Los aficionados al fútbol saben que hay cientos de alternativas para apostar en línea, pero la mayoría los considera como un entretenimiento pasajero. Sin embargo hay otras personas que estudian resultados, siguen las plantillas y generan ganancias en base a una estrategia de juego. ¿Y a quién no le gustaría mirar un partido de la liga, revisar lo que puso en la porra y darse cuenta de que ha ganado más euros de los que creía?

Si bien hablamos de dos disciplinas diferentes, apostar al fútbol no es diferente a hacerlo una carrera de caballos. Existen datos como estadísticas de desempeño, resultados de la temporada y resultados en años anteriores que pueden dar una idea sobre como apostar. Sin embargo, a diferencia del Turf, en un partido de fútbol se puede apostar por ganador, empate y resultado final, lo cual permite que las variables de resultados sean mucho más amplias y mucho más complicadas de prever.

Cuando se estipula cuánto paga cada equipo en una apuesta se utiliza cierto sentido común. El Clásico suele igualar las probabilidades para el Barcelona y el Real Madrid, pero en un partido entre el Atlético Madrid y el Espanyol es probable que los de Cornellá de Llobregat paguen más que el colchonero. Aun así, el fútbol es tan impredecible que la lógica desaparece por completo. La Copa Mundial de Fútbol de 2018 tuvo resultados impredecibles. Algunas casas de apuestas pagaban 20 a 1 una victoria de Irán sobre España y todos sabemos cómo salió eso. Alemania y Brasil eran los países con más posibilidades de llevarse nuevamente a casa el máximo trofeo del fútbol mundial, y eso tampoco ocurrió. Aun así, un obrero alemán fue noticia por haber adivinado el resultado de 12 de los 64 partidos y haber ganado 259.532,09.

Una realidad que no siempre se menciona es cuánto dinero hay que poner para que una ganancia sea rentable. Mientras más grande sea el dinero invertido en la apuesta, mejor va a ser la paga. Usemos como ejemplo los pronósticos de la final de la Liga de Campeones de la UEFA 2018/2019. El partido será disputado entre el Tottenham Hotspurs y el Liverpool y las probabilidades dan como ganador al equipo entrenado por Jürgen Klopp. Apostando 1 por la victoria roja se puede ganar € 1.95, eligiendo a los “Spurs” paga € 4 y un empate con definición por penales puede pagar € 3.50. Pero como en todo, existen algunas excepciones a la regla. En 2001, un techador inglés apostó 30p (0,34) en una seguidilla de 15 partidos europeos. ¿Su ganancia final? £500.000 (566.347,37).

En definitiva: ¿Se pueden hacer grandes ganancias apostando al fútbol? Sí, es posible, pero no existe una receta ni un truco que pueda ayudarte. Haciendo pequeñas apuestas de manera responsable existe la posibilidad de obtener un poco de dinero, pero pretender ganar miles o millones con una pequeña apuesta es sumamente imposible. Pero bueno, siempre vale la pena intentarlo.