Advertisement
CÓMPRALO EN LA TIENDA PANENKA SUSCRÍBETE NÚMEROS ANTERIORES

 

Ya está a la venta la Panenka correspondiente al mes de mayo, un número especial sobre la derrota que dividimos en cuatro grandes bloques: Perder, Caer, Levantarse y Permanecer. Multitud de historias, recuerdos y protagonistas desfilan por sus páginas con tal de contarnos un poco mejor la cara B del fútbol, ese resultado adverso que nadie quiere cosechar pero que sin embargo acerca mucho más el juego a la vida que la propia victoria. Rescatamos del pasado al Celta del 94 o al Valencia que perdió dos finales de Champions, charlamos con Willy Caballero sobre la caída de aquel ilusionaste Málaga en Dortmund o con Pepe Mejías, el legendario jugador del Cádiz que sufrió cinco descensos en su carrera. Nos acordamos de la maldición de Guttman o del resbalón de Gerrard. Y mucho más. En definitiva: 116 páginas para aprender sobre los grandes tropiezos de la historia del fútbol.

 

Nunca se vieron en otra igual. Y parece complicado que vuelvan a hacerlo. El fútbol no es mucho mejor que la vida: no siempre te da revancha. Estos diez equipos lo demuestran. 

Rebobinamos hasta algunas de las penas máximas más recordadas de siempre y paramos la imagen en un instante trascendental, ese en el que éxito y fracaso son una misma cosa: un balón que vuela despedido hacia las redes… o hacia el poste, las manos del portero o las gradas. 

El Benfica ha perdido las ocho finales continentales que ha disputado después de la marcha de Béla Guttmann. Viajamos al origen de la maldición más célebre de la historia del fútbol.

Pese a sufrir cinco descensos, el recuerdo que dejó Pepe Mejías en sus clubes fue el de un fútbol atrevido y espectacular.

Hace seis años, el Liverpool cayó cuando acariciaba la Premier. Hoy es virtual campeón. Usamos su ejemplo para explicar, paso a paso, cómo se levanta un gigante noqueado. 

Junto a Santi Cañizares, recordamos cómo el Valencia evitó hundirse en el recuerdo melancólico de París y Milán. 

Perder no siempre deja derrotados. En la historia de los Mundiales hay casos de selecciones que nunca han levantado el título y en cambio son recordadas como si lo hubieran hecho. 

La Quinta del Buitre puso la directa en España y conquistó la Liga cinco años seguidos. Sin embargo, en su vuelta a la Copa de Europa, el equipo fue incapaz de llegar a ninguna final.