Para muchos equipos el inicio de liga llega muy pronto, lo justo han aparecido los últimos fichajes y el nuevo técnico aún no ha podido trabajar todo lo que le hubiera gustado con su plantilla. Durante las primeras jornadas se es indulgente con todos los conjuntos, se da por hecho que los malos resultados son pasajeros y normales. “Todavía es pronto para sacar conclusiones, la liga es muy larga y recién acaba de comenzar”, es la típica frase genérica que sirve tanto para un equipo Champions como para otro que pelea por el descenso. ¿En qué jornada de liga podemos exigirle el máximo a un equipo? ¿Cuándo se agota el clima estival y su benevolencia? En el Crystal Palace esas preguntas hace tiempo que se resolvieron, lo que aún no han logrado descifrar es el porqué de su pésimo inicio en la Premier League.

de Boer PalaceLlegó Frank de Boer a Londres con la intención de marcar al Palace con su propio estilo. Todo un héroe teniendo en cuenta lo rígida que es la Premier League y cómo le habían ido las cosas por el Inter de Milan, lejos quedan sus buenas tardes en el Ajax. Cuando de Boer firmó por el club londinense muchos pensamos lo mismo: “se corona o se pega una hostia como un piano”. Cuatro jornadas, 77 días de trabajo y 0 goles a favor después se resolvió la X. Los más pesimistas creíamos que al menos llegaría a navidades, pero el inicio de temporada fue terrible. El calendario era bastante favorable a los eagles en este inicio de campaña, sus rivales eran Huddersfield, Liverpool, Swansea y Burnley. Excepto el Liverpool los otros tres equipos tienen un nivel similar al del Palace, como mínimo podían haber puntuado con todos ellos. Pero lo peor no fueron estas cuatro derrotas consecutivas, lo triste es que no consiguieron hacer un solo gol y recibieron siete en contra. El pobre de Boer tras sus últimas experiencias en Inter y Crystal Palace se pensará dos veces cuál es su siguiente destino. El que parecía ser un prometedor técnico tras su buen hacer en el Ajax, queda bastante tocado tras estrellarse en Londres y Milán.

El antídoto para este mal ha sido Roy Hodgson. El ex seleccionador inglés ha vuelto a los banquillos de la Premier, no sabemos hasta qué punto es positivo que la solución a los males del Palace sea contratar a un técnico de 70 años y 41 como experiencia. Hodgson es el claro ejemplo de lo que es el fútbol británico. Se trata de un entrenador que jamás ha ganado nada importante, su mayor éxito fue llevar al Fulham a la final de la Europa League, y que casi siempre termina encontrando trabajo. No debemos olvidar que Hodgson fue quien prefirió a Alessandro Pistone en lugar de a Roberto Carlos en el Inter. El veterano técnico lleva dos jornadas al frente del Palace y está siguiendo el legado del neerlandés de Boer: dos derrotas, cero goles a favor y seis en contra. Todo un récord en la Premier League: jamás un equipo había llegado a la jornada siete sin haber sumado un solo punto y sin anotar un gol. Los próximos encuentros no son propicios para frenar la sangría, los siguientes rivales del Palace son el Manchester United y Chelsea. Descuidad que para la décima jornada de la Premier ya hayan pasado más de dos técnicos por ese banquillo.

PalaceLos únicos culpables de esta situación no son solo los jugadores y técnicos, la dirección deportiva del Crystal Palace deja también mucho que desear. Cuando te has dejado casi 30 kilos en Sakho, 16 en Townsend o 15 en Luka Milivojevic tampoco puedes pedir muchos milagros. Imaginad lo que haría un club de la Liga con los más de 60 millones que invirtió el Palace en esos tres jugadores, los precios en la Premier están por las nubes y se dejan un dineral en medianías. Más allá del dinero invertido en fichajes, en los últimos cuatro años han pasado por el banquillo: Ian Holloway, Tony Pulis, Alan Pardew, Sam Allardyce, de Boer y Hodgson. No puede haber continuidad con seis entrenadores en tan solo cuatro años. De todas formas, los eagles poseen jugadores de suficiente nivel como para cambiar su rumbo y mantener la categoría. Fosu-Mensah, Cabaye, Puncheon, Loftus-Cheek, Zaha, Sakho y Benteke no son precisamente cojos. Si bien es cierto que les falta mucho gol, la plantilla no es tan desastrosa como puede parecer. En las próximas semanas veremos si el récord de la Premier se mantiene y ya veremos qué técnico termina dirigiendo al Palace a final de temporada.