La precaria situación socioeconómica en Venezuela en los últimos años ha generado una de las mayores crisis humanitarias del planeta. Más de cinco millones de venezolanos han dejado su país. Por la proximidad geográfica, Colombia y Perú son los destinos principales, pero España y Estados Unidos también están entre las opciones más elegidas por los que se van de su tierra. En el gigante norteamericano muchos venezolanos han hecho historia gracias a una pasión que une a los dos pueblos: el béisbol. Miguel Cabrera, Luis Aparicio, Bobby Abreu, Omar Vizquel, José Altuve… No son pocos los venezolanos que se consagraron ante el público estadounidense. Pero en los últimos tiempos, otros atletas provenientes de Venezuela también han conquistado a los aficionados ‘yankees’ en un deporte que nunca ha sido el más popular en ninguno de los dos países, aunque no para de crecer en ambos.

En 2017, Josef Martínez aterrizó en Atlanta, donde en poco tiempo se convirtió en una leyenda del Atlanta United y en uno de los mejores jugadores de la MLS: 19 goles en 21 partidos en la primera temporada, 35 en 39 en la segunda y 28 en 32 en la tercera. En 2018, el mediocentro e internacional Júnior Moreno dejó el Zulia FC rumbo a la capital estadounidense, y desde entonces es inamovible en el once inicial del DC United. No son los únicos. El exmediapunta Alejandro Moreno, con 38 partidos con la ‘Vinotinto’, hizo toda su carrera en EE.UU. En 2018, Cristian Casseres Junior fue fichado por el New York Red Bulls y hoy es titular del equipo y de la selección. El mediocampista llegó desde las inferiores del Deportivo La Guaira, donde jugaba con Daniel Pereira, un chico que ya había emigrado tres años antes a Estados Unidos, pero no porque fuera fichado por un club del país norteamericano. Su familia decidió pedir asilo ahí. “Decidimos mudarnos a Estados Unidos por una vida mejor. No quería dejar Venezuela. Estaba con mi fútbol, tranquilo, con mis amigos. Tenía todo. Pero también sabía que la situación allí estaba muy seria y que iba a empeorar”, dijo Dani, que hoy tiene 20 años, a AP News. “Mis padres lo hicieron por mí y se lo agradezco todos los días”.

Los inicios, sin embargo, no fueron fáciles. El joven de 15 años se fue de El Paraíso, en la gigante Caracas, con más de dos millones de habitantes, y llegó a la fría Roanoke, una ciudad en el interior del estado de Virginia, con poco menos de 100.000 habitantes, habiendo dejado todo atrás: sus amigos, su familia y su club de fútbol. Sin ir más allá del how are you?”, empezó a jugar en su nueva casa, dejando que su fútbol hablara por él. Su madre empezó a trabajar en la cocina de un restaurante y su padre como jardinero. “Mi primer año en Estados Unidos fue bastante difícil por el tema del idioma”, afirmó en una entrevista a SOLOVENEX. “No conocía a nadie, no tenía amigos, en el fútbol estaba un poco triste, porque en Venezuela venía del La Guaira, un equipo bastante prestigioso”. Seis años después de haber llegado al país que más de 300.000 venezolanos han elegido para vivir, sin embargo, Dani Pereira hizo historia: se convirtió en el primer jugador latinoamericano en ser el first pick (el primer elegido) en el SuperDraft de la MLS

La cultura del Draft está muy extendida en los deportes estadounidenses y se basa en dos pilares: mantener cierta equidad en las ligas e incentivar el deporte universitario. Los mejores jóvenes atletas de las universidades son elegidos por los clubes que quedaron peores en la última temporada o que acaban de nacer. Los peores pueden elegir a los mejores. El Draft también impide que haya una subasta por los futbolistas, ya que quien paga su sueldo es la liga. Es verdad que el peso del Draft ha disminuido bastante en los últimos años pues los clubes invierten cada vez más en sus categorías inferiores y no necesitan recurrir a él para buscar los mejores jóvenes talentos del país. “Pero los clubes todavía pueden reforzarse a través del Draft, observa el periodista americano Marcus Krum, que sigue al Austin FC. “Creo que Pereira puede ser un muy buen jugador. Tienen un mediocampo con muchas opciones, por lo que quizá no juegue un papel tan importante de inicio, pero parece que podrá adaptarse muy rápido”. Su historial realmente justifica la afirmación de Marcus. Llegó en 2015 a EE.UU. y a partir de entonces no ha parado de progresar. Jugó durante cuatro años en el Northside High Soccer team, el equipo de su high school, y luego se fue al Virginia Tech para disputar la liga universitaria, donde compitió dos temporadas. Sus actuaciones impresionaron hasta el punto que el Austin lo eligió como primera opción en el Draft, pese a que todos esperaban que el first pick fuese el keniano Philip Mayaka, que terminó en el Colorado Rapids. Pero el Austin apostó por Daniel Pereira, un bajito mediocampista, muy técnico y físico, que se inspira en nadie menos que Andrés Iniesta.

