El 2 de julio de 1997, Luciano Moggi, el director deportivo de la Juventus de Turín, confirmó oficialmente el traspaso de Christian Vieri al Atlético de Madrid a cambio de 3.000 millones de pesetas (18 millones de euros). El delantero italiano, uno de los futbolistas más carismáticos y letales de la década de los 90, se convirtió en el fichaje más caro del fútbol español, superando los 2.500 millones que pagó el FC Barcelona por Ronaldo Nazario. En su única temporada en el conjunto rojiblanco anotó 29 goles en 32 partidos entre todas las competiciones, dejando goles tan espectaculares como el que marcó al PAOK de Salónica en la Copa de la UEFA. El atacante boloñés terminó como pichichi de la Liga con 24 goles en 24 partidos, siendo el único pichichi italiano de la historia de la máxima categoría del fútbol español.

Christian Vieri dejó una huella imborrable en su única temporada en España. El delantero italiano infundió el terror durante sus dieciocho años de carrera. El boloñés colgó las botas en el año 2009 con 36 años y 259 goles en sus espaldas, a pesar de terminar su carrera en un estado de forma precario. De hecho, su estado físico y estilo de vida fue cuestionado en varias ocasiones a lo largo de su trayectoria deportiva. Aficionado a los juegos de azar y al póker, Vieri siempre ha sido un habitual de los casinos italianos.  En 2015, el delantero italiano causó un sonoro escándalo en el majestuoso palacio renacentista Ca’ Vendramin Calergi, sede del histórico Casino de Venecia, ya que fue expulsado de la sala de juegos por no ir vestido de manera adecuada según exige el reglamento del casino.

El delantero italiano no es el único exfutbolista o futbolista que ha mostrado su pasión por el mundo de los casinos. Wayne Rooney, una de las leyendas del fútbol británico, siempre ha mantenido una estrecha relación con los juegos de azar. El actual delantero del Derby County aprovechaba el tiempo libre que le permitían las concentraciones con el Manchester United para disfrutar de sus modalidades de juego favoritas, tanto en los establecimientos de juego como a través de las aplicaciones de los teléfonos móviles. Sin embargo, el futbolista nacido en Croxteth no ha tenido demasiada suerte con el juego.

En el año 2017, Wayne Rooney tuvo una de esas noches para olvidar en el Casino de Manchester. La leyenda y máximo goleador histórico del Manchester United llegó al establecimiento de juego a medianoche y estuvo durante dos horas jugando a la ruleta y al blackjack. En ese tiempo, el delantero inglés perdió 500.000 libras (unos 600.000 euros) tras realizar apuestas imprudentes mientras perseguía desesperadamente sus pérdidas. Una cantidad irrisoria para un futbolista que cobraba semanalmente casi 300.000 libras (unos 350.000 euros) en su etapa en los Red Devils. En cualquier caso, no le vendría mal a Rooney aprender algunos trucos para saber cómo ganar en la ruleta y el blackjack en sus próximas experiencias en los casinos ingleses.

El curioso caso de Papiss Cissé

Papiss Cissé está siendo uno de los futbolistas más destacados de la Superliga de Turquía en esta temporada 2019/2020. A sus 34 años, el delantero senegalés suma 16 goles en 20 partidos con la camiseta del Alanyaspor. Más allá de su capacidad goleadora, el futbolista nacido en la ciudad de Dakar ha mostrado su pasión por los juegos de azar fuera de los terrenos de juego, especialmente durante su etapa en el Newcastle United Football Club. En 2013, un portavoz del Aspers Casino de Londres describió a Cissé como “un visitante ocasional” cuando se publicaron fotografías del jugador en el establecimiento de juego.

Las fotografías de Papiss Cissé en el casino londinense fueron el catalizador que terminó con el conflicto entre el delantero senegalés y el club inglés, debido al logotipo de Wonga en la camiseta de las ‘urracas’ en la temporada 2013/2014. El senegalés, que es musulmán devoto, aseguró que el nuevo patrocinio del Newcastle por cuatro años y 24 millones de libras con la compañía de préstamos de día de pago había ofendido su fe musulmana y sus creencias personales, por lo que se ofreció a usar una camiseta sin marca o una con el nombre de una organización benéfica. Después de largas y complejas negociaciones que involucraron a especialistas en leyes islámicas, imanes y la propia Asociación Profesional de Futbolistas (PFA), la disputa se resolvió tras la publicación de las fotografías del delantero en el casino londinense.

La afición de Mario Balotelli por la ruleta

Mario Balotelli es uno de los futbolistas más polémicos y singulares de la historia del fútbol. No pasa una temporada sin que el delantero italiano nos sorprenda con alguna nueva locura. Hace apenas unos meses, el futbolista del Brescia Calcio se convirtió en uno de los protagonistas de la Serie A por una nueva incidencia polémica. Durante un partido entre el Genoa y el Brescia, Balotelli fue sustituido y le pegó una patada a una cámara que un fotógrafo había colocado en un trípode. La cámara terminó rota contra los carteles de publicidad del Estadio Luigi Ferraris de la ciudad de Génova. Más allá de sus locuras, el futbolista nacido en Palermo también ha dejado algunas acciones humanitarias, solidarias y caritativas en los últimos años.

El delantero italiano vistió la camiseta del Manchester City entre 2010 y 2013. En esos años, Balotelli se convirtió en un jugador habitual de los casinos británicos. Una noche acudió a un establecimiento de juego de la ciudad de Manchester para jugar a la ruleta, su modalidad favorita, y ganó 25.000 libras. Al salir del casino, se acercó a un mendigo que estaba durmiendo en la calle y le dio 1.000 libras del dinero que había ganado.  El vagabundo no podía creer su suerte, ya que ese dinero era suficiente para mantenerse durante algunos meses. A pesar de su personaje de chico malo, este tipo de comportamientos es típico del italiano, aunque también es uno de los futbolistas más impredecibles del planeta.