Alemania y su fútbol soplaron las velas en 2013 para festejar sus bodas de oro. En el álbum fotográfico de la Bundesliga, las figuras añejas, los looks esperpénticos y los escenarios de nostalgia conducen hasta un campeonato de ritmos trepidantes, aficiones auténticas y engranajes infalibles. Actualizamos este recopilatorio del #Panenka18 antes de que ahora, después del obligado parón por la pandemia del Covid-19, se reanude la presente temporada. 56 excusas para amar la liga alemana.


 

VIEJA NUEVA LIGA

63-64 • Prepuntualidad alemana

El 24 de agosto de 1963, Timo Konietzka logró el primer gol de la Bundesliga para el Borussia Dortmund ante el Werder Bremen. Fue en el primer minuto de la recién estrenada liga, pero el reloj marcaba las 16:59, ya que el choque había empezado con adelanto. En 1965, también protagonizó el estreno anotador del curso con el Munich 1860 y, lo más curioso de todo, es que de nuevo consiguió la diana en los 60 segundos iniciales. Konietzka es el único futbolista que ha anotado el gol inicial de una temporada en dos ocasiones.

64-65 • Brunnemeier y los pioneros bávaros 

Konietzka obtuvo plaza fija en la zona noble de las tablas de anotadores de aquellos primeros años, pero el máximo goleador de la segunda Bundesliga fue el icono del mejor Munich 1860 de la historia, Rudolf Brunnemeier. A la siguiente temporada, Konietzka desembarcaría en el 1860 y, junto a Brunnemeier, alzaron el único schale (plato) de la historia de los Leones.

65-66 • 365 torpedos

El Bayern de Munich deja la Regionalliga Süd para instalarse en la elite de la mano de tres jóvenes promesas: Beckenbauer, Maier y Müller. Ante el Eintracht Braunschweig, el ‘Torpedo’ se estrena como goleador en la Bundesliga. Será la primera de 365 dianas.

66-67 • El abnegado campeón

Los sajones del Eintracht Braunschweig se llevan el título con un estilo de lo más austero. En más de la mitad de los partidos dejan la puerta a cero. Como no podía ser de otro modo, un 0-0 ante el Rot-Weiss Essen en la jornada 33 les convierte en Fussballmeister. Un atleta del club, Viktor Suida, recorrió los 328 km. de distancia entre Brunswick y Essen a pie para ver el histórico encuentro.

Los fans del Eintracht Braunschweig casi tocaron el cielo, literalmente, en 1967.

67-68 • El suplente otomano

Arkoç Özcan defendió la meta del Hamburgo desde 1967 hasta el 1975. Abuelo de tantos y tantos turcos que después han poblado los estadios germanos, fue el primer cambio de la Bundesliga cuando se introdujeron las sustituciones.

68-69 • Los primeros serán los últimos

El año que conoce el primer título y el primer doblete del Bayern de Munich acaba con el Núremberg en puestos de descenso, un fracaso histórico y único al tratarse del vigente campeón.

69-70 • El vergonzoso toque hispano

Der Bundesligaskandal estalló en 1971, pero se gesta con el ascenso durante el año anterior del Kickers Offenbach a la elite. Horst-Gregorio Canellas, presidente mitad alemán mitad español del club, deduce que la mejor manera de salvarse es comprar partidos y rivales. 52 jugadores, dos técnicos y seis empleados se pliegan ante los encantos de Canellas que, en su fiesta de 50 aniversario en el jardín de casa, hace públicas las cintas que destapan el escándalo. De aquellos barros estos lodos.

A Scheer y Nigbur (Schalke 04) no los empapelaron por sus peinados, sino por vender partidos en el Bundesligaskandal.

 

CERVEZA Y ROSAS

70-71 • Arrollador Gladbach

El Borussia pone cerco a la meta del Werder Bremen y al córner número 24 botado por Netzer, Herbert Laumen choca con el portero Günter Bernard y lo incrusta contra el palo, que se tuerce y hace que la meta ceda. Desde entonces, se abandona el uso de la madera y se pasa a las porterías de aluminio.

