El Mundial de fútbol femenino arranca este viernes en Francia con un buen puñado de selecciones que aspiran a levantar el tan ansiado título. Son días de nerviosismo para la mayor parte de las selecciones, pero en especial para Francia, que actuará como anfitriona y además abre el fuego el viernes contra Corea del Sur. Además, es una realidad que el auge del fútbol femenino está llegando a cotas elevadas, por lo que la repercusión mediática de la cita es enorme, lo que ‘obliga’ a las selecciones favoritas a lucirse y no defraudar.

Entre las candidatas a llevarse el galardón están selecciones como Estados Unidos, Japón, Alemania, Inglaterra, Brasil, España, Holanda y como no podía ser de otra manera, la anfitriona. EE.UU. defiende el título logrado en 2015 en Canadá, aunque un año más tarde, en los Juegos Olímpicos de Río, defraudaron al quedarse lejos en la pelea por las medallas.

Japón por su parte es la actual subcampeona, pero ya saben lo que es ganar un Mundial. Lo hicieron en 2011 y desde entonces, su crecimiento ha sido incesante. El país asiático ha apostado fuerte por el fútbol femenino y los resultados están ahí. Alemania, cuarta en el último Mundial, entra en las quinielas tras coronarse campeona olímpica en Río de Janeiro 2016, aunque en la última Euro no llegaron a semifinales. A pesar de ello, el nivel futbolístico de esta selección, acostumbrada a las grandes citas, le hace merecedora de al menos, tenerla e cuenta.

Pese a su reciente creación (2009), Inglaterra ha experimentado un rápido crecimiento, que no ha extrañado a nadie, puesto que fue en el país británico donde nació el fútbol. Inglaterra quiere dar un paso más en este Mundial, ya que en 2015 y en la Euro de 2019, las inglesas se quedaron con la miel en los labios cayendo en semifinales. Brasil siempre tiene que ser considerada como favorita, más aun si tiene en sus filas a una futbolista como Marta, designada hasta en siete ocasiones como la mejor jugadora del planeta. Brasil domina con solvencia en su continente (7 Copa de América), pero todavía le falta coronarse a nivel mundial, donde ha llegado a ser finalista (Mundial 2007).

En menor medida España y Holanda tiene opciones de levantar el tan ansiado trofeo. La Roja también vive un proceso de crecimiento lento pero constante, en gran medida gracias a la importancia que en el país se le está dando el fútbol femenino. Holanda por su parte es la vigente campeona de Europa. Cierto es que para llegar a esta cita ha tenido que superar la repesca, pero el carácter ‘orange’ fiel a este país puede decir mucho en Francia.

Por último, destacar a Francia. Es la selección anfitriona, busca emular a la selección masculina y además y un dato muy importante, es que su columna vertebral es la del laureado Olympique de Lyon, gran dominador del fútbol europeo y ganador de las últimas cuatro Champions.

Sin duda, este Mundial femenino es el colofón perfecto a una bonita temporada futbolística y para los amantes de las apuestas deportivas y en concreto de los pronósticos de fútbol resulta ser una oportunidad idónea para apostar y matar así ‘el gusanillo’ que se queda cuando las principales ligas europeas echan la persiana.