple hecho de llevar la Premier a DAZN, ya estaba todo mal hecho. Y no es verdad. Eso al principio sí que suponía una presión, pero no una presión en el sentido malo, sino una presión estimulante. Nos estimulaba para demostrar que no es verdad.

En Premier hay dos clases de aficionados: el que se acerca a nosotros porque es un buen partido y al que le gusta la Premier de verdad. Al que le gusta la Premier de verdad igual se molesta porque, por ejemplo, al Sheffield United lo llamas ‘Sheffield’ en vez de ‘United’. Y tú no lo puedes llamar ‘Sheffield’ porque puedes estar refiriéndote al Sheffield Wednesday. Tiene que ser el ‘United’. Y Pulisic es ‘Pulisic’ y no ‘Piulisic’. El tema de narración: al final, si has narrado 50 partidos, todo es lo mismo. Yo nunca sé la audiencia de los partidos, a no ser que me entere de casualidad. Entonces cuando te dicen que has estado hablando para unas 350.ooo personas, por decir algo, entonces sí que te da un poco de vértigo. Pero si no, nada, la presión te la pones tú mismo.

A veces incluso en directo bromeáis con la dificultad fonética de algunos nombres. Este tipo de chanzas es algo que ya forma parte de vuestras narraciones.

Nosotros apostamos por una forma de narrar emocionante, dinámica, con ritmo… Hacemos un híbrido entre radio y tele porque creemos que es como la gente consume el fútbol ahora y es la manera que tenemos de conectar con los aficionados. Somos conscientes de que somos una plataforma nueva, una nueva manera de consumir deporte. Este aspecto tiene que ir implícito en la forma en la que hacemos las retransmisiones. Por eso nos permitimos chanzas y juegos. 

La Premier es un producto muy atractivo y somos un grupo de gente más o menos joven con muy buen rollo entre nosotros. Aquí hay que apuntar una cosa: tú puedes hacer cachondeo y pasártelo bien, pero tienes que entender que solo estás acompañando el partido. No puedes ser uno de los atractivos, para eso solo hay ciertos privilegiados como José Sanchis o Miguel Ángel Román. A nosotros aún nos queda un largo camino por recorrer y tenemos que tenerlo en cuenta.

¿Tener un trabajo en el que cada día dedicas tanto tiempo al fútbol no hace que cuando llegues a casa quieras evadirte y desconectar? 

[Ríe] No. Yo sigo siendo un enamorado del fútbol. Es verdad que desde que me dedico a esto y trabajo 24 horas constantemente en el fútbol de primer nivel, aprecio más el de categorías inferiores. Yo vivo en Alcalá de Henares, que es donde nací, y aquí el equipo es la Real Sociedad Deportiva Alcalá. Me encanta bajar a verles. Ahora están en Tercera y puede que asciendan a Segunda B. Me encanta ir a ver esos partidos porque te permiten reconectar con el fútbol de verdad, el fútbol en el que la gente juega porque le apetece. Por desgracia, en el máximo nivel se ha llegado a un punto en el que muchos partidos se parecen entre sí. Los equipos están muy influenciados entre ellos tácticamente y hay menos sorpresas para el talento individual. Me lo paso bien igual, pero lo vivo de una manera distinta. 

Ahora que se acerca el final de temporada, está en juego el título de FA Cup. Puede estar bastante reñido. 

Creo que el City va a ser finalista. El Arsenal, por muy bien que esté, tiene una profundidad de banquillo inferior y muchos problemas defensivos. Durante los partidos suelen pasar por momentos de desatención que te los hace pagar cualquier equipo. Y el City todavía más. Tenga el día o no, va a empezar a mover la pelota y va a conseguir crear espacios. Por el otro lado están el United y el Chelsea. Va a estar muy divertido. Y, honestamente, creo que el ganador de esa eliminatoria va a ser el campeón. Es una apuesta loca sin mucho fundamento, es más una corazonada. Realmente el objetivo del City es la Champions y creo que, en Europa, no hay ahora mismo un equipo con mejor plantilla, mejor capacidad para utilizar los cinco cambios y un entrenador que influya más en el juego que Guardiola.

Y en la Europa League el United se postula como favorito.

Al ser un pequeño mundialito, igual que la Champions, cambia mucho, pero va a ser realmente interesante. El United con Bruno Fernandes ha mejorado mucho. Ahora se me ocurren pocos equipos que tengan tantos argumentos como el United. 

