Este fin de semana arranca el play-off de ascenso a la Liga Smartbank con cinco filiales entre los 16 aspirantes a las cuatro plazas de ascenso: Real Sociedad B, Bilbao Athletic, Barça B, Real Madrid Castilla y Celta B. El filial celeste es el único de los cinco que nunca ha militado en la categoría de plata, que a lo largo de la historia ha visto pasar a 169 equipos distintos, 13 de ellos filiales de entidades de Primera División. 

El Castilla, con 22 temporadas en Segunda desde que Santiago Bernabéu lo fundara tras la disolución del Plus Ultra, es el único filial que se ha proclamado campeón de esta categoría. Fue en la temporada 1983-84, con la ‘Quinta Del Buitre’ empezando a hacer estragos, aunque no pudo ascender. Su última campaña en Segunda fue la 2013-14. Pacheco, Diego Llorente, Lucas Vázquez, Raúl De Tomás o Willian José formaban parte de aquel último filial blanco en la categoría de plata. 

El Barça B ha disputado 23 temporadas en el segundo escalón del fútbol español, la última en 2017-18. Nunca ha sido campeón pero acabó 3º en 2010-11 con Luis Enrique como técnico y también en 2013-14, con Eusebio Sacristán. Con el filial del Barça hay que introducir un matiz porque el España Industrial, club que se convirtió en la semilla del Barça B en 1945, sí ascendió dos veces a Primera. En 1952-53 renunció por su condición de filial, pero en 1956-57 decidió seguir adelante desvinculándose del club para poder jugar en la máxima categoría cambiando su nombre a CD Condal. Sólo aguantó un año en la élite, y en 1968 volvió a unirse al Barça tras fusionarse con otro filial azulgrana, el Atlètic Catalunya. De aquella unión surgió el Barça Atlètic, cuyo nombre se mantuvo hasta 1991, cuando se adoptó el de Barça B, vigente hasta la actualidad a pesar de que entre 2008 y 2010 volviera a utilizarse temporalmente la antigua denominación.  

El tercer puesto en el ranking de filiales con más trayectoria en Segunda División es para el Valencia Mestalla, con 21 temporadas, la última en 1972-73. En 1951-52 el filial ‘che’ fue 2º en el Grupo Sur, disputó la promoción y consiguió el ascenso, pero el presidente del club, Luis Casanova, renunció porque el Valencia CF ya estaba en Primera. Sin embargo, quedó para la historia que el Mestalla fue el primer filial en ascender a la máxima categoría del fútbol español, aunque nunca jugara en ella. 

 

A lo largo de la historia, Segunda ha visto pasar a 169 equipos distintos, 13 de ellos filiales de entidades de Primera División

 

Amplio es también el bagaje del Bilbao Athletic, que ha militado 14 temporadas en Segunda. Fue subcampeón en 1983-84 con Julio Salinas como pichichi con 23 goles, la misma temporada en la que el Castilla levantó el título. Dos filiales al frente de la tabla, aunque ninguno pudo ascender. La  última aparición de los cachorros por la categoría fue fugaz. En 2015-16, y tras 19 años de ausencia, ‘Cuco’ Ziganza dirigió a un equipo que bajó pese a contar con futbolistas ahora asentados en la élite como Álex Remiro, Yeray Álvarez, Mikel Vesga, Unai López o Asier Villalibre. 

Once son las temporadas que ha disputado en Segunda el filial del Atlético de Madrid, la última en 1999-00 con Javi Casquero o el uruguayo Pablo García defendiendo la camiseta rojiblanca. Un año antes había sido subcampeón por detrás del Málaga. Entonces ascendían los dos primeros clasificados, mientras que el 3º y 4º jugaban una promoción contra el 17º y 18º de Primera División. El filial, al no poder subir, le cedió su ascenso directo al Numancia, tercero en la tabla. 

El Sevilla Atlético ha jugado cinco campañas en Segunda, la última en 2017-18. Había ascendido un año antes con Diego Martínez, actual técnico del Granada, en el banquillo. Su mejor campaña fue la 2007-08, con un 9º puesto y una plantilla que contaba con Javi Varas, Gallardo, Armenteros, Perotti, Salva Sevilla o Alejandro Alfaro.

Tres fueron las campañas en las que el Villarreal B militó en Segunda, las tres consecutivas entre 2009 y 2012. Su descenso a Segunda B no se produjo por sus malos resultados, sino por los del primer equipo, que bajó en 2012 llevándose por delante al filial, 12º en Segunda División con el despegue de futbolistas como Manu Trigueros o unos imberbes Moi Gómez y Gerard Moreno. Desde entonces, el ‘Minisubmarino’ no ha logrado sacar de nuevo el periscopio por la categoría. 

 

El Mestalla fue el primer filial ‘en ascender’ a la máxima categoría del fútbol español, aunque nunca jugara en ella

 

También estuvo tres años en Segunda el Málaga B (ahora Atlético Malagueño), entre 2003 y 2006. Por aquel filial pasaron jugadores como Koke Contreras, César Navas, Alexis Ruano, Diego Castro o Álex Geijo. El Elche, cuyo primer equipo ha estado 39 años en Segunda, vio como su filial, el Ilicitano, jugaba en plata dos temporadas, de 1968 a 1970. Unos años antes, de 1960 a 1962, también estuvo dos campañas seguidas en la categoría el Sanse, filial de la Real Sociedad, que ahora tiene la oportunidad de regresar tras 59 años de ausencia. 

Más reciente es el paso del Mallorca B, que en 1998-99 y gracias a los goles de Diego Tristán y Albert Luque, estuvo cerca de evitar que su experiencia en Segunda durara tan solo un año. También un curso duró la aventura del Deportivo Aragón, filial del Real Zaragoza que militó en Segunda  en 1985-86. O del Imperial, segundo equipo del Real Murcia que lo hizo en la 1939-40. Sin embargo, en esa época el Imperial todavía no estaba vinculado al club grana, y es que de hecho ambos coincidieron aquel año en Segunda, con el Murcia coronándose campeón. 

Nada raro teniendo en cuenta que los murcianos tienen más campeonatos que nadie en Segunda División (8) y son la entidad con más temporadas (53) en la categoría más dura, emocionante y competida del fútbol español. Después de tres años sin filiales en la Liga Smartbank, veremos si alguno de los cinco que a partir de este fin de semana pelean por el ascenso es capaz de volver a poner la B en la clasificación de Segunda. 

 


SUSCRÍBETE A LA REVISTA PANENKA


Fotografía de Imago.