Jesús Rincón no es ningún futbolista ‘top’. Por su nombre de pila no se viene nada a la cabeza. Por Delantero09, su ‘nickname’ en Youtube, tampoco (si a uno las nuevas tecnologías le pillaron ya mayor). Pero es probable que su sobrino haya aprendido a hacer la vuelta al mundo o a chutar tipo ‘knuckleball’ con él, con uno de sus tutoriales. Delantero09 es uno de los creadores de contenido futbolístico para redes en boga. Más de dos millones de seguidores en la plataforma de Google y otros tantos en Twitter e Instagram.

Un par de veces por semana, cuando no a diario con sus ‘stories’, se mete en los dispositivos de miles de chavales que quieren ver cuál es la pirueta de moda, a qué futbolista de primer nivel reta o cuál es el último modelo de bambas recién salido de fábrica. Comunicadores como Rincón acceden a los cracks en su entorno, el terreno de juego, y sin cortapisas. Y les sacan declaraciones más allá del clásico partido-a-partido. Las marcas no son tontas y ya le han echado el ojo a estos jóvenes creadores; les proporcionan a los cracks, todo el material deportivo y, en el caso de los más seguidos, también patrocinios.

Youtubers como Delantero09 le están comiendo el terreno a los medios a la hora de acercarse a la órbita fútbol. Rincón se presta a despachar sin tapujos sobre su experiencia con la prensa, las marcas, los futbolistas, la responsabilidad con los más jóvenes o el fútbol ‘freestyle’ y su futuro. Aunque a prisa: no juega en ningún equipo de primer nivel, cualidades de golpeo tampoco le faltan, pero tiene la agenda apretada como un jugador de élite. Tiene hora con el tinte. Rojo púrpura. Todo cuenta para desmarcarse (en las redes).

 

Cuesta hablar con youtubers.

Si has estado con otros compañeros te habrán comentado que los medios de comunicación en nuestro ámbito siguen en contra de nosotros.

¿No les comprenden?

Creo que están muy atrasados en todo el tema Youtube. No entienden cómo llegamos a tanta gente, cómo funciona la monetización de los vídeos, etc. Eso igual les genera conflicto, porque necesitan llegar a esa gente y no pueden y nosotros sí lo hacemos, haciendo algo que quizá es un poco menos complicado que lo suyo, pero llegamos. Eso genera que los medios nos tengan en el punto de mira. Seguimos siendo un enemigo, pero poco a poco van a entender que su generación ha pasado y que nosotros somos Internet.

¿Tienen el síndrome del futbolista? ¿Recelan de los periodistas?

Sí, depende de quién. Pero sí. Los futbolistas también saben que van a ir a pillarlos y no quieren eso. Sabemos qué nos vamos a encontrar, qué preguntas, y huimos un poco de ello. A nosotros nos dirán que cuánto cobramos, que qué se siente al no trabajar… Cosas que no son así. Pocos medios nos tratan como creadores de contenido, lo que somos. Lo nuestro no es nada fácil tampoco. Entretener a miles de personas día tras día.

Esteban Granero, jugador del RCD Espanyol, me comentaba que cualquier declaración en zona mixta que no fuera sobre un partido le salía muy cara. En cambio, con ustedes sí acceden pruebas y a mostrarse como son.

Les sacamos su lado más natural. No les vamos a meter en nada raro ni fuera de contexto. Sabemos qué es lo que quieren y qué les gusta. Yo intento que sean ellos mismos, sin sobreactuar. Les proponemos retos, sí, pero para que estén a gusto y se diviertan. Que no hagan los videos por compromiso, las marcas les paguen y fuera. Queremos ser atractivos para ellos y quieran seguir trabajando con nosotros.

 

“Pocos medios nos tratan como creadores de contenido, lo que somos. Lo nuestro no es nada fácil tampoco. Entretener a miles de personas día tras día”

 

¿Por qué les dicen que no trabajan?

No lo sé. Cuando te dedicas a Internet no descansas, estás pendiente de las notificaciones 24 horas al día. Soy mi propio jefe porque decido mis horarios, pero bajo al campo tres o cuatro veces por semana, grabo, y después edito. Son muchas horas, muchas más que en una oficina convencional. Todo el proceso son más de nueve o diez horas, solo para un vídeo que muchos creen que se sube solo. Los hay que nos quitan mérito, pero la creatividad es básica para un youtuber. Entretener y hacer algo divertido no es fácil, si lo fuese todo el mundo podría tener millones de seguidores. Y no todo el mundo los tiene. De hecho las marcas confían en nosotros por algo.

