Advertisement

La pasión turca de Brendan Rodgers se llama Çağlar Söyüncü. Qué difícil es escribir el nombre completo del defensa otomano, aunque no tanto como intentar superarle con el balón en los pies. El central del Leicester se ha convertido esta temporada en una de las mayores bazas del conjunto británico, unos ‘foxes’ que han enamorado a los aficionados del fútbol con su buen juego y se han revelado como una alternativa para romper el ‘Big Six’ de la Premier. La calidad de Maddison o la pegada de Vardy nos encandilan rápidamente, pero gran parte de los éxitos de este equipo se deben a la solvencia defensiva, una faceta en la que Söyüncü se erige como protagonista.

Las diéresis en su apellido no es lo único de lo que va sobrado Çağlar, tan solo hay que fijarse de la gran técnica que posee con el cuero. El sistema que ha implantado Rodgers le ha ido como anillo al dedo para destaparse como uno de los mejores defensores de la temporada. No solo es rápido al corte y bueno en el juego aéreo, sino que también ofrece una buena salida del esférico desde atrás y un posicionamiento impoluto, factores esenciales para el técnico norirlandés. La compenetración del turco con Evans y la veteranía de Schmeichel bajo palos han hecho del Leicester uno de los combinados menos goleados del campeonato; mientras que, a nivel ofensivo, Rodgers apuesta por posesiones largas que desgastan al rival hasta que la verticalidad da el golpe definitivo.

 

No solo es rápido al corte y bueno en el juego aéreo, sino que también ofrece una buena salida del esférico desde atrás y un posicionamiento impoluto

 

Tras una campaña 2018-19 en la que tan solo sumó seis participaciones en la liga inglesa, Söyüncü ha conseguido asentarse en la zaga en su segundo año en el club, jugando todos y cada uno de los minutos de la presente Premier. La salida de Maguire dejó huérfana de líder a la defensa de los ‘foxes’ y nadie esperaba que fuera el exjugador del Friburgo quien cogiera su relevo. Sin embargo, así ha acabado sucediendo. El Leicester ganó 80 millones de libras con la venta de su central franquicia al Manchester United y, ‘gracias’ a ello, ha descubierto un futbolista con un enorme potencial que ya figura en las agendas de las grandes entidades de Europa.

El joven de 23 años ha cotizado al alza y se ha convertido en el jugador más valioso de Turquía, según el portal web Transfermarkt. Junto a Merih Demiral, el país otomano tiene defensa para largo, y es que Söyüncü cumple con todos los requisitos para ser considerado uno de los mejores zagueros del continente, entre ellos la concentración y la seguridad que muestra jornada tras jornada. Sin hacer mucho ruido pese a sus 1,87 metros de estatura, Çağlar ha ganado la madurez que le ha permitido instalarse en la élite. Las capacidades -y el pelazo- ya estaban ahí, y ahora por fin han conseguido salir a la luz para ilusionar al King Power Stadium con volver a la Champions.

Aterrizó en Gran Bretaña siendo más famoso por su parecido con un villano de Shrek, Lord Farquaad, que por sus minutos sobre el verde, pero un año después ya ha conseguido uno de los papeles principales de la obra dirigida por Brendan Rodgers. No muy lejos quedan sus inicios en la segunda división turca con el Altinordu de su Esmirna natal… Un lustro después, Çağlar Söyüncü no solo presume de ser el habitante de todo el Reino Unido con más diéresis en su apellido. También es uno de los mejores defensas de la Premier League

Advertisement
.