Orígenes militares

Al igual que otros clubes balcánicos el CSKA Sofía tiene un origen militar, el Ministerio de Guerra era quien estaba detrás del equipo búlgaro. Pasó por varios nombres, aunque es partir de 1962 cuando comienza a fraguarse su actual nombre. Es sin duda el club más laureado de Bulgaria, las 31 ligas y una decena de copas que descansan en su palmarés así lo confirman. A nivel europeo también podemos afirmar que se trata del equipo más importante del país, ya que ha llegado a dos semifinales de la Copa de Europa. Los de Sofía eliminaron en su día al Ajax campeón y al Nottingham Forest, dos grandes hazañas. La década de los ochenta ha sido la más importante de su historia, se convirtieron en un club respetado a nivel europeo aunque les faltó ese último paso para colarse en una gran final. Seis títulos ligueros llegaron a sus vitrinas en aquella gloriosa década, cuatro lo hicieron de forma consecutiva. En 1985 se citaron en la final de la copa búlgara CSKA y Levski, los dos eternos rivales capitalinos. Como podéis imaginar el duelo no terminó bien, se pegaron hasta en el carnet de identidad. Ante los altercados vividos, el Partido Comunista búlgaro decidió que tanto CSKA como Levski se disolvieran, ambos pasaron a llamarse Sredets y Vitosha. Incluso a varios futbolistas, Stoichkov incluido, se les prohibió disputar varios encuentros oficiales.

Tras la crisis toca recuperar la corona

El CSKA lleva varios años deambulando con la intención de recuperar el trono del fútbol búlgaro, pero les está siendo imposible poder competir con el Ludogorets Razgrad. El club originario de Razgrad se fundó en 2001 y lleva las seis últimas ligas búlgaras consecutivas, es de los pocos clubes solventes a nivel económico. ¿Por qué lleva el CSKA casi diez años sin ser campeón? Básicamente debido a los problemas financieros que ha tenido en las últimas temporadas. Incluso su eterno rival, el Levski, lleva prácticamente el mismo tiempo sin ser campeón. Los problemas económicos son habituales en el fútbol búlgaro y pocos son los clubes que están al margen de ello. La crisis del CSKA comenzó semanas después de conquistar su liga número 31, la UEFA les denegó la licencia para participar en la Champions League debido a numerosos impagos. Además, al serle denegada su participación en la máxima competición europea fue el Levski quien sí pudo acudir a la Champions. Esto hizo que el drama fuera mayor. Es aquí, a partir de este hecho, cuando la situación financiera del CSKA se agudizó. Su presidente, Aleksandar Tomov, fue arrestado por malversación y comenzó la espantada de sus mejores futbolistas.

“Nosotros, los balcánicos, somos guerreros, somos luchadores y estamos orgullosos de nuestra pobreza. Morimos de lo último que podemos”

Durante varios años fue sobreviviendo e incluso logró varios subcampeonatos y una copa búlgara. En 2013 llegó la leyenda Stoichkov al banquillo pero duró tan solo un mes, ni había firmado el contrato cuando decidió salir del CSKA debido a la mala situación financiera que arrastraba la entidad. El club intentó por todos los medios superar su delicada situación, buscó grupos de inversores e incluso se convirtió en el primer equipo de Europa del Este en cotizar en bolsa para así tratar de subsistir. En 2015 llegó el drama, la federación búlgara decidió descender al CSKA hasta la tercera división debido a sus deudas. Lo bueno de tocar fondo es que tan solo pueden ir las cosas a mejor, y esto es lo que le ha sucedido al club de Sofía. En 2016 lograron la copa búlgara siendo el primer equipo en hacerlo desde la tercera división, además lograron ascender hasta la segunda división de manera directa habiendo ganado 31 partidos sobre los 32 disputados. Los números de aquella temporada son brutales, no perdieron un solo encuentro y anotaron 146 goles. El CSKA no llegó a disputar la segunda división ya que compró la licencia del Litex Lovech y así pasó directamente hasta la máxima categoría del fútbol búlgaro, por fin regresaron al lugar histórico que les corresponde. Ya han vuelto los añorados derbis con el Levski. La pasada temporada, la primera en la máxima categoría, terminaron en tercer lugar lejos del Ludogorets pero parece que este año podrían negarle la hegemonía a la entidad de Razgrad.

Es curioso cómo un club por el que han pasado los mejores futbolistas búlgaros de la historia (Petar Zhekov, Trifon Ivanov, Ivan Kolev, Lyuboslav Penev, Martin Petrov, Yordan Letchkov, Dimitar Berbatov y Hristo Stoichkov) pudo terminar en tercera división. Su masa social se mantuvo, incluso se incrementó, durante aquella temporada en las catacumbas del fútbol búlgaro. Pero si algo tienen los balcánicos es ese instinto de supervivencia, el luchar hasta lograr lo que se han propuesto. El gran Stoichkov durante una charla con Diego Armando Maradona hacía la siguiente reflexión sobre su pueblo: “nosotros, los balcánicos, somos guerreros, somos luchadores y estamos orgullosos de nuestra pobreza. Morimos de lo último que podemos”. El CSKA Sofía ha vuelto.