Los medios tal vez no estén al quite pero las marcas parece que sí.

Desde hace un par de años. Antes era impensable que las marcas patrocinasen canales, vídeos, que se publicitasen y pagasen.

Su audiencia es una golosina para ellas, ¿no?

Youtube llega a un target concreto, un público más acotado que el que encuentran en las televisiones. Si Nike quiere a jóvenes de entre 15 y 24 años, Nike vendrá a mi canal; todo es gente de esa edad a la que le gusta el deporte, el fútbol. Tendrán más impactos que en un anuncio en televisión. Cada vez hay más marcas que trabajan con youtubers y también en otras redes sociales.

Dicen los grandes youtubers que la monetización en la plataforma no es justa. ¿Las marcas sí pagan de forma más justa?

Ni mal ni bien, depende de tu caché. Cuantos más seguidores, más engagement, más o menos caché. Yo tengo un caché y si no quieren pagarlo, pues les decimos que busquen a otro. Es difícil conseguir contratos, pero cada vez las marcas valoran más publicitarse en Youtube: llegan a mucha más gente, consiguen mejor resultado y pagando menos. Quién sabe si habrá contratos en el futuro. Yo tengo cosas que igual podrían cerrarse en los próximos meses. Eso hubiese sido impensable hace un tiempo.

¿No peligra la libertad de su contenido con esa dependencia de las marcas?

Nosotros tenemos que decidir qué marcas sí y qué marcas no. Y cómo meter la marca de forma natural en el contenido, que la gente lo entienda. Sino el público se aburre con el contenido. Yo trabajo con una agencia que me lleva toda la parte de publicidad y me resulta más sencillo a la hora de ver qué me conviene y qué no. Ahí está la elección de cada uno.

Son la nueva ventana a los cracks. ¿Tienen responsabilidad como fiscalizador de esos futbolistas, como están llamados a hacer los medios convencionales?

No, pero sí está claro que me siento responsable de lo que hago. Sé que tengo un público muy joven y no quiero decir tacos ni nada por el estilo. No quiero ser un mal ejemplo.

COMPRAR EN NUESTRA TIENDA

Su canal es de challenges y también de tutoriales y freestyle. La calle les copia. ¿Los chavales en el futuro pueden apostar por un fútbol más joga bonito, más vistoso?

Es algo que cada vez gusta más a la gente. El fútbol calle, bajar con tus amigos a un campo y olvidar las normas, a todos nos gusta. A mi, a ti y a los futbolistas profesionales. Lo que hacemos genera ilusión y ganas de jugar. Incluso a los pros, que lo ven un juego relacionado con el fútbol pero más libre. Gracias a ellos se puede promover mucho el fútbol calle. ¿Ellos lo promueven porque nosotros empezamos? Tal vez sí, pero da igual. Lo importante es que se difunda.

¿El freestyle puede ser una rama más del hip hop, parte de la cultura urbana? Usted ya ha mezclado baile y freestyle en sus vídeos. Y otros compañeros suyos como JaviFreestyle defienden esa idea sin reparo.

No creo. Porque todo sigue relacionado con el balón, por mucho que hagas piruetas y cosas en el aire. El freestyle no formará parte del baile tan claramente porque sigue siendo fútbol, un balón en los pies. Pero es un deporte con mucha dificultad, hay que tener un don para hacerlo. Te bajas con un balón y haces una vuelta al mundo y estás practicando el fútbol calle. Cada vez a más gente le gusta.

Ya hay academias de freestyle. Hay quien dice que el freestyle beneficia a los jugadores por el toque que se adquiere. ¿Escalará éste al fútbol profesional?

Es cierto. Si practicas freestyle, luego se nota en el campo: coges velocidad en las piernas, estás más rápido y te mueves mejor. Como más lo practiques, mejor te saldrá. Yo lo dejé un poco de lado por las posibilidades de lesión, no me la puedo jugar, pero es un deporte espectacular.