Los hornets ya habían conseguido otra vez en su historia arrancar con cuatro victorias consecutivas, se trata de una racha difícil de asimilar teniendo en cuenta la irregularidad que les precede en campañas anteriores. De esos cuatro triunfos destacan las victorias ante el Tottenham en casa y la meritoria victoria en el campo del Burnley, una de las plazas más difíciles de asaltar. Desde que Javi Gracia llegara en el pasado mes de enero las cosas han cambiado, para bien, en el Watford, se ha impuesto una estabilidad más que necesaria. El técnico navarro ha sido galardonado con el premio al entrenador del mes de agosto. Vamos a repasar los cimientos sólidos que ha construido Gracia, las razones que explican su gran inicio de temporada. Normal que Elton John se deje ver por Vicarage Road.

El mercado no los ha vuelto locos

Ya sabéis cómo funcionan los clubes ingleses en los últimos años, les queman los billetes y tienen la necesidad de gastar de forma compulsiva. De las cuatro campañas que llevan en la Premier League esta ha sido en la que menos dinero se han dejado, el Watford ha decidido optar por el bloque del curso pasado. Los 28 millones de esta temporada nos parecen una broma al lado de los 71, 70 y 83 de las anteriores, si bien es cierto que nunca se han dejado grandes cifras en un único futbolista. La política de los Pozzo ya sabéis cómo funciona: fichar mucho y muy variado. Lo extraño es que tras vender a Richarlison al Everton, por 39 millones, no hayan perdido la cabeza. Tanto fichaje cada temporada, sobre todo la alternancia de jugadores entre Watford, Granada y Udinese, volvía loca a la afición, les era imposible a los hornets mantener sus raíces e identificarse con sus futbolistas. Parece que al menos esta temporada se han tomado un respiro y los resultados lo agradecen, en el once de Gracia tan solo hay una cara nueva y es la del portero Ben Foster.

Se han asentado en la Premier

Esta es la cuarta temporada consecutiva del Watford en la Premier, quizá este sea el año más tranquilo de todos. Ya sabéis lo complicado que es asentarse en primera división, los equipos que ascienden no llegan en igualdad de condiciones a la máxima categoría. Ya sea por la calidad de sus futbolistas o el desconocimiento de la élite que tienen muchos de ellos. Es por eso que se trata de un proceso largo. La clave está en aguantar con uñas y dientes las primeras dos o tres temporadas, para así después ya hacer que el proyecto deportivo crezca. El Watford está en ese punto, su posición en los últimos tres años ha estado ligada a la mitad baja de la tabla: 14º, 17º y 13º. El Watford, al igual que Udinese y Granada, se ha caracterizado siempre por la poca continuidad de sus futbolistas y técnicos, era extraño ver a alguien estando más de tres temporadas en sus filas. Parece que con Javi Gracia eso ha cambiado, aunque el técnico navarro no es precisamente el ejemplo de estabilidad, sus proyectos no han sido precisamente duraderos.

Las ideas están muy claras

En la portería encontramos a dos veteranos de guerra: Foster y Heurelho Gomes. El portero inglés, recién llegado del West Brom, se ha hecho con la titularidad, Foster es un portero de garantías. En este inicio de temporada la defensa del Watford se ha convertido en la segunda mejor del campeonato, tan solo la del Liverpool se ha mostrado más segura. Han recibido tan solo tres goles en los primeros cuatro partidos, la línea defensiva es idéntica a la que terminó el curso pasado: Janmaat, Kabasele, Cathcart y Holebas. Incluso estos dos últimos han anotado un gol cada uno. Las alternativas atrás son los españoles Navarro, Kiko Femenía y otros como Mariappa, Masina, Britos o Prodl.

El centro del campo es puro músculo, entre Capoue y Doucouré sostienen al Watford. El francés lleva varias campañas a buen nivel con los hornets, todos recordaréis el hype que se creó cuando vestía la camiseta del Toulouse. Parecía que iba a ser el nuevo Vieira. A sus treinta años ha encontrado su lugar y dispone de total confianza. Es difícil quedarse con un solo nombre en este gran inicio del Watford, pero posiblemente Doucouré sea el gran protagonista. Los aficionados del Granada se deben estar tirando de los pelos al verle a este nivel, es capaz de equilibrar a todo el equipo. Es posible que este doble pivote no tenga recambios de tanta garantía, ahí puede sufrir a lo largo del año el Watford. Ya que Chalobah o Cleverley no son malos jugadores, pero están lejos del nivel ofrecido por los titulares.

Por las bandas Gracia cuenta con más alternativas. Will Hughes y Roberto Pereyra son los dos titulares, el nivel del argentino está siendo una locura. Lleva tres goles en la Premier. Además, los Success, Deulofeu, Domingos Quina, Sema e incluso Femenía se muestran como buenas alternativas. Ahí reside uno de los grandes peligros de este Watford, por fuera tiene futbolistas capaces de llegar hasta línea de fondo y buscar a los dos delanteros. Poseen la calidad necesaria para llegar al espacio e incluso regatear en espacios más reducidos. En la Premier no es habitual ver a un equipo con dos puntas, pero el Watford siempre sale de inicio en la delantera con Andre Gray y Troy Deeney. Dos puntas ingleses y de origen jamaicano. Qué vamos a decir de Deeney, su pasada temporada fue la peor a nivel goleador pero ha arrancando bien en esta. Gray es el fichaje más caro en la historia hornet, pagaron más de 20 millones por sus servicios al Burnley. Sus dos posibles recambios son Okaka y Peñaranda, no parecen dos soluciones muy fiables.