El fútbol, inagotable fuente de pasiones, alumbra simpatías que trascienden los márgenes de la razón, bellamente incapaz de explicar por qué nos cae tan bien el West Ham o tantos otros equipos lejanos: quizás por su martilleado escudo, o por su nombre compuesto, o por I’m Forever Blowing Bubbles, o por Green Street Hooligans y Elijah Wood, o por Carlos Tévez y Bobby Zamora rematando centros de Yosef Benayoun en el FIFA 2007. De niños todos nos rendimos a la victoria, pero el fútbol es tan potente que alumbra simpatías que trascienden incluso la dictadura de la victoria. Porque los ‘Hammers‘ no poseen unas vitrinas rebosantes: a nivel inglés destacan tres títulos de la FA Cup (64, 75 y 80) y dos segundas plazas en dicho torneo (1923 y 2006, contra el Liverpool en la tanda de penaltis), además de la tercera posición liguera del curso 85-86, mientras que a nivel continental, a la espera de conquistar el gran triunfo de su centenaria historia en la presente Europa League, el equipo londinense presume de una Recopa.

La ganó en la campaña 64-65, ante el TSV 1860 Munich y en Wembley. Antes, había eliminado al Gent belga, al Sparta de Praga checo, al Lausana-Sport suizo y al Real Zaragoza en semifinales. En la ida, en Boleyn Ground, Brian Dear y Johnny Byrne adelantaron al cuadro londinense y el brasileño Canario acortó distancias en la segunda mitad. En la vuelta Carlos Lapetra hizo soñar al Zaragoza, vencedor de la Copa de Ferias y la Copa del Generalísimo del año anterior, pero John Sissons evitó el duelo de desempate en el 54′, con el 1-1. “A pesar de ser un día laborable, Zaragoza traslucía un ambiente festivo, aumentado por la presencia de un numeroso grupo de seguidores ingleses, que con sus indumentarias y sus atributos de hinchas del West Ham se extendieron por la ciudad, a la que dieron un auténtico color festivo. Posteriormente pudieron exteriorizar más aún su alegría tras haber salvado la eliminatoria”, dijo la crónica de Mundo Deportivo, cantada por teléfono desde La Romareda por Miguel Gay. Y añadió: “El holandés Leo Horn permitió las brusquedades con que se emplearon los ingleses, con lo que facilitaron todavía más la labor defensiva y destructiva de este equipo. No influyó, creemos nosotros, en el resultado del encuentro, pero tenemos que señalar, también, que no solo no descontó en varias ocasiones el tiempo y enaguas lesiones que simularon los ingleses, sino que pitó el final del partido un minuto antes, según la mayoría de los cronómetros que teníamos a nuestro alrededor”.

 

En su novena aventura por Europa, en semifinales de la Europa League tras vencer al Sevilla en octavos y al Olympique de Lyon en cuartos, el West Ham sueña con volver a reinar

 

En la final, jugada el 19 de mayo, el TSV 1860 Munich, que había eliminado al Union Luxemburgo, al Porto luso, al Legia de Varsovia polaco y al Torino italiano, perdió ante el West Ham por 2-0, obra de Alan Sealey en los minutos 70 y 72. Tan solo un año después, Inglaterra ganaría la final del Mundial contra Alemania Federal, también en Wembley y con indiscutible protagonismo ‘hammer‘ (4-2): Geoff Hurst firmó un hat-trick, Martin Peters marcó el otro gol inglés de la tarde y Bobby Moore alzó el torneo al cielo de Londres. Aquella campaña 65-66, el West Ham, vigente campeón de la Recopa, batió al Olympiacos griego y al Magdeburgo, representante de la Alemania Democrática, pero cayó ante un equipo de la Alemania Federal, el Borussia Dortmund, a la postre campeón tras derrotar al Liverpool en la final. En la 75-76, volvió a llegar a la final de la Recopa tras deshacerse del Ararat Yerevan soviético, el ADO Den Haag neerlandés y el Eintracht de Frankfurt alemán, rival este jueves. Con Frank Lampard padre en el eje de la defensa, el West Ham disputó la final contra el Anderlecht en Bruselas y se avanzó con un tanto de Pat Holland antes de la media hora, pero los locales remontaron con sendos dobletes de Rob Rensenbrink y François van der Elst. El título acabó en el museo del Anderlecht, que también contaba con el talento de Arie Haan.

Los ‘Hammers‘ jugaron por cuarta y última vez la Recopa en la temporada 80-81, tras ganar la final de la FA Cup de 1980 ante el Arsenal con solitario gol de Trevor Brooking: perdieron en cuartos de final contra el Dinamo de Tbilisi, a la postre campeón tras imponerse al Carl Zeiss Jena alemán. El club regresó a Europa dos décadas más tarde; en 1999 ganó la Intertoto junto al Montpellier y la Juventus, pero el equipo de Harry Redknapp, con Paolo Di Canio y Paulo Wanchope como goleadores y con jóvenes promesas como Marc-Vivien Foé, Frederic Kanouté, Rio Ferdinand, Frank Lampard hijo, Joe Cole o Michael Carrick, hincó la rodilla en treintaidosavos de final de la Copa de la UEFA ante el Steaua de Bucarest. En los cursos 06-07, 15-16 y 16-17 ni siquiera llegó a la fase de grupos. Ahora, en su novena aventura por Europa, en semifinales de la Europa League tras vencer al Sevilla en octavos y al Olympique de Lyon en cuartos, el West Ham sueña con volver a reinar. Y con que Mark Noble se vista de Bobby Moore.

 


SUSCRÍBETE A LA REVISTA PANENKA


Fotografía de Imago.