90 minutos y una vida. Si en algo estamos de acuerdo todos es que el fútbol va mucho más allá del tiempo que dura un partido. Una obviedad cargada de significado cuando esos 90 minutos adquieren la trascendencia de un Mundial y la emoción se cuenta por banderas. Detrás de los focos se encuentra toda una industria deportiva que se va profesionalizando día a día. En la actualidad existen titulaciones específicas centradas en cada una de las patas que vertebran el deporte. Un ejemplo de este amplio mercado es la Escuela Universitaria Real Madrid – Universidad Europea que cuenta con 15 titulaciones de postgrado relacionadas con el mundo del deporte, desde la gestión deportiva, hasta la fisioterapia, pasando por el derecho o el marketing.


Se está disputando una cita deportiva global y única que ha puesto todas las cámaras apuntando a Rusia durante un mes y que también ha puesto en movimiento toda la maquinaria precisa para que la industria del fútbol se luzca y acapare la atención del mundo.

Es tentador preparar el Mundial acudiendo a la hemeroteca para repasar lo que supone para jugadores, equipos, seleccionadores, periodistas y aficionados vivir esta experiencia única. Pero en la ecuación hay muchos más implicados. El fútbol en particular y el deporte en general se han convertido en una poderosa industria que trasciende los valores de sus orígenes. Hoy en día hablamos de clubes, patrocinadores, derechos deportivos, big data, nutrición, retransmisiones, marketing, moda…. Hablamos de beneficio económico y de profesionales especializados, de expertos en distintas áreas con capacidad para lograr rentabilidad de un sector en constante auge. 

Rusia es el terreno de juego de un fútbol de cifras y estadísticas. Es una evidencia que la industria del deporte ha experimentado un gran crecimiento en los últimos años, y hoy en día genera 630.000 millones de dólares, lo que supone el 1% del PIB mundial. Un contexto que, entre otras cosas, ha provocado la aparición de nuevas profesiones en un sector con gran impacto en la economía y el empleo y que genera más de 300 tipos de puestos de trabajo que abarcan moda, ingeniería, derecho, marketing, arquitectura, finanzas, salud, etc. 

En un mundo como el futbolístico, plagado de lugares comunes que no pasan del ‘fútbol es así’ o ‘vamos a salir a ganar’, lo obligado, dadas las circunstancias, es ir más allá, porque la profesionalización del deporte así lo exige y el mercado demanda que esos 300 puestos de trabajo estén cubiertos por profesionales cualificados.

El Mundial de Rusia es una cita deportiva en la que confluyen muchos de estos nuevos perfiles profesionales que demanda esta industria. Esta realidad se constata a diario en las aulas de la Escuela Universitaria Real Madrid – Universidad Europea. La primera escuela de estudios de postgrado especializada en deporte y su relación con la gestión, la salud, la comunicación y el ocio. Sus aulas acogen cada año estudiantes procedentes de disciplinas muy diversas que aspiran a convertirse en profesionales capaces de desenvolverse en esta industria. Con una perspectiva internacional, hoy en día la Escuela está ya presente en 12 países de cuatro continentes distintos, forma en sus aulas a más de 1.500 estudiantes cada año y cuenta ya con más de 9.000 alumni a nivel internacional. 

Se trata de un proyecto fruto de la alianza de dos prestigiosas instituciones como el Real Madrid C. F. y la Universidad Europea, que comparten una visión común y suman sinergias en un proyecto pionero. Es una apuesta en firme por la educación, la investigación y la profesionalización a nivel nacional e internacional, de cada aspecto relacionado con el deporte, en todas sus áreas.

Porque sin duda en este contexto, la tendencia mundial es el reflejo de lo que sucede a menor escala. Si acudimos a España, las cifras son contundentes: 203.000 empleos vinculados al deporte: empresas dedicadas a la gestión de instalaciones, actividades de clubes deportivos, gimnasios, fabricación de artículos. Como se desprende del Anuario de Estadísticas Deportivas de 2018, que ha publicado recientemente la Subdirección General de Estadísticas y Estudios del MECD, se realiza un amplio estudio del sector del deporte en España, teniendo en cuenta cifras referidas principalmente al año 2017. 

Asimismo, el informe refleja además que en la actualidad en España hay 34.203 empresas vinculadas al deporte y de ellas, el 80,9% (27.676) se dedica a actividades deportivas. Un 0,6% a la fabricación de artículos de deporte y un 18,4% al comercio al por menor de artículos deportivos. ¿Qué significa esto? Que la industria deportiva se especializa, genera empleo y exige que desde las instituciones educativas sigamos ofertando una formación de calidad que responda a la demanda actual.

Rusia nos habla de fútbol y todo lo que rodea a este deporte de masas, pero el foco también está en los profesionales dedicados a que todo funcione, aquellos que no copan las portadas, pero cuya actividad es necesaria para que, en directo, esos 90 minutos en el césped, hablen por sí mismos. Expertos en nutrición, en equipamiento deportivo, en fisioterapia, en medicina deportiva, en patrocinio, en derecho, en publicidad…  disciplinas que requieren una formación de alto nivel.

Por ello, los estudiantes que busquen formarse en el ámbito deportivo, a través de la Escuela pueden orientar sus estudios en gestión, marketing, comunicación, derecho, actividad o salud. Desterremos esa idea caduca de que la gestión deportiva y la profesionalización son cosa de deportistas de élite, porque el deporte es una vía profesional abierta a innumerables perfiles.  

El carácter multidisciplinar e internacional de la Escuela Universitaria Real Madrid – Universidad Europea la sitúan a la vanguardia de esta formación destinada a profesionales con nuevas habilidades y con capacidad de innovar. Una formación de vanguardia que impulsa ese nuevo perfil profesional y que trae la excelencia a un mundo que hoy pone su mirada en Rusia.