71-72 • Estreno de récord

Última jornada de campeonato, el Bayern debuta en un Estadio Olímpico recién inaugurado en un duelo contra el Schalke 04, en el que la victoria tiene como premio el título. Los bávaros arrasan por 5-1. El quinto gol lo anota Franz Beckenbauer, el 101 del curso, récord de la competición.

72-73 • El experto cazador

El Eintracht Braunschweig revoluciona el campeonato al convertirse en el primer equipo con publicidad en la camiseta. La marca de bebida Jägermeister paga 100.000 marcos por el acuerdo y de inmediato el resto de clubes saldrán a la caza de patrocinadores.

Pelazo, bigote en herradura y publicidad de Jägermeister. Paul Breitner, icono setentero.

73-74 • El precio de la fama

Por primera vez una mujer, Carmen Thomas, presenta Aktuelle sportstudio, la mítica emisión deportiva de la ZDF. Presa de los nervios, la periodista bautiza al Schalke 04 como Schalke 05. El sensacionalista Bild inicia una campaña de acoso y derribo y, seis meses después, Carmen deja la televisión.

74-75 • La elección de Udo

Tras cinco años al frente del Bayern, Udo Lattek firma como técnico del Rost-Weiss Essen. A continuación se le abre la puerta del Borussia y acaba en el banquillo del Gladbach. «¿Qué haría usted si le dieran a elegir entre una bicicleta y un Mercedes?». Lattek es el técnico más laureado con ocho schale.

75-76 • Copas más, minutos menos

En el minuto 32 del partido entre el Werder Bremen y el Hannover 96, Wolf-Dieter Ahlenfelder señaló el final de la primera parte. Iba visiblemente borracho. El colegiado declaró después que sólo recordaba haber tomado una cerveza y un coñac. Todavía hoy, si en el Weserstadion pides un Ahlenfelder te sirven esa combinación.

Ahlenfelder dijo que tomó una cerveza, pero su tipito le delataba.

76-77 • Escrito en el nombre

El Colonia tiró la casa por la ventana para fichar del Brujas a un delantero estrella. Fue el primer traspaso de siete cifras en la historia de la Bundesliga, pero es que los dirigentes no pudieron resistirse a los encantos de un apellido evocador: Rogger Van Gool. 28 tantos en cuatro cursos no acabaron de justificar el millón de marcos.

77-78 • Un mal día en la oficina

Quizá la obsesión defensiva de Otto Rehhagel venga de aquella tarde en la que el Borussia Mönchengladbach le endosó un 12-0 a su Dortmund. La peor derrota de la Bundesliga, obviamente, le costó el puesto.

78-79 • Pasión que duele

El Hamburgo de Kevin Keegan se alzó con el título de manera sobrada.Ya siendo campeones, en el último partido en casa, el público invadió el estadio para celebrar el logro. La emoción era tal que la fiesta acabó con 72 heridos.

La tapadera familiar no cuela, Kevin era un ídolo pop en Hamburgo.

79-80 • Una traición que no se olvida

Lutz Eigendorf era la estrella del Dynamo, el equipo del secretario de seguridad y jefe de la Stasi Erich Mielke. Abandonó el equipo y el comunismo en un amistoso ante el Kaiserslautern, pero aquella deserción no fue una más. Tres años más tarde, Eigendorf murió en un accidente de tráfico en sospechosas circunstancias.

 

GREÑAS Y BIGOTES

80-81 • Perenne Otto

En abril de 1981 comienza la era Rehaggel en el Werder Bremen. Otto estuvo 14 años seguidos al frente del equipo. Convirtió al conjunto en uno de los grandes de Alemania, por encima del odiado Ham- burgo, y se hizo con dos campeonatos.

81-82 • Cicatriz indeleble

Quien seguro recuerda a Rehhagel es Ewald Lienen. En un choque ante el Werder, el jugador del Bielefeld recibió una entrada que le provocó una incisión de 25 cm. y que tuvo que suturarse con 23 puntos. Con medio muslo desgarrado, Lienen se fue al banquillo para recriminar iracundo a Otto la dureza que exigía a sus jugadores.

Pese a su look de amante del ‘metal’, la herida de Ewald Lienen es lo más heavy de la instantánea.

