A veces resulta difícil concentrarse en un objetivo si tu cabeza está pensando en otras cosas con más importancia. La plantilla del Bolonia tiene este difícil reto ante ellos. Su técnico Mihajlovic se encuentra en el hospital tras padecer leucemia. Él mismo lo comunicó a los medios de comunicación a principios de julio. “Ha sido un golpe muy duro, pero voy a luchar y a ganar”, afirmó el entrenador serbio. La enfermedad le impidió hacer la pretemporada con el equipo, pero sus ayudantes se encargaron de inculcar a sus futbolistas todo aquello que Sinisa veía necesario. Los jugadores, conscientes de la situación, sacan fuerzas de flaqueza partido tras partido para dedicarle cada una de sus victorias.

El inicio fue idílico para la afición ‘felsinei’. Nadie podía superar al Bolonia en el terreno de juego, tan solo la Roma fue capaz de batirlo y fue con una diana en el tiempo añadido. La pequeña revolución que ha habido en este verano ha funcionado en los esquemas de la entidad italiana. Los refuerzos que vinieron para ayudar al equipo comandado por Mihajlovic han funcionado bien. El veterano y experimentado Danilo, los Sansone y Roberto Soriano, la escoba Gary Medel o la joven promesa Riccardo Orsolini.

 

“Ha sido un golpe muy duro, pero voy a luchar y a ganar”

 

El Hellas Verona fue el primer rival de los ‘petroniani’. El encuentro ya comenzó horas antes en el hotel de concentración, donde apareció inesperadamente Sinisa. Dio la charla a los suyos y les acompañó al estadio Marcantonio Bentegodi para sentarse en el banquillo con su particular gorro corporativo. El Bolonia se llevó un punto del encuentro, pero la sensación fue de victoria con la sorprendente presencia de su entrenador chillándoles como uno más.

Luego llegó el SPAL en el primer duelo en casa. Un gol a la heroica de Roberto Soriano en el minuto 93 propició que los tres puntos se quedaran en el Renato Dall’Ara. Mihajlovic acudió a los dos primeros encuentros del campeonato como si no pasara absolutamente nada y en pleno proceso de quimioterapia. La profesionalidad y el gen competitivo del serbio siempre van por delante.

En el tercer encuentro contra el Brescia hizo falta una remontada épica en la segunda parte para no dejarse sorprender por el recién ascendido. Levantaron un resultado adverso de 3-1 con tres goles de los ‘felsinei’ en el segundo acto. Al borde del abismo solo queda sacar un espíritu ganador y recordar a todos aquellos que pugnan con todas sus fuerzas por salir de una situación complicada. Sin embargo, la Roma le pagó con la misma moneda al club de la región Emilia-Romaña con un gol de Dzeko en el minuto 94. 1-2 fue el resultado final que acabó con la imbatibilidad de los ‘rossoblù’. Solo les valía levantarse y un resultado positivo contribuía a ello. El resultado ‘gafas’ en Génova fue bueno desde este punto de vista anímico.

 

Al borde del abismo solo queda sacar un espíritu ganador y recordar a todos aquellos que pugnan con todas sus fuerzas por salir de una situación complicada

 

No obstante, si en algo ha destacado el Bolonia en este inicio de temporada ha sido con la remontada en Brescia, que fue todavía más sentida cuando los futbolistas decidieron hacer un alto en el camino con el autobús que les trasladaba a casa. Pararon en el hospital Sant’Orsola y corearon un “Dai Sinisa Alè Alè”. Su entrenador salió a la ventana de la habitación y saludó a sus adoctrinados. “El miércoles hablamos, porque no hemos hecho un gran partido”. Quiere mejorar día tras día a su equipo sin importarle los resultados. Espíritu de superación.

La romántica historia entre Mihajlovic y el Bolonia tiene color de gran novela literaria. Sus pupilos están a muerte con él y se dejarán la vida en el terreno de juego, mientras que el exjugador serbio intenta quitarse de su cuerpo la maldita enfermedad que le lleva persiguiendo durante un tiempo. Va por ti, Sinisa.