Gol y leyenda son dos palabras que van de la mano dentro de la jerga futbolística. Todos los grandes jugadores de la historia llevan el gol ligado a sus botas. Messi, Pelé, Ronaldo o Di Stefano son algunos ejemplos claros. Pero, más allá de la capacidad para ver puerta, este tipo de jugadores escriben su leyenda por regates imposibles, detalles imborrables o actuaciones dignas de cualquier héroe de cuento. Dentro de la consideración del gol como cénit futbolístico, el camino para llegar a él puede ser incluso más preciosista que la propia culminación de la jugada. Un genio, llamado a ser gigante, está encontrando en este comienzo de temporada la inspiración que anhelaba a la hora de culminar el llamado cénit del fútbol. Paulo Dybala ha comenzado la temporada de forma imparable, rompiendo todos los registros goleadores de temporadas pasadas. Ocho goles en 4 jornadas ha marcado ‘La Joya’. El astro argentino parece haber ampliado sus horizontes.

Dybala llegó a Italia desde Instituto AC Córdoba para recalar en el Palermo. El conjunto isleño siempre ha estado caracterizado por ese carácter común siciliano. Fruto de ello, pasó a ser un club ascensor. El jugador argentino llegó al equipo de Sicilia en la temporada 2012/2013, cuando militaba en Serie A. En su primer curso en Europa Paulo Dybala disputó un total de 27 partidos en una de las ligas más importantes del viejo continente consiguiendo anotar tres goles. Por encima de los números, la temporada se valoró por la importancia de la experiencia adquirida en forma de minutos jugados. Pese a todo, el Palermo descendió a Serie B. Con algo de perspectiva se puede aseverar que el descenso no le vino nada mal al jugador albiceleste. Todo lo contrario.

La temporada 2013/2014 siguió sirviendo para aunar experiencia en el fútbol italiano. Dybala jugó una gran cantidad de partidos con el equipo en la Serie B. En esos 28 encuentros disputados, ‘La Joya’ consigue convertir cinco goles y dar 6 asistencias. Sus números comenzaban a ser objeto de observación, más si cabe con el ascenso exprés del conjunto siciliano. La temporada 2014/2015 fue la última que Dybala disputó con la zamarra del Palermo, sin embargo, el argentino no quería despedirse por la puerta de atrás. En esa temporada hizo 13 goles distribuidos solo en partidos de Serie A. Además, se estrenó en la primera jornada del campeonato, aunque no volvería a ver puerta hasta la séptima jornada donde marcaría su segundo gol. Un rendimiento goleador algo irregular que se corrigió a mitad de temporada, encadenando 5 jornadas consecutivas marcando y consiguiendo algún doblete.

La Juventus llamó a la puerta de Paulo y a la ‘Vecchia Signora’ es muy difícil decirle que no. Con la Juventus, Dybala se estrenó en la jornada 2 con un gol a la Roma. También marcó otro tanto en la tercera jornada. Sin embargo, no volvería a ver puerta hasta la jornada 7. Pese a eso, posteriormente lograría encadenar un gran nivel de acierto, finalizando la temporada con 19 goles en 34 partidos en su primera temporada como jugador juventino. La cosa no acabaría ahí, ya que en Champions League también se estrenó con un gol en los siete partidos que disputó en la ronda de octavos de final, en el encuentro de ida ante el Bayern de Múnich. En Coppa de Italia marcó otros dos y en la Supercoppa uno, lo hizo que su temporada se tradujese en 23 goles marcados en 46 partidos disputados, siendo estos, mejores números que los que presentaría en la temporada siguiente.

La temporada pasada fue la de la confirmación de Paulo Dybala como astro mundial y estrella de la Juventus. Tardó algunas jornadas en marcar su primer gol con la Juventus, ya que lo hizo en la jornada 7. Hasta entonces solo había conseguido dos asistencias. En toda la temporada de Serie A Dybala marcaría 11 goles, habiéndose perdido seis partidos por lesión. Los números fueron algo menores que los de la campaña pasada en la competición doméstica. En la Champions League mejoró sus registros, aunque también hay que matizar que la actuación de su equipo fue mucho mejor que en la 2015/2016. Dybala marcó cuatro goles en los 11 partidos que disputó. Dos de esos goles se los marcó al FC Barcelona en el partido de ida de cuartos de final en Turín. Por último, en Coppa de Italia marcó cuatro tantos. Esto hizo que, en el cómputo global de la temporada, Dybala marcase un total de 19 goles en 48 partidos.

Todos los números anteriormente comentados se quedan muy por debajo de los promedios que presenta Paulo Dybala en este comienzo de temporada. El único partido donde se ha quedado sin marcar fue en la visita de la Juventus al Camp Nou en la primera jornada de la Champions League. Todo lo demás han sido goles. Se llevan disputadas cuatro jornadas de Serie A. ‘La Joya’ ha marcado, de forma consecutiva, en las cuatro victorias de la Juventus en esas jornadas iniciales. En la primera jornada ante el Cagliari ya aportó con un gol. Mientras, una semana después, hizo tres goles en la sufrida victoria de los de Allegri ante el Genoa. Volvió a marcar ante el Chievo Verona un gol que le mantenía en forma de cara a portería. Llegamos a la última jornada disputada de campeonato italiano y Dybala “sorprende” con otro hat-trick, esta vez ante el Sassuolo, otorgando él solo la victoria a la Juventus.

Queda suficientemente claro que Dybala ya era un jugador contrastado hasta el comienzo de la temporada. Es más, su nombre se relacionó bastante con el FC Barcelona en un mercado estival rocambolesco en cuanto a fichajes se refiere. El astro argentino siempre ha difundido su afán de mejora constante y el apartado goleador era uno de los aspectos a mejorar si quería escribir su historia con letras de oro. Hasta el momento lo está consiguiendo, siendo este el comienzo goleador más fulgurante de su corta pero exuberante carrera futbolística. El escalón hacia el Olimpo futbolístico es alto, pero por abajo llega un nuevo aspirante abriéndose camino a base de actuaciones soberbias y goles.