I. Colistas históricos

Granada y Osasuna se han convertido en los peores dos últimos clasificados de la historia de la Liga desde que las victorias valen tres puntos: entre los dos han sumado tan solo 42 puntos, acumulando la friolera cifra de 176 goles encajados. Tan solo el Sporting, con sus 13 puntos en la 97-98, fue peor colista que el Granada. Y es que Osasuna se presentó en Primera por la puerta de atrás: en la interminable Segunda División remontó hasta colarse, tras una carambola, en los play-off de ascenso; superando dos eliminatorias en las que no era favorito, logró ascender contra todo pronóstico por séptima vez en su historia. Mantenerse es lo complicado y, con una crisis institucional y financiera todavía en ciernes, era difícil forjar una plantilla a la altura de la máxima categoría. El mérito ha sido acabar penúltimos. El Granada, por su parte, empezó el curso fichando a cinco futbolistas en las últimas doce horas de mercado, en una precipitada y convulsa jornada en los despachos marcada por la improvisación deportiva; un buen preludio del desconcierto que ha imperado durante todo el curso. Así, con un proyecto desalmado, con hasta 20 nacionalidades distintas en su plantilla, su diagnóstico también era desalentador. Lamentablemente, todos los pronósticos se han visto cumplidos.

1493474548_888724_1493474646_noticia_normal

II. Las revelaciones

Merece una mención especial el club con menos presupuesto de los que han logrado quedarse en Primera. El Eibar, bajo el mando genuino y preciosista de Mendilibar, ha logrado una extraordinaria clasificación gracias a un atractivo juego y a una estructura de club que sirve de ejemplo para los más modestos. Dani García, Sergi Enrich y un renacido Pedro León han aupado a los armeros a culminar una temporada notable. Por otro lado, la gran revelación de la temporada es el mejor Alavés desde el mítico Euro Alavés de los Javi Moreno, Karmona y Mané. Un recién ascendido que ha sabido mezclar la experiencia de jugadores que fueron pilares para el ascenso como Pacheco, Manu García o Laguardia, con el talento de jovencísimos cedidos como Llorente o Theo Hernandez.  Ha cerrado el ejercicio como el quinto equipo menos goleado del campeonato, haciendo de Mendizorroza un fortín y, lejos, ha logrado gestas como la victoria en el Camp Nou. Y ahora quieren repetir en la final de Copa. Por último, no nos olvidamos del meritorio Leganés: el mejor debutante de los últimos años en Primera que ha logrado la permanencia con holgura y con muchas tardes de gloria en Butarque.

Leganés-Portada

III. La decepción

Los tres clubes con mayor presupuesto de España: Madrid, Barcelona y Atlético, se han clasificado, respectivamente, primero, segundo y tercero, en perfecta armonía con su capacidad económica. Pero, hay un grande, con el cuarto presupuesto de la competición (129,7M€), que ha terminado duodécimo clasificado. Tal desbarajuste solo cabe calificarlo de rotundo fracaso. El Valencia no ha logrado resurgir de sus cenizas a pesar de las inyecciones económicas de Peter Lim y del Barcelona. Todavía quedan muchas grietas institucionales que tapar antes que lo futbolístico ocupe definitivamente el día a día valencianista. A orillas del Turia se están viviendo demasiados años de travesía por el desierto y la rabia acumulada está dando paso a un enfriamiento emocional del que es difícil salir sin un golpe de timón ilusionante. El Valencia necesita a Europa y Europa necesita al Valencia.

parejotriste

IV. Vuelta a la bipolaridad

Con un Sevilla lanzado en la primera vuelta, parecía repetirse la vía alternativa protagonizada por el Atlético en las últimas temporadas. Sin embargo, no es fácil resistir 38 jornadas al nivel de las dos multinacionales; con Nasri y Vázquez disminuyendo de forma en la segunda vuelta y con Sampaoli despistado con su sueño albiceleste. Finalmente, el conjunto hispalense claudicó en sus aspiraciones al título, a pesar de haber completado un encomiable año liguero. Al final, han sido los colchoneros los únicos que han podido acercarse más a los dos de arriba, pero siempre sin opciones de luchar por el título. Con tan solo siete derrotas entre los dos, Madrid y Barça han vuelto a monopolizar la pelea superando la barrera de los 100 goles. Los blancos, merced de una plantilla más completa y un mayor deseo acumulado, se han llevado el gato al agua. Lo que parece claro es que, sea con un mejor reparto televisivo, con regulación financiera, con un tope salarial o con una reducción a dieciocho equipos, La Liga necesita aumentar una competitividad existente en la zona media, pero que se diluye en la zona alta. Queremos más vías alternativas: todos saldremos ganando.

imagen-sin-titulo

V. La Roja está de enhorabuena

En esta liga han aparecido por primera vez nombres propios destinados a escribir las futuras páginas de la Selección. A uno de ellos, sus padres le pusieron Marco en honor a Van Basten, pero viéndole jugar, debería haberse llamado Zinedine, como su referente; sin duda, a sus 21 años, Asensio ha sido la gran sorpresa del campeón. Odriozola irrumpió en la Real tras la grave lesión de Carlos Martínez, dejando atrás a habituales como Zaldúa o Aritz; Eusebio no se equivocó con uno de los mejores laterales del año: rapidísimo, con uno contra uno, incansable en los desdoblamientos y agresivo defensivamente. La escuela vasca también ha dejado frutos en Vizcaya: Yeray y Kepa, las dos grandes noticias del Athletic, han llegado para quedarse; el primero se ha consolidado como pilar de la defensa con una temporada excelsa, habiendo superado incluso un tumor testicular; el segundo, aparenta ser el meta titular de los leones de toda la vida, pero su rostro imberbe le delata. Marcos Llorente, otro de los veinteañeros revelación: unos de los máximos recuperadores del campeonato que ha deslumbrado en el Alavés; seguro que su tío abuelo -Paco Gento- y otros muchos lo quieren de vuelta en Madrid. Por último, Carlos Soler, una de las pocas brisas de esperanza de los valencianistas, también está llamado a ser importante en este país; tiene físico, tiene llegada, tiene golpeo, tiene versatilidad y, sobre todo, tiene liderazgo.

1495190849_683897_1495190916_noticia_normal