PUBLICIDAD

El discurso de todo un país

Como patrocinador de la selección, Cervezas Victoria pone a jugar a Fernando Torres en el terreno de la inteligencia artificial

Publicidad

Cuánto habíamos anhelado ese sorbo de felicidad. Cuánto necesitábamos regar de esperanza a un país azotado por la peor crisis del siglo XXI. Aquella calurosa tarde en el Estadio Prater de Viena nos refrescamos a base de abrazos y lágrimas. El gol de Fernando Torres significaba el primer título de la selección española en prácticamente medio siglo. No sería el último. Celebrando desde la urgencia estábamos construyendo un legado imborrable. No lo sabíamos. Pero la primera victoria siempre sabe mejor.

Desde junio de 2021 Cervezas Victoria es patrocinador de la selección española de fútbol, masculina y femenina. El timing del acuerdo, como la sincronía de ‘El Niño’ a la hora de picar el balón por encima de Lehmann, ha sido inmejorable. Dos Eurocopas en un año natural y el Mundial de Catar a la vuelta de la esquina. La cervecera malagueña afronta su ‘primera’ Copa del Mundo con el aval de su exquisito sabor, que data de 1928, fecha de la inauguración de su primera fábrica , en el barrio del Perchel.

Nadie intuía que tras aquella victoria por la mínima ante Alemania, tras aquella exhibición de gestión grupal del añorado Luis Aragonés, la ‘Roja’ encadenaría otros dos triunfos, el Mundial de Sudáfrica y la Eurocopa de Polonia y Ucrania, en un cuatrienio memorable, de 2008 a 2012, jamás visto en la historia de este deporte. Pero como el fútbol es un bumerán y nos apasiona su imprevisibilidad, la selección española afronta la primera Copa del Mundo celebrada en noviembre con la ilusión de abrir un nuevo ciclo triunfal.

LA VOZ DEL PUEBLO

Y qué mejor que el futbolista que nos mostró el camino del éxito, que nos socorrió ante el ‘malditismo’ de cuartos, que sacudió nuestros complejos y nos agigantó ante los que siempre ganaban, para intentarlo. Torres es el protagonis- ta de la nueva campaña de Victoria, cuya cerveza se elabora a través de un proceso de maduración lenta, como el equipo al que perteneció ‘El Niño’ y que heredó Vicente del Bosque, los amos de la posesión, dominadores del tiempo y el balón, un sello y una identidad únicas. El qué, pero también el cómo. El ‘tiki-taka’. Una revolución que nos pertenece.

El espíritu de esa inteligencia futbolística, de aquella ingeniería deportiva que todavía nos conmueve, es el que Cervezas Victoria ha querido plasmar en su tercera campaña , ‘El discurso de todo un país’, dirigida por el Premio Goya 2009 Santiago Zannou y con Jon Lavin en la dirección creativa. En una original puesta en escena, es otra inteligencia, la artificial, la que logra sintetizar lo que sienten los 47 millones de españoles acerca del combinado que dirige Luis Enrique. ¿Cómo? Con más de 840.000 opiniones reales de aficionados -positivas, críticas, inciertas- que la IA ha centrifugado y convertido en un puñado de palabras cargadas de emociones y deseos de éxito, y que Fernando Torres, con su potente y respetada voz, verbaliza a través de un relato sincero, un discurso ganador que nace del algoritmo pero viaja a través de las entrañas de todo un país. Una arenga que vibra y late como lo harán los aficionados de la ‘Roja’ en Catar, sedientos, así lo confiesan y así lo valida la inteligencia artificial, de otra Victoria.