El Hazard de la Champions League. El que en lugar de regatear corre recto hacia la portería. De esta forma vaga, pero eficaz, podríamos definir a Thorgan. El mediano de los Hazard no ha tenido demasiada fortuna en el sorteo de la presente edición de la Copa de Europa. Pero quizá de esta manera empiecen a recordar su nombre, pues su apellido es más que conocido.

Thorgan y Eden poco se parecen

Tan solo comparten apellido. Su posición sobre el césped no se parece, y tampoco el modo en el que se emplean en él. Por lo tanto, sería algo osado afirmar que Eden es el bueno de los dos. Si bien es cierto que hasta el momento ha tenido un mayor reconocimiento. En gran medida esto se debe a sus éxitos en el Lille, y posteriormente en el Chelsea. Thorgan, dos años menor, aún no ha tenido la oportunidad de llegar a un grande de Europa. Sí, pasó de forma fugaz por el club londinense, pero allí no tuvo ninguna oportunidad. Desde que llegó a la Bundesliga, concretamente al Borussia Mönchengladbach, su protagonismo ha ido creciendo. Llegó como el hermano de Eden y ahora es uno de los líderes del equipo.

Thorgan2A diferencia de su hermano mayor, Thorgan juega como segundo punta e incluso podría hacerlo también de delantero. No frecuenta tanto la banda como el del Chelsea, su rango de movimiento es mayor. Evidentemente no tiene ese cambio de ritmo o desborde, pocos en el planeta lo tienen, pero es un jugador muy rápido y hábil. Todavía no posee grandes registros goleadores, la pasada campaña anotó cuatro goles, pero está en clara progresión anotadora. Por lo tanto, en unas temporadas debería sumar más goles. Ya sea por su mejoría ofensiva, como por el sistema de su equipo. Se siente muy cómodo en el M’Gladbach. A su lado tiene futbolistas muy creativos, que les encanta salir rápidos al ataque. Puede combinar con Raffael, Stindl, Traoré, Hahn o Hermann con facilidad. Su técnico, André Schubert, suele salir con un 3-5-2. Un esquema que facilita el juego de Thorgan. Pese a tener una gran competencia en esas posiciones, su versatilidad hace que disponga de muchos minutos.

Su pasada temporada fue de consagración en la Bundesliga, tras una primera de adaptación. El objetivo de esta tercera campaña debe ser el de dar un paso al frente. Y no ha podido empezar de mejor manera. Quizá su mejor actuación haya sido en Champions ante el Young Boys. Los potros ganaron de manera muy sencilla al equipo suizo en la fase previa. Ya en la ida lograron vencer a los de Berna 1-3, pero en la vuelta les endosaron un resultado terrible: 6-1. De esa locura se aprovechó Hazard, anotó tres goles y repartió una asistencia.

Toda una carrera por delante

No debemos olvidar que Thorgan tan solo tiene 23 años. La sombra de Eden es alargada, pero ahora mismo es el que más está creciendo. De hecho, esta temporada será el único de los Hazard en jugar la máxima competición europea. Ha afirmado estar feliz en el M’Gladbach, donde por fin ha encontrado su sitio. Su carrera comenzó en Francia, en el Lens. Como si de un pack del supermercado se tratara, el Chelsea se llevó a Eden por 32 millones y a Thorgan por 400.000 libras. Tras no contar demasiado, salió cedido al Zulte-Waregem belga donde explotó su potencial. Es en su segunda temporada en Bélgica donde llama la atención, logró 14 goles en liga. Toda una marca personal. Ahí es cuando se cruza el equipo alemán en su camino. El conjunto de Renania del Norte-Westfalia pagó el año pasado 8 millones por Hazard.

Thorgan3El Chelsea se guarda una carta bajo la manga. Pese a vender al futbolista belga, tiene hasta diciembre como límite para llevárselo de vuelta a Londres. El coste supondría 15 millones, aunque todavía es pronto para valorar si efectuarán ese derecho o no. De todas formas tiene contrato hasta 2019 con el club alemán. Lo que está claro es que aquel Hazard que llegó al Chelsea no se parece en nada al actual. Estamos hablando de Eden y Thorgan dejando de lado al menor de los tres: Kylian. Este último juega en la modesta liga húngara, en el Ujpest. La familia Hazard lleva el fútbol en sus genes. Tres hijos profesionales, su padre y madre también futbolistas, e incluso el abuelo. Los hermanos mayores no pudieron jugar juntos en el Chelsea, hasta el momento, pero sí podrá disfrutar la familia de ambos sin tener que elegir bando en la selección belga. Thorgan no asistió a la pasada Eurocopa, pero Roberto Martínez sí lo convocó para uno de los últimos partidos ante España.