*Esta lista está extraída del #Panenka67, un número que puedes conseguir aquí.


1. Michel Platini

El Metz descartó su fichaje porque según el test de espirometría su capacidad pulmonar era incompatible con el deporte profesional. 15 años de exitosa carrera fumando como un carretero tumbaron tal diagnóstico.

2. Mario Balotelli

En 2006 deslumbró durante una semana a prueba con el cadete del Barça. Los azulgrana quedaron prendados de SuperMario, pero sus agentes pidieron tantas fichas que se acabó la partida.

3. Neymar

La Federación Madrileña aún conserva la solicitud de inscripción de O Craque con el infantil del Real Madrid en 2006. 60.000 euros de mordida tuvieron la culpa de que no le hincaran el diente.

4. Antoine Griezmann

Fue varias veces a probar con el equipo del que era hincha, pero en Lyon le vieron más futuro a otros chavales como Lacazzette, Grenier o Tafer. Su éxito en la Real fue una gran Donostia en los morros.

5. Carsten Jancker

A los 17 años, el Luton Town le dijo que no les servía para la segunda división inglesa. Unos años después vieron a un tipo muy alto que les sonaba de algo levantando la Orejona y jugando con Alemania.

6. Kylian Mbappé

Con 11 años impresionó al Chelsea y con 14 al Real Madrid, pero no se atrevió a dar el salto. De aquellos tiempos quedan una camiseta blue con su nombre y una foto con Cristiano Ronaldo.

7. Peter Odemwingie

En 2013, West Brom y QPR negociaban su traspaso en el último día de mercado. Ansioso perdido, se plantó en coche ante las oficinas del club londinense y dio entrevistas valorando un fichaje que nunca se concretó.

8. Raúl Tamudo

Se fue entre lágrimas del Espanyol, pero el médico del Rangers le espetó que con la rodilla lastimada tras los Juegos de Sídney no jugaría en Ibrox. Una semana después volvía a marcar con los pericos. El doctor todavía tá mudo.

9. Aly Cissokho

El Milan se lanzó a por él, pero acabó descartándole al estilo Pantoja tras detectarle una malformación dental con posibles consecuencias en la columna. Dientes, dientes, que es lo que les jode.

10. Xavi Hernández

Antes de convertirse en el cerebro del Barça, las dudas sobre su futuro le acercaron a San Siro. Su madre acabó de cuajo con los flirteos: “Si te vas, me divorcio”. Y Maria Mercè y Joaquim siguieron felizmente casados.