El Campeonato de Europa sub-17 se resolvió con la victoria de España en la final ante Inglaterra, en una tanda de penaltis que presentaba el modelo “Tie Break” en fase de pruebas. Uno de los mayores atractivos de este tipo de torneos es poder anotar en la libreta a los posibles jugadores europeos que van a deslumbrar en un futuro no tan lejano. Aquí les traemos un once ideal de los jugadores que más han destacado durante el Europeo de Croacia.

Luca Plogmann (Alemania)

Se trata de un portero muy ágil bajo los palos y seguro por arriba pese a su baja estatura. Es atrevido con el juego de pies y hábil, ya que anteriormente desempeñaba una función de jugador de campo. El meta alemán ha demostrado ser especialmente decisivo en situaciones de mano a mano y solucionar esas situaciones con una intervención con los pies, como si de un portero de fútbol sala se tratase. Ha realizado intervenciones en momentos importantes del campeonato que han permitido a su selección llegar hasta las semifinales y clasificarse para el Campeonato del Mundo de la categoría.

Mateu Morey (España)

Una de las grandes apariciones de todo el torneo. El lateral derecho del FC Barcelona aúna una gran capacidad ofensiva con una gran lectura de las situaciones en las que debe aparecer por sorpresa. Fruto de esa gran lectura, el lateral derecho mallorquín ha sido decisivo en varios momentos del campeonato. Lo fue en cuartos ante Francia y ante Inglaterra en la final anotando el gol que empataba el partido y colocaba a su selección en una buena posición. Posee un espectacular trato de balón. Tiene salida tanto por dentro, en conducción y combinación, como por fuera, llegando a línea de fondo y colocando buenos centros. Su velocidad le permite tener un gran desborde.

Ozan Kabac (Turquía)

El turco es un defensa espigado con una depurada técnica con el balón en los pies lo que le permite ser bastante correcto a la hora de sacar el balón jugado desde atrás. Debido a su juventud y escasa experiencia en este apartado, a veces comete errores importantes que irá puliendo conforme vaya acumulando minutos y partidos. Su presencia en el área se hace notar debido a su gran envergadura, lo que le permite ir bastante bien a los balones aéreos. Pero este hecho no solo es destacable en su propia área, ya que se trata de un defensa que suele crear bastante peligro al contrario en jugadas paradas. Luce también una gran capacidad de mando.

Marc Guehi (Inglaterra)

El central del Chelsea fue una de las claves defensivas en una Inglaterra que concedió muy pocas ocasiones de gol durante todo el torneo. Se trata de un defensor bastante físico, lo que le permite acometer, sin mucha dificultad, los balones aéreos. Su mayor problema llega a la hora de darse la vuelta. Su físico le impide realizar movimientos muy rápidos ante jugadores que se lo exijan. Pese a todo, ha sabido subsanar ese contratiempo con grandes actuaciones durante el campeonato. Además de todo, posee una buena salida desde atrás arriesgando en el pase, pero errando en contadas ocasiones.

Juan Miranda (España)

El lateral izquierdo del FC Barcelona fue un complemento más en el ataque de la selección española. Pese a no realizar una labor tan destacada como su homólogo en el otro costado, Miranda aportó tanto en ataque como en defensa. Su capacidad para medir sus incorporaciones al ataque le permitía acometer los ataques del rival sin perder su sitio y otorgando escasas concesiones al contrario. En su labor ofensiva pisó con bastante asiduidad la línea de fondo contraria y colocó importantes centros desde la banda.

George McEachran (Inglaterra)

Fue el encargado de llevar la voz cantante en una Inglaterra que llegó a la final y se quedó a segundos de levantar el trofeo. El inglés demostró gran determinación para ocupar una posición siempre delicada en cualquier equipo. Él solo hacía jugar a la selección inglesa y, además, llegaba con peligro a zonas de ataque. Posee una gran habilidad para no perder el balón y produjo porcentajes de pase bastante altos en la mayoría de partidos que disputó. Su visión de juego conjugada con su capacidad para pensar la jugada más rápido que los contrarios permite a sus compañeros recibir el balón siempre en ventaja. Por último, es peligroso en los disparos desde media distancia por la potencia que ostenta en su pierna izquierda.

