Una pequeña lesión tras eliminar al Barça en las semifinales de la Copa de la Reina no borran la sonrisa a Laia Aleixandri (Santa Coloma de Gramanet, 2000), que a sus 18 años ya se ha convertido en titular indiscutible en la zaga del líder de la Liga Iberdrola y finalista de la Copa. El tiempo pasa muy deprisa para ella, pero sigue con los pies en el suelo, sabiendo que tiene todo el futuro por delante; un futuro brillante. Dejó el Barça, su casa y su familia, porque las puertas del primer equipo no se le abrieron, algo que sí sucedió en el Atlético de Madrid la temporada pasada y que la ha llevado a ser una de las grandes promesas del fútbol mundial.


 

Empecemos por lo más reciente, otra final de Copa y ya van cuatro seguidas, ¿cómo afrontáis esa final?

Después de todo el camino para llegar a la final, sobre todo los dos últimos partidos donde hemos jugado en escenarios muy bonitos y ante rivales muy duros, alcanzar la final de la forma en la que lo hemos hecho, nos da una gran responsabilidad para llevarnos el título.

Y eliminando al Barça, con las que habéis jugado las tres finales anteriores…

Este año tocó en semifinales, en lo que era una final anticipada, pero creo que fue un partido muy reñido y bonito hasta que pudimos llevar el encuentro a nuestro lado. Fue un día para recordar siempre.

17 partidos consecutivos ganando, ¿cómo se mantiene la ambición para seguir sumando victorias y no dejarse llevar?

El míster nos lo transmite perfectamente. Cada vez que llega un partido nos dice que es el más importante de la temporada, y así uno tras otro. Todas estamos enchufadas al cien por cien y no nos cansamos de ganar porque eso nos permite alcanzar nuestras metas.

Primeras en liga y con esa final de copa en el horizonte, el doblete está más cerca que nunca, ¿pensáis en ello?

El objetivo de poder ganar la Copa de la Reina está cerca porque es a partido único, pero la Liga es un trabajo más constante y todavía quedan varias jornadas. Hasta que no sea el final hay que centrarse en el siguiente partido. Es algo que está en un horizonte algo lejano, pero a la vez cercano, y hay que ir paso a paso.

Imagino que la Champions sigue siendo el gran objetivo. ¿Os veis todavía demasiado lejos de las grandes potencias europeas del fútbol femenino?

Creo que es un trabajo que estamos realizando los clubes españoles en los últimos años. Hemos derrotado al Manchester City, que también es un gran equipo. El formato actual de Champions creo que no nos favorece demasiado, pero somos un equipo que ya podemos ser competitivo y llegar lejos en el torneo. Este año lo hemos demostrado, aunque nos ha tocado un Wolfsburgo que es gran candidato a la final, pero seguimos luchando por dar un pasito más y estar más cerca de esos clubes.

 

El formato actual de Champions creo que no nos favorece demasiado, pero somos un equipo que ya podemos ser competitivo y llegar lejos en el torneo”

 

48.000 personas en San Mamés viéndoos jugar, ¿qué sentisteis al estar delante de tanta gente y saber que estabais haciendo historia?

Es algo que sueñas desde pequeña. En mis sueños siempre aparecía con un balón en los pies y un estadio lleno, y todas las jugadoras que estuvimos presentes lo disfrutamos. Ojalá que eso sea algo normal y cada fin de semana podamos jugar nuestros partidos con estadios llenos y sentir esa sensación como en San Mamés. Fue algo increíble e indescriptible y nos lo llevamos todas para siempre.

El objetivo es batir esa cifra en el Wanda para asegurar la Liga…

Hacerlo en casa, con nuestra afición, sería increíble para que el Wanda quede en la historia. La afición del Atleti está creciendo mucho y espero que se refleje en ese partido ante el Barça que nos espera.

Y ahora hablando personalmente, ¿cómo es la vida de Laia un día normal?

Me levanto por y para el fútbol, que es lo que siempre soñé. Me preparo mi desayuno enfocado al entrenamiento y voy para el gimnasio. Estoy con las compañeras, hacemos entreno de campo y luego tratamientos. Luego como y voy a la universidad donde estoy estudiando marketing. Y con eso ya casi se me va el día. Cuando tengo algún rato libre estoy con mis amigas y en contacto siempre con mi familia aunque estén un poco lejos.

El marketing puede ser una salida una vez se acabe el fútbol…

La verdad que sí. Una vez me introduje más en el fútbol profesional me fijé en el ámbito del marketing y todo lo que le rodea y ciertamente es en lo que me gustaría trabajar en un futuro.

