Si uno observa la clasificación de la Liga y encuentra al Athletic Club en decimoquinta posición, difícilmente podría rescatar algo positivo. No parecen muy positivos esos 7 puntos sobre 18 posibles, para qué engañarnos. Pero las sensaciones que transmite el equipo de Eduardo Berizzo nos invitan a cierto optimismo, las impresiones no están siendo acompañadas de puntos. Si bien es cierto que el Athletic cuenta con un partido menos, pues se aplazó su duelo ante el Rayo Vallecano, no ha tenido un calendario sencillo en este inicio de temporada. Han sumado una victoria y cuatro empates frente al Leganés (único triunfo), Huesca, Real Madrid, Real Betis, Villarreal y Barcelona. El calendario no termina de ser sencillo en las próximas fechas, pero el equipo de Berizzo ha vuelto a mostrar una garra que adolecía el curso pasado.

Plantilla más amplia

En lo que llevamos de liga el técnico argentino ha utilizado ya a 22 futbolistas y 19 de ellos ya saben lo que es jugar como titulares. El grueso del Athletic es veterano, ahí están los Aduriz (37 años), Susaeta (30), Raúl García (32), Beñat (31), De Marcos (29), San José (29) o Iturraspe (29). Ya el curso pasado con Ziganda entraron en la dinámica del equipo Iñigo Córdoba o Unai Núñez, pero esta temporada también están entrando los Unai Simón y Peru Nolaskoain, poco a poco se están viendo relevos en diferentes zonas. Quizá la posición donde más le está costando encontrar relevos al Athletic sea en la delantera. Sustituir a Aduriz es difícil y además no están surgiendo delanteros vascos, Williams o Muniain no son ese perfil de futbolista. Sin embargo, en la portería o defensa sí están surgiendo futbolistas con los que podrán contar para una década. Berizzo hace bien en tener activos a tantos jugadores, porque nunca se sabe si el técnico tendrá que tirar de los menos habituales.

Acierto en los fichajes

Los hinchas del Athletic llevan años exigiendo caras nuevas, relevos a una plantilla que parecía la misma. Esta temporada llegaron los refuerzos: Ganea, Ander Capa, Yuri y Dani García. Excepto el primero todos, los demás han entrado en la dinámica. Más allá de ser fichajes necesarios en sus puestos, son jugadores que ya conocían de primera mano cómo es la liga. Capa y Dani García venían de ser capitales para el Eibar y Yuri tras su aventura en París regresaba a una competición en la que se había salido con la Real. Todos ellos suman mucho. A esta lista de refuerzos podríamos añadir también a Iñigo Martínez. Pese a su polémica llegada a Bilbo procedente de Donosti, su incorporación supone dar galones a una línea defensiva muy joven. Posiblemente la zona central sea la mejor cubierta, pero los Yeray, Núñez o Nolaskoain necesitan de esa pareja veterana para crecer y tomar confianza en su juego. El regreso de Unai López también podría considerarse un refuerzo. Su temporada pasada en el Rayo fue magnífica, y aunque no está contando mucho para el técnico argentino es aún muy joven y ya ha demostrado fuera de casa que sí puede ser un jugador determinante.

Buena gestión en la portería

La salida de Kepa en los últimos días del mercado dejó al Athletic ante una situación complicada. El que parecía llamado a ocupar la portería durante la próxima década, dejaba 80 millones y muy poco margen de maniobra. Pero claro, el Athletic muchos problemas bajo palos no tiene: Iago Herrerín ya ha demostrado ser un portero capacitado, Álex Remiro con el Huesca fue posiblemente el mejor portero de Segunda División el año pasado y Unai Simón se ha destapado este inicio de curso. Ninguno de ellos, ahora mismo, es mejor portero que Kepa, pero la posición está bien ocupada. Remiro parecía ser el teórico titular, pero su no renovación con el Athletic ha hecho que tenga que ver los partidos desde la grada o desde casa. En esas aparece Unai Simón. Comienza a hacerlo bien, se sale ante Real Madrid o Barcelona y ahora ya no hay quien lo siente. El adiós de Kepa ha sido menos traumático de lo que parecía.

El relevo de Aduriz en ataque

Este es sin duda el gran problema del Athletic. Aduriz seguirá haciendo goles, cada vez menos, pero en un futuro cercano no aparece su relevo natural. Como el club vasco no dispone ahora mismo de un delantero de garantías, está optando Berizzo por aumentar la relevancia ofensiva de Muniain y Williams. El primero, si le respetan las lesiones, está llamado a ser la imagen del Athletic, el futbolista franquicia. Hace tres temporadas llegó a los siete goles, su mejor cifra en Primera, y de momento este curso lleva dos. Debería incrementar sus números si mantiene cierta continuidad en su juego. Williams sí produce más ocasiones de ataque, pero su acierto de cara a portería no es su fuerte. El delantero le da a Berizzo muchas cosas, sobre todo si el técnico desea potenciar la salida rápida, pero es cierto que no es precisamente el futbolista con mejor definición del campeonato. Cuando Aduriz no esté será él quien actúe en punta, y debería pasar de los diez goles esta campaña.