Phil Foden (Inglaterra)

El interior del Manchester City cuajó un gran campeonato, llegando a ser uno de los jugadores más destacados dentro de una selección inglesa que destacó sobremanera. Llama poderosamente la atención la gran visión de juego que posee. Esa visión de juego es implementada con una gran precisión a la hora de dar pases clave entre líneas. Gran parte de las jugadas de gol de la selección inglesa nacieron de las botas de Foden. Además de montar la jugada en asociación, también es capaz de cocinarla él mismo. Su habilidad con el balón en los pies le permite realizar conducciones donde es tremendamente difícil arrebatarle la posesión. De esta forma, el inglés es un imán para los jugadores contrarios lo que unido a su precisión en el pase genera bastantes ventajas en los ataques de su equipo. Al igual que su compañero de selección McEachran posee un gran golpeo desde media distancia con su pierna zurda.

Elias Abouchabaka (Alemania)

El jugador del Leipzig fue el encargado de realizar la labor de enganche entre el ataque y el centro del campo en la selección alemana. Se trata de un jugador zurdo y muy técnico, que actúa bien con espacios. Su mayor defecto puede ser su irregularidad, ya que hemos podido ver partidos donde su actuación se quedaba muy por debajo de su tremenda calidad. Su bajo centro de gravedad le permite ser bastante escurridizo para los rivales y ser resolver con acierto situaciones en espacios muy reducidos. Es bastante certero a la hora de atacar los espacios entre líneas y también retrasa su posición para ofrecerse y facilitar la salida de balón desde atrás.

Jadon Sancho (Inglaterra)

La mejor individualidad de todo el torneo. El jugador del Manchester City demostró ser el jugador más desequilibrante de todos lo que se dieron cita en el campeonato celebrado en Croacia. Además de desequilibrio, posee una gran amalgama de registros ofensivos que le permitieron ser el principal foco de peligro en Inglaterra. Posee una gran capacidad de asociación rápida, desborde con un dinámico uno contra uno, llegada al área desde la banda mediante conducciones diagonales o asociación y dominio de la situación en espacios reducidos. Su mayor problema es la toma de decisiones, sobre todo saber el momento adecuado para soltar el balón, ya que a veces se pierde por su propia superioridad y habilidad para driblar contrarios.

Abel Ruiz (España)

Uno de los mejores jugadores de la selección española campeona del torneo. El blaugrana es un nueve muy móvil y con excelente técnica con el balón en los pies. Contribuye en casi todas las facetas ofensivas del equipo, no solo en la de anotar goles. Posee una devastadora media vuelta, una conducción depurada y buen golpeo de balón con su pierna diestra. Abandona constantemente su posición y vuelve locos a los defensores rivales cuando estos buscan fijar una referencia. Busca la asociación constante con sus compañeros como vía más rápida para llegar a la portería rival. No es especialmente rápido, pero es francamente complicado arrebatarle el balón. Se trata de un perfil de jugador muy similar a Karim Benzema.

Amine Gouiri (Francia)

Pese a que la selección francesa se quedó en la ronda de cuartos de final donde cayó ante España, ha dejado una buena cantidad de nombres a seguir a partir de ahora. De entre todos ellos destaca el punta del Olympique de Lyon, Amine Gouiri. El delantero titular de la selección francesa posee una excesiva facilidad para ver portería, no obstante ha sido el máximo goleador del torneo. Su facilidad para ver portería no se conjuga con una gran capacidad definitoria. Conforme vaya acumulando partidos y minutos irá mejorando sus aptitudes en las situaciones de gol. Tiene una gran técnica y habilidad para sortear rivales en el uno contra uno, sobre todo en espacios reducidos. También es bastante móvil y con influencia en el juego del equipo alejado del área.

Once ideal Europeo sub-17