¿Puede el Brexit trastocar el éxito de la liga inglesa?

Sí, es una posibilidad. Pero la Premier es suficientemente inteligente como para gestionarlo. Creo que van a encontrar un mecanismo para proteger la competición. Al final, esto es muy feo decirlo pero es la realidad, el fútbol es un negocio que mueve un montón de dinero y que genera mucho turismo en Inglaterra. No creo que por el tema Brexit vayan a cortarse ellos mismos una vía de entrada tan importante. ¿Tendrán problemas? Sin duda. ¿Tendrán que darle mil millones de vueltas y encontrar trampas en la legislación para mantener la Premier League como está? Seguro, pero encontrarán la solución. Porque, si no, la Premier va a sufrir. El fútbol inglés entero va a sufrir porque habrá unas limitaciones de trabajo, de dinero y de absolutamente todo.

¿Y a DAZN  le preocupa que el Brexit conlleve un descenso del nivel de la liga? 

En principio no porque es algo que sería a largo plazo y todavía no se sabe qué va a pasar. Si esto ocurre no será de un día para otro. Además, el éxito de DAZN no está ligado solo a la Premier. También tenemos la Copa del Rey, la MLS, la Coppa Italia, el motociclismo o la Euroliga de baloncesto, que es una fuente de ingresos muy grande para nosotros. Entonces no nos preocupa porque DAZN es más que la Premier. Está claro que como mejor vaya la liga inglesa, mejor también para nosotros. Y, obviamente, estamos pendientes, pero no estamos preocupados.

¿Desde un principio tenías la intención de ser narrador o surge con el tiempo?

Surge. Siempre me había llamado la atención porque es lo más cerca que estás de jugar. De pequeño quieres jugar, pero con el tiempo te das cuenta de que no tienes las cualidades y tienes que buscar otra vía. Las más cercanas a jugar son ser entrenador y ser árbitro. Creo que la siguiente es narrar porque participas en el ritmo del juego, tienes que estar igual de concentrado y también conlleva una preparación y un calentamiento. La primera vez que narré, cuando estaba en El Desmarque Radio, fue horrible, nefasto, pero mi jefe creía que tenía potencial y me empezó a dar partidos. Entonces el hecho de no querer hacer el ridículo te obliga a practicar en casa y mejorar. 

También es importante tener un buen comentarista al lado.

Totalmente. Pero creo que es más importante para un comentarista tener un narrador bueno, porque al final es el que lleva el peso del partido. Con un comentarista malo al lado puedes defenderte, pero si un comentarista bueno tiene a un narrador malo al lado… La gente va a saber que es un buen comentarista, pero no va a poder hacer nada porque el ritmo del partido es malo. De todos modos, cuando estás con un buen comentarista vas al partido de otra manera. Es como cuando en la selección se la pasaban a Xavi o a Iniesta. Tú puedes lanzarle una pregunta complicada, que requiera una reflexión más allá de las obviedades, y sabes que va a responder y lo va a hacer bien. Eso da mucha seguridad. Hay una clave muy importante en todo esto, que se la comenté a Nacho González, cuando empezó en DAZN e hizo de comentarista por primera vez, y la asimiló perfectamente: el narrador cuenta qué pasa y el comentarista explica por qué pasa.

La compañía vive del deporte y durante estos meses de interrupción habéis tenido que cesar la actividad. Aun así habéis publicado diferentes contenidos, como reportajes y entrevistas.

Sí, nosotros durante el parón hemos ido sacando contenidos. Un gran acierto, que creo que es algo muy chulo, ha sido Premier League Gourmet, donde revivimos algunos de los mejores partidos, momentos y figuras de la historia de la liga. También se hicieron reportajes y entrevistas, sobre motos, baloncesto o fútbol. Fuimos sacando contenidos, pero, como todo el mundo, tuvimos que adaptarnos a una situación que nos pilló desprevenidos. No desprevenidos porque no tuviéramos la capacidad de prever la situación, sino porque venía el final de temporada y habíamos tenido que empezar a coordinar un montón de viajes. Llega la pandemia y te lo cambia todo, pero se ha trabajado muy bien y se ha generado contenido para la plataforma. Es para estar orgullosos de cómo se ha gestionado.

 


SUSCRÍBETE A LA REVISTA PANENKA


Puedes conseguir nuestro nuevo número en la tienda online.