18 años, una fija en las inferiores con la selección y titular indiscutible en el mejor equipo nacional. ¿Esperabas todo esto?

No lo esperaba tan seguido. Es cierto que desde que llegué al primer equipo del Atlético he estado trabajando de la misma forma, con mis objetivos en mente: conseguir minutos y rodearme de las mejores jugadoras de España. Es el camino que he seguido desde el año pasado, y esta temporada se me ha presentado la oportunidad de jugar mucho más y ha sido un paso enorme como futbolista que creo que lo estoy aprovechando como se deben aprovechar estas oportunidades.

Aunque todavía falta ese debut con la absoluta, que imagino es lo único que se te resiste…

Es otro de los sueños que tengo por cumplir. Se resiste un poco, pero actualmente estoy con la sub-19 y lo otro es algo que cuando tenga que llegar, llegará. En las categorías inferiores doy el máximo para que vean que estoy compitiendo para todo.

¿Qué faltó para ganar ese Mundial sub-20 el pasado verano?

Fue un camino muy bonito hasta la final. Nos enfrentamos en una frase de grupos que era la más difícil del Mundial y la afrontamos como tal para poder superarla. Los cuartos sí fueron más o menos asequibles, aunque luego nos vimos con Francia en semifinales, que era la anfitriona… En la final tuvimos ocasiones para ponernos por delante en el marcador, pero al final se adelantaron ellas y son cosas que pasan en los partidos. No creo que nos faltara nada, simplemente que en un partido de fútbol sucede lo que sucede y se nos resistió el oro.

¿Fue difícil ese paso de dejar el Barça para firmar por el gran rival como es el Atlético?

Yo desde pequeña he vivido en Barcelona y cuando me dijeron que me querían fichar, fue una gran ilusión. Una vez llego al filial del Barça, mi sueño es llegar a ser profesional, y ahí aparece el Atleti, que ha sido lo mejor que me han regalado en el fútbol. Poder convertirme en profesional ha sido mi primer gran paso y lo he podido cumplir con el Atlético de Madrid, así que no fue difícil dar el paso porque era lo que realmente deseaba. Con la ayuda de mi familia y mis amigos se hizo más fácil.

Es evidente que el fútbol femenino está creciendo a buen ritmo y cada vez tenéis más oportunidades y visibilidad. ¿En qué momento piensas que estáis?

Creo que lleva tres o cuatro años donde el crecimiento está siendo brutal, pero todavía queda mucho por hacer. Me atrevería a decir que en unos años la liga española será la liga referente en Europa y las mejores jugadoras van a querer venir aquí a jugar. Nadie puede negar que el fútbol femenino está creciendo a pasos agigantados y nos lo merecemos porque somos jugadoras igual de profesionales que los chicos.

Hace unos años lo habitual era ver marchar a las mejores jugadoras lejos de España y hacer carrera en Estados Unidos, Francia o Alemania, y ahora grandes jugadoras internacionales vienen a la Liga Iberdrola. ¿Qué ha cambiado para haber podido invertir esa tendencia?

Hay que irse a la base: patrocinadores, televisiones… Es cierto que las jugadoras de equipos como el Betis, el Barça o el Levante, están practicando un fútbol que gusta y ahora es cada vez más difícil ganar en la Liga. Esa competitividad que existe nos motiva y todo eso lleva a nuevas jugadoras a venir.

 

Nadie puede negar que el fútbol femenino está creciendo a pasos agigantados y nos lo merecemos porque somos jugadoras igual de profesionales que los chicos”

 

¿Este cambio positivo puede hacer que tengas una larga carrera en España o también te gustaría probar nuevos destinos?

Creo que ahora mismo no tengo ni tiempo para pensar en eso. Estoy muy a gusto aquí, aunque es cierto que probar ligas distintas como la Bundesliga o la Premier sería algo increíble, pero ahora no me cabe un segundo para pensar en ello. Ahora mismo me veo aquí creciendo.

Evidentemente en el Atleti tienes grandes espejos para mirarte. ¿En quién te fijas más?

He tenido mucha suerte de poder compartir vestuario en el Atleti con jugadoras como Amanda, que me parece una jugadora brutal y que se entrega por y para el equipo. Tanto por su capitanía como por su liderazgo, me fijo mucho en ella.

Si tuvieras que definirte con una palabra, ¿cuál sería? ¿Y al fútbol femenino?

Diría ambiciosa y crecimiento.


Imágenes cedidas por Media Base Sports.