Hay veces que los grandes multimillonarios se encuentran con la rebeldía de unos cuantos. Es el caso de los jugadores y los seguidores del FC United of Manchester.

Cuando en mayo de 2005 el multimillonario norteamericano Malcolm Glazer compró el histórico club Manchester United, un sector de la afición consideró este movimiento como una mercantilización del equipo y una traición a la esencia del club. Unas semanas después de la compra, los Red Rebels se reunieron y decidieron crear un nuevo equipo que representase fielmente la idea de club de fútbol que ellos defendían. 

¿Cómo consiguieron los Red Rebels conseguir su sueño?

Crear un equipo de fútbol no es un trámite que se pueda solventar de la noche a la mañana. Se creó una comisión de aficionados que se puso como meta conseguir el apoyo de al menos mil personas dispuestas a contribuir económicamente en dos meses. Sin recurrir a códigos de apuestas, la comisión de los Red Rebels consiguieron recaudar más de 100.000 libras en tan sólo un mes, y contar con el apoyo de 4.000 personas.

Otro de los puntos importantes en la creación de un club es el nombre. Entre las denominaciones que se barajaban estaban FC United, Manchester Central o Newton Heath, el nombre original del Manchester United. Finalmente se escogió FC United of Manchester, ya que la Federación Inglesa de Fútbol rechazó FC United por ser demasiado genérico.

La plantilla de jugadores se configuró entre las más de 900 personas que se presentaron voluntarias. Se admitieron a 200 personas para hacer la prueba y de ellos se escogieron a 17 jugadores que formaron la primera plantilla del club. Los empezó a entrenar Karl Marginson, un exjugador con una larga historia en distintos clubes.

Autogestión y cooperativismo

Una de las cosas que convierte al FC United of Manchester en un club realmente singular es su sistema de gestión. Es el mayor club del Reino Unido que funciona como una cooperativa. Esta forma de gestión convierte a cada socio en copropietario desde el momento que apoya al club económicamente, con un mínimo de 12 libras al año. Independientemente de la cantidad de dinero que se aporte, el voto de cada socio cuenta lo mismo. 

Para mejorar la rapidez en la toma de decisiones, los socios escogen a un consejo de once personas que se encargarán de la gestión diaria del club. Así mismo, existen subcomités específicos que se encargan de áreas concretas. No obstante, las decisiones más importantes se consultan a los socios.

Red Rebels es el apodo de los aficionados del United of Manchester y define a la perfección su filosofía y su corta pero intensa historia. Ante la deriva capitalista y la pérdida de los valores originales, este extenso grupo de aficionados deciden continuar con lo que el futbol representa para ellos.

En lugar de dejarse llevar por las dinámicas del fútbol actual, decidieron soñar y crear su propio equipo. Actualmente juega en la National League North, la sexta división del fútbol inglés. Aunque no tienen tanta repercusión mediática como el Manchester United, su empeño y su esencia es mucho mayor.