A falta de pocas semanas para que comience la mayor fiesta del fútbol a nivel de selecciones, todo el mundo habla de las selecciones candidatas a llevarse el título. Alemania, España, Brasil y un largo etcétera de combinados nacionales pueden aparecer en una enumeración tan subjetiva como banal. El éxito para ese tipo de selecciones se aleja poco o nada de besar la cobertura de oro del trofeo que acredita como campeón del mundo. Sin embargo, si giramos la mirada hacia lo menos mediático podemos observar que hay combinados que, sin haber llegado a participar aún, ya han conseguido su particular trofeo. La selección nacional de Panamá y la de Islandia ya han tocado las mieles del éxito con su mera participación en una Copa del Mundo por primera vez en la historia.

Panamá: Viajar a Rusia será su trofeo

La selección nacional de Panamá hizo historia consiguiendo el mayor logro del país centroamericano. La clasificación para la Copa del Mundo de Rusia ha sido escrita en letras doradas en el libro de la historia del combinado panameño. Una selección que tenía como principales logros dos subcampeonatos en una Copa de Oro que aún se le resiste. En el año 2005 y en 2013 Panamá se quedó a las puertas de levantar el trofeo de su confederación. Precisamente, parte de esa generación que llegó a la final de 2013 aún tiene presencia en el presente combinado que ha logrado sacar un billete para Rusia. Consecuencia de ello, la selección de Panamá es uno de los equipos que mayor media de edad presenta en su plantilla con unos 29,5 años.

 

El nivel amateur en la selección es bastante alto, ya que solo tres jugadores del equipo nacional están desarrollando su carrera en ligas europeas

 

El equipo dirigido por Hernán Darío ‘Bolillo’ Gómez llegará a Rusia con el único objetivo de disfrutar de su merecido premio, sabiendo que superar la fase de grupos sería un hecho que daría la vuelta al mundo por su dificultad. Bélgica, Inglaterra y Túnez serán los rivales de unos panameños que parten como principales favoritos a ocupar la última plaza o como mucho disputar la tercera con Túnez, lo cual ya sería considerado un éxito. Esta histórica clasificación no se podría haber completado si a los mandos de la nave centroamericana no hubiera estado ‘Bolillo’ Gómez. El técnico colombiano llegó al seleccionado panameño con mucha experiencia a sus espaldas, en clubes como Atlético Nacional o Santa Fe y en selecciones como Ecuador y Colombia.

No obstante, el entrenador cafetero hizo historia convirtiéndose en el segundo técnico que consigue clasificar a tres selecciones diferentes para un Mundial al hacerlo con Colombia en 1998, con Ecuador en 2002 y con Panamá actualmente. Henri Michel mantiene el récord en este aspecto, habiendo conseguido la clasificación para una copa del mundo con cuatro selecciones diferentes: Francia, Camerún, Marruecos y Túnez. El mérito de ‘Bolillo’ Gómez va mucho más allá. Los recursos que presentaba el combinado panameño eran muy justos para obrar la machada. Su selección presenta un valor de mercado de unos 9,75 millones de euros según Transfermarkt, lo que convierte el hecho en un auténtico milagro.

El nivel amateur en la selección es bastante alto, ya que solo tres jugadores del equipo nacional están desarrollando su carrera en ligas europeas: Jaime Penedo (Dínamo de Bucarest), Eric Davis (DAC Dunajska Streda) y Ricardo Ávila (KAA Gent II). Todos los demás componentes de la selección se encuentran en ligas sudamericanas como la chilena, peruana o colombiana y en ligas centroamericanas como la costarricense, guatemalteca, hondureña o mexicana. También podemos encontrar a seis jugadores de la selección desarrollando sus carreras en la incipiente MLS, siendo solo tres los efectivos que se encuentran jugando en la liga local de su país.

De camino al Mundial, Panamá tuvo que superar una fase de grupos donde fue emparejada con Costa Rica, Haití y Jamaica. Con el segundo puesto, los panameños se plantaron en el mítico hexagonal final de la clasificación Concacaf. Resistiendo ante los, a priori, gallitos del grupo, Panamá se plantó con opciones de ir al Mundial en la última jornada. Costa Rica visitaba Panamá con el billete a Rusia ya en la mano como primera de grupo y Estados Unidos dependía de sí misma venciendo a la última clasificada: Trinidad y Tobago. Las opciones eran tan remotas que la clasificación panameña final fue un hito a todos los niveles. Panamá cumplió y Trinidad y Tobago se impuso, contra todo pronóstico, a los norteamericanos, otorgando el billete directo al Mundial a los panameños.

Islandia: Seguir de moda con una machada mundial

Mucho se ha hablado ya de la selección islandesa, pero nunca viene mal recordar la magnitud de lo que hizo. Un total de 23 futbolistas irán a Rusia a representar a un país con poco más de 300.000 habitantes. Mucha culpa tienen los planes de ayuda gubernamentales de apoyo al desarrollo del fútbol a nivel formativo impulsados en los últimos años que tuvieron su zénit con la presente clasificación a Rusia y la eliminación de los ingleses en la ronda de octavos de final de la Eurocopa 2016. Sin tratarse de una selección eminentemente joven (28,4 años de media), se trata de un combinado que se ha retroalimentado de sus éxitos actuales. El jugador islandés se ha puesto de moda y ello ha permitido que muchos futbolistas del país  pasen a ligas más importantes, con un nivel mayor, mejorando así su progresión deportiva.

 

Argentina, Nigeria y Croacia ya esperan a unos debutantes más peligrosos de lo que su historia mundialista evidencia

 

Hilando lo comentado anteriormente cabe mencionar que, de todos los efectivos que forman el combinado nacional. solo Seavarsson juega actualmente en la liga local islandesa. Varios jugadores se encuentran en ligas escandinavas como la noruega, la danesa o la sueca, de menor nivel que las demás europeas. Del mismo modo, otro número reducido de estos efectivos también se encuentran en campeonatos como el ruso, búlgaro, turco o israelita. Buena parte del núcleo duro de este combinado nacional islandés juega en ligas europeas de primer nivel, siendo su principal estrella el jugador del Everton, Gylfi Sigurdsson. Ligas como la Eredivisie, Ligue 1, 2. Bundesliga, Premier League, Serie A y Championship también tienen presencia islandesa.

Islandia se tuvo que ver las caras con selecciones de nivel en su grupo de clasificación, como pueden ser Croacia, Ucrania o Turquía. El combinado de Hallgrimson comenzó con buen pie, hasta que cayó derrotado en Croacia. Islandia resolvió la papeleta venciendo a los croatas en casa, colocando la clasificación en una máxima igualdad. El gran final de fase de clasificación que los islandeses cuajaron, con victorias ante Ucrania y Turquía, unido a un pinchazo de Croacia, prolongó la gesta islandesa de la Eurocopa 2016 con la clasificación directa para su primera Copa del Mundo. Argentina, Nigeria y la propia Croacia ya esperan a unos debutantes más peligrosos de lo que su historia mundialista evidencia. Al contrario que Panamá en su grupo, sería sorprendente ver a Islandia acceder a la fase final del Mundial, pero no inesperado.