El Austin FC ha llegado con todo a la MLS. Con uno de los mejores centros de entrenamientos y uno de los estadios más modernos del mundo, el Q2 Stadium, apostaron por el talento sudamericano para triunfar ya en su primera temporada en la cada vez más rica liga estadounidense. Claudio Reyna, uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol ‘yankee’, y padre de Giovanni Reyna del Borussia Dortmund, es el director deportivo del club. Además de fichar a Dani Pereira, Reyna apostó por otros jugadores que destacaron en Sudamérica. El gran fichaje ha sido Tomás Pochettino, fino mediapunta de 25 años proveniente del Talleres, disputado por grandes clubes brasileños y argentinos. Además del argentino, ficharon al uruguayo Diego Fagúndez del New England Revolution y a tres jugadores del Guaraní paraguayo: el colombiano Jhonan Romana, y los paraguayos Rodney Redes y Cecílio Domínguez, este segundo internacional con su país. Junto a ellos estará ese pequeño venezolano que al que todos los espectadores observarán con especial atención.

El first pick no siempre es el mejor jugador del Draft, pero provoca que las expectativas se disparen. Y los futbolistas no siempre responden. El caso más sintomático es el de Freddy Adu, first pick en 2004 y considerado por muchos en su momento como un nuevo fenómeno, pero que finalmente no pudo triunfar. Es mejor que Dani se inspire en jugadores como Jack Harrison, el inglés que fue el primer elegido por Chicago Fire en 2016 y que ahora es titular en el Leeds de Marcelo Bielsa; o en el canadiense Cyle Larin, que empezó en el Orlando City en 2015 y ahora lleva 33 partidos con su selección y es titular en el líder de la liga turca, el Beşiktaş.

El proyecto del Austin es prometedor. “La ciudad está muy animada con el equipo. El fútbol está creciendo en Estados Unidos como un todo y creo que el Austin FC debería hacer mucho por el deporte en Texas”, explica Marcus. El número de estrellas en la liga no para de crecer: esta temporada figuran nombres conocidos en Europa como Gonzalo Higuaín, Blaise Matuidi, Carlos Vela y Alexandre Pato. Pero no solo eso. En los últimos años los clubes de la MLS han invertido cada vez más en jóvenes latinoamericanos, que antes tenían a Europa como destino natural: Diego Rossi en el Los Angeles FC, Ezequiel Barco en el Atlanta, Rodolfo Pizarro en el Inter Miami, Lucas Zelarayán en el Columbus Crew, Emanuel Reynoso en el Minnesota United o Brenner en el FC Cincinnati son algunos ejemplos. Los clubes de la MLS han estado muy cerca de ganar por primera vez la Concachampions en los últimos años: Toronto FC fue subcampeón en 2018 y Los Angeles FC el año pasado. Parece ser una cuestión de tiempo hasta que un equipo ‘yankee’ pueda hacerse con el principal título continental.

En este escenario prometedor ha aparecido Dani Pereira, que ya ha hecho historia al ser el primer latinoamericano en ser el first pick en el Draft. El joven que, como tantos venezolanos, dejó su país no porque quiso, sino porque no tuvo alternativa. Y que ahora, como tantas estrellas del béisbol, pone a su pueblo orgulloso por sus logros en Estados Unidos. Desde que llegó a Norteamérica, empezó a seguir la MLS y se enamoró cada vez más de un mexicano que hace lo que quiere con su zurda: Carlos Vela. En una entrevista tras el anuncio de su fichaje por el Austin FC, dijo que era el jugador al que tenía más ganas de enfrentarse. “Es demasiado bueno”, reconocía con el aire de los pipiolos que admiran a sus ídolos.

El 18 de abril debutó el Austin en la MLS, contra el Los Angeles FC. Si había alguna duda respecto a la participación de Dani Pereira en el inicio de la temporada, el entrenador Josh Wolff trató de disiparlas. El joven venezolano fue titular. Carlos Vela contra Dani Pereira. Vela, que hace cuatro meses jugaba la final de la competición más importante del continente, y Pereira, que hace poco lo miraba por la televisión mientras jugaba sus torneos de la escuela o de la universidad, soñando en un día jugar con él. El partido terminó 2-0 para Los Angeles. Vela se lesionó en el minuto 22, Dani lo jugó hasta el final. Y en la segunda jornada fue titular otra vez, ahora contra el Colorado Rapids. 3-1 para el Austin, su primera victoria en la historia en la MLS.

 


SUSCRÍBETE A LA REVISTA PANENKA


Puedes conseguir el último número en nuestra tienda online.