82-83 • El freno de emergencia

Fue la temporada en la que se instauró la regla del último hombre. Helmut Roleder, el meta del Stuttgart fue el primero en ver la roja por esa normativa y la jugada fue de las más polémicas de la historia de la Bundesliga. A esa acción se la conoce en Alemania como notbremse (freno de emergencia en un tren).

83-84 • Borrachera anotadora

Si por algo ha destacado la Bundesliga es por su porcentaje goleador, superior siempre al del resto de grandes ligas. Para el fútbol, los germanos no son ni mucho menos cabezas cuadradas. La jornada 32 de aquel curso es la más goleadora de la historia con 53 tantos.

84-85 • Barrilete germano

Como muestra, un botón: el gol del año de 1984. Daniel Simmes, del Dortmund, se marcó un eslalon de más de 60 metros dos años antes que el de Maradona ante los ingleses.

85-86 • Eficacia arruinada

Michael Kutzop llevaba 40 penaltis seguidos convertidos. En el minuto 88 de la penúltima jornada el Werder Bremen se jugaba el título contra el Bayern y el número 41 se estrelló en el palo. Aquel error significó la pérdida del campeonato.

86-87 • Tierra trágame

Frank Mill fue un buen delantero internacional en los años 80 que jugó para los dos Borussia y el Fortuna Düsseldorf. Tuvo una carrera prolífica, pero para siempre se le recordará por el fallo a puerta vacía ante Jean-Marie Pfaff en el primer partido de la temporada. De los errores más incomprensibles y vergonzosos de la Bundesliga.

87-88 • Con la iglesia toparon

El FC Homburg decidió estampar en sus camisetas el logo de la marca de preservativos London. La iglesia denunció lo que para ellos era un disparate. El caso acabó en los tribunales y – ¿castigo divino? – el Homburg acabó el curso descendiendo.

Barrera del Homburg con la publicidad de preservativos London. Protección 100%.

88-89 • Genes goleadores

Aquella temporada el máximo goleador fue Thomas Allofs, consiguiendo un trofeo que en el año 85 ya se había adjudicado su hermano Klaus. La familia Allofs es la única que puede jactarse de semejante hito.

Los Allofs, Klaus y Thomas, compartían genes, instinto goleador y bigote.

89-90 • Compromiso fatal

En un choque ante el Werder Bremen, Ditmar Jakobs evitó un gol sobre la línea pero, en el esfuerzo, acabó clavándose un gancho que sostenía la red de la portería. Tardaron 20 minutos en liberarlo y la lesión le supuso colgar las botas.

 

ALUD GOLEADORA

90-91 • Manía persecutoria

Vlado Kasalo dejó su Croacia natal para recalar en el Núremberg. Era un central valorado hasta que, en dos jornadas consecutivas, anotó dos sospechosos goles en propia puerta consecutivos. Se rumorea que tenía elevadas deudas de juego.

91-92 • La cabeza de Dios

Tras el marcaje que le hizo a Maradona en la final del Mundial de 1990, a Guido Buchwald todos le llamaban Diego. En la última jornada de liga hizo honor al apodo y, a cuatro minutos del final, anotó de un testarazo el gol que le daba el título al Stuttgart.

Imposible descifrar si Guido Buchwald tiene rostro de felicidad por su gol salvador o de pánico por tanta muestra de amor.

92-93 • Eslogan con poso

En la jornada 18 de liga, todos los equipos vistieron una camiseta con el eslogan : «Mi amigo es extranjero». La federación quiso así lanzar un mensaje tras los actos violentos de un grupo de extrema derecha en un edificio de asilados en Rostock.

93-94 • El fantasma del Olímpico

En un embrollo dentro del área del Núremberg, el defensor del Bayern Thomas Helmer remató a la izquierda del poste de Andreas Kopke. Así lo vieron todos salvo el colegiado Osmers, que concedió gol. El Bayern acabó ganando por 2-1 gracias al tanto phantomtor. El error fue tan clamoroso que la federación mandó repetir el partido.

94-95 • ¿Demasiada exigencia?

Cuando Jupp Heynckes programó una sesión doble antes de un choque ante el Hamburgo, las estrellas del Eintracht Yeboah, Okocha y Gaudino montaron en cólera. Se declararon en huelga porque entendían que con tanto entrenamiento no podían rendir. Heynckes ganó el pulso y se puso a los tres rebeldes en el mercado.

