Acabó el partido en el Estádio Da Tapadinha. SL Benfica y Pego se marcharon a los vestuarios con sentimientos dispares. El rudimentario marcador que hay en el recinto deportivo de Lisboa no dejaba a nadie indiferente. Las águilas lo habían vuelto a hacer. De sus garras salieron 32 tantos para batir el récord nacional de goles en un mismo encuentro. Pero esta no ha sido la única cacería de las rapaces portuguesas, a pesar de la notoriedad por lo abultado del marcador. El SL Benfica femenino está arrasando en su debut en la competición y prueba de ello son los 257 goles que llevan a favor en tan solo 15 jornadas. Por si fuera poco, no han concedido ni siquiera uno.

Así pues, jornada tras jornada, sobrevuelan los diferentes escenarios y durante los 90 minutos que dura el choque aplican un severo correctivo al conjunto contra el que se enfrentan. “Se nota mucho que el equipo fue creado para ascender ya y luchar por la Taça de Portugal, asegura ‘Pauleta’ Domínguez, futbolista del SL Benfica, a Panenka. “Han apostado muy fuerte por este proyecto. Es una entidad gigante con objetivos muy altos. Cuando estás dentro ves realmente la grandeza del SL Benfica”, añade la jugadora.

El 17 de diciembre de 2017, a través de un comunicado en su página web, el club lisboeta anunciaba la formación de un equipo femenino que comenzaría a rodar en segunda división a partir de la temporada 2018/2019. “Por respeto y preservación del esfuerzo y la inversión en la formación y el desarrollo que muchos clubes han realizado desde hace muchos años, el Benfica iniciará la participación en las pruebas nacionales en el Campeonato Nacional de Promoção, se anunciaba en el texto. Además, el club apostaba por un espacio reservado a la excelencia deportiva y aseguraba que se prepararía meticulosamente tanto el cuerpo técnico como la plantilla. A los tres meses, presentaban a João Marques como entrenador benfiquista tras su gran labor en el Braga…

Antes de recalar en el Benfica, Pauleta comenzó su andadura deportiva en Redondela gallego, donde compartió vestuario con otros chicos. Sin embargo, un año antes de alcanzar la edad límite en la que por norma debía disputar competiciones femeninas, se unió a las filas de El Olivo. “Yo llegué el año en el que ellas habían descendido de primera”, recuerda la futbolista gallega. “La primera temporada que disputé quedamos segundas por detrás del Oviedo. Pero al ser las mejores segundas de entre todos los grupos, jugamos la fase de ascenso ante el Girona. Lamentablemente, perdimos”, añade la actual centrocampista del SL Benfica.

Su paso por El Olivo se alargó durante otras tres temporadas más en las que logró tres títulos de liga, pero sin poder superar la promoción de ascenso. Fue entonces cuando el propio João Marques, en aquel tiempo técnico del Braga, la tanteó para unirse a la aventura portuguesa. “João era el elegido para iniciar el proyecto del Braga. Vino a verme cuando estaba en El Olivo y, tras el partido, hablamos sobre el tema. Después vendría a verme a mí y a otras compañeras a más partidos”, asegura Pauleta, que aceptó la oportunidad que le ofrecía Marques.

La futbolista gallega cuajó dos grandes temporadas en Braga, erigiéndose como una de las jugadoras más destacas de la liga portuguesa. Sin embargo, en sendas temporadas el equipo acabó en segunda posición. “Fueron dos años muy buenos. Jugaba en la posición que a mí me gustaba, que era de medio más defensivo y me sentía cómoda con el estilo de juego”, comienza Domínguez. “Quedar segundas durante los dos primeros años y perder la final de Copa te deja un mal sabor de boca. Pero eso no quita que eran las dos primeras temporadas del club y fueron increíbles”, añade la jugadora formada en Redondela que en sus dos cursos con el Braga anotó 24 goles en los 40 partidos que disputó. Unos números que permitieron a su equipo acabar sendas temporadas siendo el conjunto más goleador y, a la postre, el que menos encajaba.

 

“Muchas veces dicen que no respetamos a los rivales, pero creo que la mayor muestra de respeto a un rival es no dejar de tener ambición”

 

El 8 de marzo de 2018, el SL Benfica presentó a Marques para que hiciese realidad el proyecto de las águilas. Unos meses más tarde era Pauleta la que pasaba por las oficinas del club portugués y firmaba su nuevo contrato. “João les habló de mí y fue entonces cuando me llamaron desde el club para explicarme el proyecto. Podía parecer que jugar en segunda era dar un paso atrás en mi carrera, pero hay veces que hay que darlo para, después, dar dos hacia adelante”, rememora la futbolista, que también agradece la confianza que Marques tiene en ella. “El míster me da la confianza que necesito. La tranquilidad que te da saber que el entrenador confía en ti te hace trabajar todavía más para retribuir todo ese apoyo”, afirma Pauleta.

Y, por ahora, el SL Benfica está arrasando. Las constantes goleadas que infligen a sus rivales no están pasando desapercibidas en el país. No obstante, dichos resultados no han estado exentos de polémica. “Muchas veces dicen que no respetamos a los rivales, pero creo que la mayor muestra de respeto a un rival es no dejar de tener ambición”, reflexiona Domínguez, quién además añade que se necesita mucha concentración para alcanzar esas cifras. Pero lo cierto es que la categoría se le ha quedado pequeña al recién nacido club. A pesar de ser un equipo creado para luchar por los mayores galardones, Pauleta apuesta por ir paso a paso. “Primero hay que ascender y mirar por esta temporada, pero es verdad que a largo plazo queremos llegar a ser el mejor equipo de Portugal y estar entre los mejores de Europa”, asegura la centrocampista.

El dominio de las águilas también se ha trasladado a la Taça de Portugal. Tras superar las dos primeras fases disputaron la tercera ronda ante Marítimo, rival de la primera división que ocupa la séptima posición. El SL Benfica jugó de visitante en un feudo en el que ya habían hincado la rodilla equipos como el Sporting de Portugal. Aun así, lograron superar el trámite tras penetrar en cinco ocasiones la meta rival. “Todos los partidos de copa son a una mano, como dirían aquí. Así que es más arriesgado y más cuando juegas contra equipos de primera”, explica la jugadora mientras añade que “nosotras estamos con confianza y trabajamos para competir en estos partidos más difíciles”.

Y las grandes actuaciones que están llevando a cabo están teniendo recompensa. Cada vez son más los aficionados que se sientan en las gradas del estadio para ver los partidos del fútbol femenino. Su notoriedad ha ido en aumento desde su creación y la aparición del SL Benfica en el panorama femenino ha relanzado la popularidad de este deporte. “El fútbol femenino comenzó a crecer hará unos tres años. Lo que quieren todos los clubes es darle visibilidad y por ello suben mucho contenido a las redes sociales o aparecen artículos en los periódicos…”, explica Pauleta. Además, la centrocampista también asegura que ha habido un cambio en cuanto a la afluencia de público. “El 1 de septiembre, para el partido de presentación, vinieron 8.000 personas. ¡Para que veas el apoyo que tenemos!”, añade la futbolista.

Ha comenzado una bonita historia en el SL Benfica. Un equipo potente y feroz que cuenta sus partidos por victorias. Las águilas portuguesas no quieren dejar de volar y apuntan a lo más alto. En el horizonte les esperan retos y logros. Con el ascenso entre ceja y ceja y la copa en el punto de mira, quieren culminar un primer año histórico para la entidad. Garra, talento y grandes sueños. Y, por ahora, goleada tras goleada. Así es la vida en Lisboa.