El fútbol es ese deporte que une a todas las personas. Un juego que se practica en todo el mundo y que transmite valores y principios de igualdad y respeto al contrincante. Conocemos diferentes tipos de fútbol: el fútbol tradicional, practicado por dos equipos de 11 jugadores cada uno; el fútbol sala, el fútbol playa e incluso el fútbol paralímpico, en el que personas ciegas o con severos problemas de visión juegan con diferentes ayudas, ya sea con una pelota que suene o con colores contrastados. La inclusión es una parte fundamental del juego, no solo para las personas más desfavorecidas sino también para aquellas que, en condiciones normales, no podrían practicarlo.

Nos trasladamos a Madrid, concretamente a los colegios de la zona sur de la localidad. Una nueva modalidad de fútbol acaba de llegar con la intención de quedarse. Es el Foothand, un tipo de fútbol que se practica en silla de ruedas y que cuenta con un accesorio nunca visto: un pie de madera. Los deportistas van en silla de ruedas y ‘chutan’ con este pie, anteriormente de madera pero ahora de polipropileno, ya que no pueden usar o no tienen sus extremidades inferiores. Este deporte ha sido idea de Raúl San Miguel, presidente de la Fundación Accesibilidad Universal. Sus orígenes se remontan a Cantabria, donde Raúl y su hermano diseñaron el pie comentado. Y tras la alianza con la Federación Madrileña de Fútbol, el Foothand tiene un futuro esperanzador.

Las sillas de ruedas tienen una media luna para conducir y regatear, haciendo este deporte más dinámico

 

El proyecto Foothand comienza en Cantabria, donde Raúl entrena a gente en silla de ruedas para jugar al baloncesto. Muchas de las personas con las que trabaja no pueden usar sus extremidades inferiores pero que en el pasado jugaron al fútbol. Le pide a su hermano que diseñe un prototipo de pie con el que podrían volver a hacerlo. “Este es el resultado de seis o siete tipos de pie diferentes. Le dije a mi hermano, que es carpintero, que me hiciera algo que se pudiera coger con la mano y pudiera chutar un balón. Tras un año de investigación, este es nuestro prototipo”, como explica Raúl. Un prototipo con forma de pie convencional y con el que se pueden realizar todos los gestos técnicos del fútbol tradicional: golpear tanto con el interior, el exterior o la puntera. Además, las sillas de ruedas tienen una media luna con la que los jugadores pueden conducir y regatear para hacer este deporte más dinámico. Es más, una de las nuevas incorporaciones que tendrá este nuevo pie, que se seguirá innovando, es la incorporación de unas botas de fútbol adaptadas al prototipo. Raúl, además, precisa de un patrocinador deportivo que pueda suministrarle equipamiento deportivo como balones o espinilleras, ya que los brazos se utilizan como piernas y necesitan protecciones.

 

“La segunda fase es la creación de una liga nacional y también a nivel mundial”

 

Normativamente, cada equipo de Foothand tiene un portero y cuatros jugadores de campo. El reglamento ya está en manos del Consejo Superior de Deporte, ya que “lo consideran un futuro deporte paralímpico”, nos aclara Raúl. De todas formas, de momento, en las exhibiciones que se están llevando a cabo juegan partidos de seis contra seis o siete contra siete.

La primera fase del proyecto consiste en crear escuelas deportivas: “Vamos a dar cursos de formación certificados por la federación de cada comunidad autónoma para formar a monitores con o sin discapacidad y los contrataremos en la fundación”, según comentaba su presidente. En los colegios de la zona sur de Madrid se implantará como actividad extraescolar. “Al principio del año 2020 habremos creado una liga intercentros”. Estas escuelas contarán con dos categorías: una para niños y otra para adultos. En estos momentos, la fundación está empezando a fabricar en Portugal una silla de ruedas específica para practicar el Foothand. “La segunda fase es la creación de una liga nacional y también a nivel mundial”, como explica su creador. Una ambición honorable pero realista teniendo en cuenta que a Raúl le están llamando de diferentes países de América Latina como Argentina o incluso de Australia. “He contactado con la Universidad Europea del Atlántico, con sedes en diferentes países, y me ha pedido que introduzca este deporte en 39 países para dar un módulo de fútbol en silla de ruedas a sus alumnos”.

Además, la Fundación Accesibilidad  ha unido esfuerzos y compromisos,  a través de un convenio de colaboración con la Fundación Juanito Maravilla, incorporada al proyecto para dar visibilidad y promocionar el Foothand a través de de su experiencia y nombre dentro del mundo del deporte en general y el fútbol en especial.

Es bonito y gratificante que se siga innovando e intentando integrar a más personas a practicar este deporte que produce tantas emociones. Y mientras haya personas como Raúl que luchen para hacerlo realidad, espero que pueda, un servidor, seguir disfrutando del fútbol. Sea como sea.