Este fin de semana se vivirá una jornada histórica en el fútbol español. Los capitanes de varios equipos de Primera, Segunda y Segunda B portarán en sus partidos el brazalete arcoíris que han recibido desde Panenka.

El número 57 de la revista Panenka está dedicado a la lucha del fútbol contra la homofobia, una lacra que sigue enquistada en nuestro país y por la que hay que seguir derribando muros hasta llegar, algún día, a erradicarla del todo, como ya se está consiguiendo en otros ámbitos. El fútbol, que es uno de los principales altavoces de la sociedad, no se puede quedar atrás y por ello esta revista ha enviado brazaletes con la bandera arcoíris a todos los clubes de Primera y Segunda y algunos de Segunda B que así lo han solicitado. Porque son los clubes los principales actores de esta causa y los sujetos activos que más pueden contribuir a abanderarla.

A falta de confirmación de otras entidades interesadas en sumarse a la iniciativa, en la jornada 14 de la Primera División española clubes como el Sevilla, Eibar, Leganés, Granada, Espanyol y UD Las Palmas portarán el brazalete arcoíris a través de sus capitanes. Y en la Segunda División, conjuntos como Girona, Reus, Oviedo, Huesca, Sevilla Atlético, Cádiz o el Rayo Vallecano también apoyarán la causa y lucirán dicha prenda. En Segunda B, también apostarán por esta campaña el Real Murcia, el Mérida, el Recreativo de Huelva o el Extremadura.

Son los clubes los principales actores de esta causa y los sujetos activos que más pueden contribuir a abanderarla

También se ha invitado a La Liga a sumarse a la iniciativa. Desde el principal estamento del fútbol español han respetado la acción pero han preferido no adherirse a ella. A pesar de eso, muchos clubes -de forma libre- han confirmado que portarán un brazalete que lucirán como símbolo de la lucha contra la homofobia en el fútbol. Una lucha que aún está por ganar.

Otros clubes de Tercera División, y de otras categorías inferiores, también han querido participar en la iniciativa durante el fin de semana, pero la producción de brazaletes es limitada y no se han podido satisfacer todas las demandas. En unas semanas, se proporcionarán nuevos brazaletes a los clubes interesados, y la lucha podrá seguir por los estadios más humildes -pero igual de importantes- del fútbol español.

Cabe destacar que la Premier League organizó el fin de semana pasada una acción conjunta y unitaria en la que los capitanes de los 20 equipos lucieron un brazalete de los mismos colores. En la LFP nunca han apadrinado una acción similar, a pesar de que durante años varios colectivos proLGTB les han hecho llegar campañas similares.