Grime’s coming home. El nuevo fenómeno musical que inunda Reino Unido ha venido para quedarse y su asociación con el fútbol es innegable. Desde canciones hasta videos promocionales, el Grime es el nuevo hijo pródigo que ha puesto la Premier League patas arriba.


Si el trap, el rap y la música electrónica se mezclaran en una coctelera, el resultado sería el Grime. Si todo suena a chino, sería como juntar las habilidades tácticas de Pochettino, Mourinho y Conte, cada uno de ellos de un padre y una madre, pero que podrían funcionar una vez juntos.

El Grime ha irrumpido fuerte en la escena musical del Reino Unido, convirtiéndose en un verdadero fenómeno social y cultural. A pesar de ser un género Marmite –either you love it or you hate it-, que o bien odias o bien amas, se ha colado en las listas y en las playlists de los británicos junto con los sonidos y cantantes más generalistas que suelen habitarlas.

Es un género musical joven y fresco, que dio sus primeros pasos a principios de los 2000 en el este de Londres. Pero si hay algo que llama atención de esta música es su reciente asociación con el fútbol inglés, plataforma que se ha convertido en imprescindible para su desarrollo y distribución entre los más jóvenes.

Atrás quedaron grupos míticos como Oasis, con Liam Gallagher y su Blue Moon, Kasabian, -conocidos seguidores del Leicester City-, los Three Lions de Baddiel, el Diamond Lights de Hoddle y Waddle o el Fog on the Tyne de Gazza. El Grime pisa fuerte y ha venido para quedarse. La unión del fútbol inglés con un género musical nunca ha sido tan evidente. Como dirían los ingleses, it is a match made in heaven. Dios los cría y ellos se juntan.

El huracán del género tiene nombre, Michael Omari, Stormzy para los amigos. De Croydon y del United, el artista es el exponente más conocido del género. Es el MVP del Grime. Stormzy fue el encargado de presentar a Pogba como nuevo jugador de United con un video que puso fin a la tradicional foto con la camiseta o la bufanda que tantas veces ha inundado nuestras portadas.

El Manchester United dio un golpe sobre la mesa y presentó al millonario y estelar fichaje a ritmo de Grime como si de un videoclip musical se tratase. Será la actitud de chulería, la falta de humildad, o las dos juntas, pero los futbolistas modernos tienen mucho en común con los MC’s, los raperos, de ahí que su conexión sea inevitable y maravillosa a la vez. Pogba y Stormzy parecen hijos de la misma madre.

Stormzy ya tiene historia con el Manchester United. Además de ser uno más en la grada, un periódico irlandés le confundió con el delantero Lukaku y le puso en primera plana como si del jugador belga se tratara. Su enfado, que no escondió, fue monumental. Para el resto de mortales, fue una anécdota demasiado divertida.

Pasamos de Mánchester a Londres, capital del género. En este caso fue el Tottenham Hotspur el que contrató a una estrella del Grime para presentar su nueva equipación y a su nuevo sponsor. AJ Tracey no solo desveló la nueva camiseta de la temporada 2017/2018 del equipo del norte de Londres, sino que es conocido por ser un fiel seguidor de los Spurs. Una vez más, una unión made in heaven.

A ritmo de “False 9”, el falso nueve, AJ Tracey repasa la actualidad del fútbol europeo en su canción con versos como “He sido una leyenda y la sigo siendo como Figo”, “Abuso de la velocidad, persigo cheques como Aubameyang” o “Soy un maestro del mediocampo como Eric (Dier), me apuesto a que pensabáis que diría Modric”.

Las connotaciones futbolísticas no podrían ser más evidentes, y es gracias a este tipo de canciones que los artistas del Grime consiguen colaborar con las marcas y los sponsors que trabajan con los propios clubes y futbolistas. Stormzy y Adidas, AJ Tracey y Nike. Otras canciones del género relacionadas con el fútbol son “Champions League” o “Thiago Silva”, donde recorren París con las camisetas del PSG mientras que bombardean al público con publicidad de la marca Nike.

Si para gran parte de la sociedad menos es más para el fútbol moderno más es poco. Presentar a jugadores con figuras del Grime suma exclusividad a los primeros y visibilidad a los segundos. Hay otro elemento clave que explica la eclosión del género en el deporte, la modernización, un lavado de imagen. Es como esa nueva moda que hace que te replantees todo tu estilo.

La chulería de los artistas de Grime, que con frases como “¿Mejor que yo? Cállate”, dejan claro que abuela no tienen, se aplica con facilidad a la actitud de muchos de los futbolistas modernos, que creen que el mundo gira en torno a ellos y que hay pocos que emulen lo que ellos consiguen en el terreno de juego. Este es otro factor determinante de las buenas migas que existen entre ambos.

El hecho de que se trate de una música autóctona hace que los clubes ingleses también quieran formar parte del fenómeno. La revolución del Grime ha llegado, prepárense para una nueva generación de artistas que van a poner la Premier League y el fútbol patas arriba.