El martes fue un héroe en París. Otra vez. Igual que en los octavos de la Champions en 2019, marcando el gol decisivo y descargando un grito de furia mientras Mánchester celebraba la brillantez de su ídolo. Con todavía 22 años no solo es adorado por la afición de los ‘Red Devils’, sino por toda Gran Bretaña. Todos le quieren excepto la mayoría de políticos del Parlamento, los mismos que el miércoles por la noche rechazaron la ampliación de las comidas escolares gratuitas, un subsidio económico que ayuda a nutrir a 1,4 millones de niños desfavorecidos. Pero Marcus Rashford, como dijo el periodista político Jack Blanchard en su cuenta de Twitter, “parece haber establecido un gobierno alternativo”.

Rashford, que sufrió pobreza infantil cuando era pequeño, ha vuelto a subsanar los errores del Parlamento. La crisis del coronavirus ha acentuado la vulnerabilidad de muchos menores, pero el futbolista no descansa y, a través de Twitter, ha iniciado una campaña para que los más necesitados puedan alimentarse durante estos tiempos tan complicados. Wigan, Lincoln, Oldham, Liverpool, Hull, Northampton, Sheffield… Cientos de empresas, bares, cafeterías y restaurantes de múltiples urbes de Gran Bretaña se han unido a la causa ofreciendo servicio gratuito para todos aquellos que lo requieran. Mientras tanto, Marcus está compartiendo en las redes sociales los gestos solidarios de todos estos magníficos lugares. Como él mismo dijo, “las verdaderas superestrellas de este país se encuentran en el corazón de las ciudades y los pueblos”.

A principios de verano, la presión que ejerció Rashford forzó a los líderes políticos a aprobar la extensión de vales de comida para los niños durante el verano, pero esta vez no ha habido suerte. Su activismo le valió hace unas semanas para hacerse con la distinción de Miembro de la Orden del Imperio Británico por la reina Isabel II. Porque desde que su sueldo se lo permite no ha dejado de ofrecer ayuda económica y colaborar con el banco de alimentos FareShare, una ONG que combate el hambre en el Reino Unido. Dicha organización ha llamado ‘Melanie Meynard Warehouse’ a un nuevo almacén de alimentos en honor a su madre, quien, junto a su hijo, ayuda con el objetivo de poner fin a la pobreza infantil. 

El jugador del Manchester United pide ampliar las comidas gratuitas en las escuelas, un incremento de los vales de frutas y verduras para mujeres embarazadas con bajos ingresos y una expansión de las campañas caritativas durante las vacaciones. Millones de británicos ya se han unido a la causa, incluidas personalidades como Gary Lineker o el alcalde de Londres, Sadiq Khan, quien esta mañana ha tuiteado: “Si necesitas recordar que nuestro país es mucho mejor y más generoso que este gobierno, echa un vistazo al Twitter de Marcus Rashford esta mañana. #ENDCHILDFOODPOVERTY”. El gesto de Marcus ha tenido un eco de proporciones desmesuradas. Ha aliado a la comunidad y ha dado pie a una cadena de actos por toda Inglaterra.

“Es importante que dé mi apoyo donde se necesite”, explicaba el joven atacante. Aprovechando su situación económica actual, Rashford lucha por convertir el mundo en un lugar mejor, sin desigualdades, donde cualquier persona goce de oportunidades. Sobre el césped sortea rivales y marca goles, y fuera de él se ha convertido en un referente social. Si volviera a la niñez y me preguntaran qué quiero ser por fin lo tendría claro: “Mamá, yo quiero ser como Marcus Rashford”.

 


SUSCRÍBETE A LA REVISTA PANENKA


Fotografía de Getty Images.