95-96 • Dudoso pionero

La caja de pandora la abrió en su libro Anpfiff (Principio) Toni Schumacher, pero pasaron ocho años hasta que el primer jugador de la Bundesliga dio positivo por doping. Fue Roland Wohlfarth, delantero del Bochum.

96-97 • Contra viento, marea y buen gusto

Aquel escándalo no frenó ni mucho menos a los de Klaus Toppmöller que al curso siguiente se clasificaron para la UEFA, donde vestirían una camiseta multicolor que era un auténtico atentado estético.

97-98 • Alemán-Trapattoni

Tras una serie de tres derrotas consecutivas y la eliminación de la Champions a manos del Dortmund, el técnico del Bayern estalló en un discurso legendario en un alemán ininteligible que todavía los fans repiten de memoria. ¿La frase más célebre? «Mis jugadores son débiles como botellas vacías».

98-99 • La tarde más dramática

Cinco equipos se jugaban una plaza de descenso en la último jornada: Núremberg, Stuttgart, Friburgo, Hansa Rostock y Eintracht. En los últimos 25 minutos se intercambiaron el boleto perdedor hasta en seis ocasiones y acabó tocándole al Núremberg, el que iniciaba la jornada en la mejor situación, con tres puntos de ventaja.

99-00 • ¿Gafe, yo?

Un empate en casa del Unterhaching le bastaba al Leverkusen para alzarse con su primera Bundesliga, pero un gol en propia puerta de Michael Ballack le sirvió el título al Bayern de Munich en bandeja. El Bayer todavía espera estrenar su palmarés.

 

EDAD DE ORO

00-01 • Cuatro minutos de más

Otro final de infarto. El Schalke 04 necesitaba ganar y que el Hamburgo derrotase al Bayern para llevarse el schale de campeones. En el minuto 90, el gol de Barbarez le ofrecía el título en bandeja a los de Gelsenkirchen, que celebraron el triunfo durante 240 segundos, en especial el mánager Rudi Assauer. Cuatro minutos fue precisamente el tiempo de descuento en el Volksparkstadion y, en el último segundo, el único gol como jugador del Bayern de Patrik Anderson le dio el campeonato a los bávaros.

01-02 • Sin palabras

Tomislav Piplica es un ídolo en Cottbus. Portero más que peculiar durante una década del Energie, en 2002 encajó el gol en propia puerta más cómico de la Bundesliga. Balón bombeado, baja los brazos y peina de cabeza el esférico hasta su portería. Ídolo.

02-03 •  Matador

Thomas Christiansen compartió el trofeo de máximo goleador con Giovane Elber con 21 goles. Su celebración con pase de torero incluido enloquecía a la parroquia del Bochum.

03-04 • Cerrojo Hildebrand

Quizás en Valencia no se lo crean, pero Timo Hildebrand posee el récord de imbatibilidad de la Bundesliga, con 884 minutos seguidos sin encajar. En 2004, pulverizó los 805 minutos de Oliver Kahn.

04-05 • 15 minutos de gloria

Otro récord curioso es el de Martin Petrov, que en 17 minutos anotó cuatro goles para el Wolfsburgo. Sin desmerecer, dos de ellos fueron de penalti.

05-06 • Razzie para Meier

Al técnico del Duisburgo se le cruzaron los cables ante Albert Streit. El balón salió por banda, tuvieron un roce y Norbert Meier propinó un cabezazo al jugador del Colonia para luego fingir una agresión. Streit fue expulsado, pero el vídeo delató a Meier, que fue cesado por el Duisburgo.

Norbert Meier y su lamentable piscinazo.

06-07 • Juan Palomo

Klaus Augenthaler llegó tan cabreado a la rueda de prensa que él mismo se hizo y se contestó cuatro preguntas para pegar una rájada épica de sus jugadores del Wolfsburgo.

07-08 • Amor fraterno

A Ivan Klasnic se le detectó un fallo renal. Primero su madre y luego su padre tuvieron que donarle un riñón y, ante el Leverkusen, seis meses después de la cirugía, regresó a los terrenos de juego.

08-09 • Generación animal

Si hay algo sagrado en el Colonia, eso es su cabra. Se trata de la mascota del equipo y bajo el nombre de Hennes, acude puntual a cada partido del equipo como local. Desde 2008, los fans idolatran a Hennes VIII, la octava generación de la mascota del club.

09-10 • Nace una estrella

Jornada 33. Mesut Özil vuelve al Veltins Arena como estrella del Werder Bremen. En el minuto 55 se va de dos defenseros del Schalke y decide el choque. Con el gol abandona su condición de promesa para convertirse en realidad.

10-11 • La era Klopp

Tras enfrentarse al precipicio de la desaparación, nueve años después el Borussia celebra de nuevo una Bundesliga de la mano de Jurgen Klopp. La cerveza cae sobre el técnico más contracultural de los últimos años.

Cresta cervecera de Jürgen Klopp para celebrar un título de liga.

11-12 • Récord sufrido

Tras un curso tortuoso, con muchas semanas en puestos de descenso y tres entrenadores diferentes, el Hamburgo acaba salvando la categoría y es el único club que completa los 50 años en la Bundesliga.

12-13 • Siguiendo la tradición

Otro 24 de agosto, exactamente 49 años después, Borussia Dortmund y Werder Bremen vuelven a abrir el campeonato para celebrar la fecha histórica. Vuelven a ganar los locales, esta vez por 2-1.

13-14 • Por la vía rápida

Después de que el Bayern conquistara el triplete de Bundesliga, DFB Pokal y Champions League con Jupp Heynckes a los mandos, Pep Guardiola aterrizó en Baviera para prolongar la hegemonía del club en Alemania. Y en el primer año ya dejó claro a qué venía. Porque en 27 jornadas se ventiló la liga, más rápido que nadie.

14-15 • Salvación agónica

El Hamburgo, el único equipo alemán que siempre se había mantenido en la Bundesliga, llevó el corazón de sus aficionados al borde del infarto, salvándose del descenso, después de una temporada nefasta, con un gol de Nicolai Müller a cinco minutos de acabarse la prórroga del partido por la promoción. Un drama histórico que tres años después, desgraciadamente, ya nadie sería capaz de evitar.

15-16 • Nueve minutos, cinco goles

Jornada intersemanal en Alemania. Y el Wolfsburgo, dando un golpe encima de la mesa, pilló desprevenido al Bayern. Tras el descanso, con 0-1, salió Lewandowski y los golpes comenzaron a desencajar los rostros de ‘Die Wölfe’. Cinco puñetazos en nueve minutos. “¿Qué puedo decir? Ha chutado cinco veces y podría haber marcado siete goles”. Así lo resumió Dieter Hecking.

16-17 • Nadie lo vio venir

Una temporada antes del sonado (y nunca visto) descenso del Hamburgo, le tocó a otro histórico bailar al borde del abismo. El Wolfsburgo se salvó por los pelos con 13 derrotas, 48 goles encajados y solo 33 puntos en su pobre casillero. Y eso que en verano habían descorchado el curso frotándose las manos, esperando que las incorporaciones  de Mario Gómez o Blaszczykowski les auparan de nuevo a los ‘puestos Champions‘.

17-18 • El debut de ‘Bibi’

El 10 de septiembre de 2017, el fútbol alemán sentó un precedente. Mientras 22 hombres estuvieran pegándole patadas a un balón y entre ellos, sería una mujer la principal encargada de poner orden para que se siguieran las reglas. En aquel Hertha Berlín-Werder Bremen, Bibiana Steinhauss se convirtió en la primera mujer que arbitraba un encuentro de las cinco grandes ligas europeas.

18-19 • Forever young

40 años y 116 días. Esa es la edad que tenía Claudio Pizarro, un delantero peruano que a lo largo de su carrera ha hecho de la Bundesliga su segunda casa, cuando le marcó al Hertha de Berlín con la camiseta del Werder Bremen y se convirtió en el anotador más veterano de la historia de la liga alemana, arrebatándole el récord a Mirko Votaba. Una marca, por cierto, que volvería a superar él mismo esa campaña, con otra diana a los 40 años y 227 días.

Claudio Pizarro, un peruano para el recuerdo que ya forma parte de la historia de la liga alemana.

 

 


SUSCRÍBETE A LA REVISTA PANENKA


Fotografías de agencias.